El muro perimetral exterior se ha demolido casi en su totalidad, y se han generado cerca de 5.800 toneladas de residuos

Así se encuentra en estos momentos la antigua central nuclear.

El Decano

Los trabajos para demoler el Edificio de Contención de la central nuclear José Cabrera, en Almonacid de Zorita, están ya en su fase final y culminarán a finales de marzo. En la actualidad, ya se ha retirado más del 90% del muro perimetral exterior y los cambios en la fisonomía de la planta son evidentes.

Hasta la fecha, la demolición de este muro ha generado cerca de 5.000 toneladas de hormigón y más de 800 toneladas de acero al carbono de la armadura del mismo. Estos materiales, tras su caracterización y desclasificación previa, se gestionan como materiales convencionales. En las cotas inferiores de este edificio continúa todavía la retirada de estructuras de hormigón.

Este edificio, construido en hormigón armado, albergaba el reactor y el resto de los componentes del circuito primario de la planta. Tenía 40 metros de altura, incluyendo la cúpula, y pared de un espesor de 90 centímetros, recubierta en su interior por una chapa continua de acero.

Una vez finalizada la retirada del Edificio de Contención, comenzará en la segunda mitad de este año la demolición del último de los grandes edificios de la central, el Edificio Auxiliar de Desmantelamiento, antiguo Edificio de Turbina durante la etapa de operación de la planta.

Así era el estado original cuando la central funcionaba.

Las demoliciones de edificios y grandes estructuras ya descontaminadas protagonizan la fase final del desmantelamiento de la central nuclear alcarreña. En paralelo, comenzará la vigilancia radiológica final del emplazamiento.

Compartir en Redes sociales