‘El tesoro de la Mancha’, la segunda novela de Iván Martínez de Miguel, que descubre los secretos y rincones de nuestra región

Iván Martínez de Miguel, autor de la novela ‘El tesoro de La Mancha’

Carmen Ibáñez

“Siempre se sintió muy unido a la tierra que inspiró a Cervantes y a los personajes de Don Quijote, Sancho y Dulcinea; no sólo por tener el apellido de su creador. Comprendiendo esa predilección era lógico que uno de los destinos favoritos en sus innumerables escapadas fuera Castilla-La Mancha”

Guadalajara. Toledo. Cuenca. Ciudad Real y Albacete. Las cinco provincias de Castilla-La Mancha son las principales protagonistas de la nueva novela de Iván Martínez de Miguel.

Iván Martínez es originario de Sigüenza, periodista y escritor. En 2016 publicó su primera novela ‘Los Misterios de Río Dulce’, ahora ha publicado su segundo libro ‘El tesoro de la Mancha’. Un recorrido por cada uno de los rincones de nuestra región, donde cada uno de sus escenarios guarda un misterio que ha permanecido oculto durante demasiado tiempo. Una gran aventura donde conoceremos un poco más de nuestra tierra castellano-manchega.

¿Cómo surge la idea? ¿Por qué Castilla-La Mancha?

La idea surge a raíz de un viaje, me gusta mucho viajar y sobre todo al extranjero. Pero surgió un viaje para ir a ver la ruta de los molinos de Castilla-La Mancha: Consuegra, Campo de Criptana… Y es verdad que aparte de que me gustó mucho, cuando llegué a casa, como que empezaron a venirme ideas de cosas que podía escribir.

Ahí es dónde realmente surgió la idea, a lo mejor sino hubiese ido a ese viaje no habría salido. Una vez que nace esto, me atrae más la idea de viajar y descubrir más esos sitios que vi en un principio. Me apetecía verlo todo y vivirlo, hasta que no lo sientes no es lo mismo.

“Estamos al lado de la Orden de Calatrava, de la Orden de Santiago… Cosas muy interesantes que me gustó conocerlas para ponerlas en valor”

Haces un recorrido por las cinco provincias de Castilla-La Mancha, de forma muy detallada ¿Cómo es esa labor de documentación? ¿Has estado en todos y cada uno de los sitios que mencionas en el libro?

A raíz de este primer viaje, empezaron a surgir ideas y me hice como un mapa de localizaciones que quería ver y al final fue una elaboración de casi dos años de trabajo y en la que no puedes viajar siempre. He ido a ver cada uno de los lugares que se mencionan en la novela y he hablado con muchos guías turísticos: me han enseñado los espacios, me los han explicado…

La verdad que fue muy enriquecedor y poder conocerlo de otra manera. Es verdad que yo conocía Guadalajara, puedes conocer un poquito de Cuenca y Toledo, pero hay localizaciones que se te quedan más lejos y fue muy bonito descubrir que tenemos cosas preciosas al alcance de la mano.

Estamos al lado de la Orden de Calatrava, de la Orden de Santiago… Cosas muy interesantes que me gustó conocerlas para ponerlas en valor también de una manera como secundaria en el libro.

Con toda esta labor de documentación, sumado a los viajes ¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir este libro?

El primer viaje que te comento, sobre la ruta de los molinos, fue en 2018. A raíz de ahí empiezan a surgir el resto de viajes, el último lo hice justo antes de la pandemia y me sirvió para poder acabarlo.

El último viaje lo hago en febrero y nos encerraron en marzo, al estar confinado aproveché para acabar el libro, por así decirlo me servía para evadirme de otra manera y le pude dar un empujón a la novela durante el confinamiento. Más o menos unos recabar toda la información me ha llevado dos años de investigación.

¿Cuál ha sido la provincia más ‘complicada’ para detallar? ¿La más desconocida para ti?

Yo creo que realmente Albacete. En el caso de Ciudad Real, tengo amigos de la universidad allí y he bajado alguna vez y lo conocía un poquito, aunque al estar un poco lejos la había visto muy poco. Toledo está al alcance de la mano y con Cuenca pasa lo mismo.

No es que Albacete me costara, era la que menos conocía y sobre la que más tuve que investigar, me gustaron todas pero en este caso sería la más “complicada”. Sobre todo por estar más lejos era la más desconocida en mi caso, pero luego investigando, yo como me metí de lleno en la historia, tiene muchas cosas que ver y disfrutar de ellas.

El objetivo era poner en valor todas las provincias que tiene Castilla-La Mancha, al final todas tienen cosas interesantes que ver.

“Podemos encontrar alguna frase suelta que quiere aludir a que los políticos se centran mucho en ellos mismos y que no conservan realmente el patrimonio como deberían de hacerlo”

En este libro se tratan muchos temas: arqueología, patrimonio histórico, turismo… ¿También la despoblación rural de la España vaciada?

No es el tema principal pero sí secundario. Se hace alusión en algún momento también a que no se pone en valor los pequeños pueblos, necesitan muchos recursos y subvenciones que muchas veces no llegan.

Por ejemplo, no solo por restauración en algún castillo que también se describe en la novela que están como en ruinas, también sobre los servicios básicos: que no lleguen los médicos, que no haya un bar, que no llegue la compra… Cualquier cosa básica de hoy en día hay muchos pueblos que lo sufren.

Podemos encontrar alguna frase suelta que quiere aludir a que los políticos se centran mucho en ellos mismos y que no conservan realmente el patrimonio como deberían de hacerlo. Yo creo que sí, que al final es una manera indirecta de decirlo.

Esta es tu segunda novela tras ‘Los misterios de Río Dulce’, tu primer libro ¿Ya está rondando alguna nueva historia por tu cabeza?

De hecho ya tengo otro libro acabado. En realidad fue el primero que escribí pero que no se ha publicado todavía, llegaron las ideas de estos dos libros y quise lanzarlos primero.

Tengo ahora uno que acabé mucho antes de publicar mi primera novela y ahora antes de comenzar otro proyecto nuevo, me gustaría retomarlo: corregirlo, investigar un poco más… Cuando lo escribí era un poco más joven y ahora quiero involucrarme en hacerlo mejor.

Compartir en Redes sociales