Olga Arribas. Secretaria general UGT CLM

En este 1º de Mayo de 2021 UGT sale a la calle con la misma actividad que en 2019. Con total garantía de seguridad para todos los trabajadores y trabajadoras y respetando escrupulosamente las medidas de distanciamiento social y de protección, queremos recuperar la actividad presencial y física en la calle.

Yo no podré estar en este 1º de Mayo. El haber estado en contacto directo con un positivo de Covid-19 me ha obligado a quedarme en casa guardando cuarentena. Sin embargo, no quería dejar pasar la oportunidad de destacar la importancia de un día como este, un día de reivindicación y lucha en el que la clase trabajadora –con más fuerza y más razón que otros años- debe alzar la voz para exigir avances en sus derechos y en sus condiciones laborales.

En este Día Internacional del Trabajador los sindicatos mayoritarios haremos un homenaje a los trabajadores esenciales: sanitarios, policías, bomberos, carteros, sociosanitarios, personal del comercio, personal de la limpieza, agricultores, transportistas, profesionales de servicios fundamentales como la energía, el agua o las telecomunicaciones… No quiero dejarme a ninguno, todos ellos han sido fundamentales en uno de los momentos más duros vividos en este país, permitiendo que los servicios más básicos siguiesen funcionando.

Es un 1º de Mayo en el que tenemos que reivindicar la negociación con el Gobierno. La negociación ha permitido en este año largo de pandemia acuerdos que nada tienen que ver con la crisis sanitaria y económica. Los sindicatos mayoritarios hemos demostrado que las movilizaciones dan sus frutos. Varios ejemplos son la Ley de Riders, la Ley del Teletrabajo, la eliminación del despido por acumulación de bajas justificadas, la derogación del artículo 315.3 del Código Penal que castiga a piquetes y dificulta la huelga, el primer desempleo para empleadas y empleados del hogar, el subsidio de desempleo por ERTE en pandemia o el Ingreso Mínimo Vital, el cual –todo hay que decirlo- no ha funcionado como se esperaba para evitar que nadie se quede atrás, por lo que debemos seguir exigiendo al Ejecutivo que se ponga en marcha a partir de una declaración responsable y una verificación de la Seguridad Social.

A pesar de todos los esfuerzos realizados y del espíritu de lucha constante de la Unión General de Trabajadores, todo esto ha sido insuficiente. Tenemos muy grabadas en nuestras cabezas las imágenes de las colas de la vergüenza, la desatención de la salud mental de nuestros trabajadores y trabajadoras y los despidos de todos aquellos que se han quedado sin empleo. ¡Qué nadie se quede atrás! Esto debe ser una realidad.

Después de atender las urgencias laborales y económicas surgidas a raíz de la pandemia, en este año 2021 UGT, junto con CCOO, ha retomado tres importantes reivindicaciones. Los sindicatos mayoritarios no nos cansaremos de exigir la derogación de la reforma laboral de 2012. Estamos esperanzados en poder alcanzar un acuerdo con el Gobierno progresista. No obstante, somos conscientes de que es un terreno lleno de desacuerdos en cuanto a negociación colectiva, causas de despido, contratación, precariedad…

Urge igualmente derogar la ley de pensiones que hizo el Gobierno del PP de Mariano Rajoy en 2013. No vamos a parar hasta que no volvamos a la legislación de 2011 y no exista una negociación abierta.

Para contribuir a que esta crisis no vuelva a recaer sobre las espaldas de la clase trabajadora –como ya ocurrió en 2008- la tercera reivindicación que planteamos los sindicatos mayoritarios es la subida del Salario Mínimo Interprofesional, una medida que mejorará el consumo y aumentará la recaudación de la Seguridad Social y que no perjudica a nadie. No debemos ser diferentes a Portugal, Francia, Alemania… Todos estos países han subido su SMI, sin embargo nosotros ni hemos iniciado la negociación.

Esta crisis ha puesto en entredicho las carencias de nuestros servicios públicos y la necesidad de invertir en su fortalecimiento, algo para lo que los fondos de recuperación de la Unión Europea representan una oportunidad que también debe ir ligada a la formación profesional, la investigación, el mantenimiento de los puestos de trabajo y el impulso a proyectos tractores para pymes. Deben servir para que España sea territorialmente un país más equilibrado; para desarrollar un proceso de transición justa, negociando de forma progresiva el fomento de una actividad productiva mientras –también progresivamente- desaparece otra; para apostar por la reindustrialización; para que el sector turístico mejore en calidad; y para que la inclusión social y la igualdad sean una realidad.

En este 1º de Mayo UGT CLM reivindica la inclusión social y la igualdad porque sin igualdad no hay libertad. Por ello pedimos igualdad de oportunidades para nuestros hijos e hijas, recuperar el gasto público en Educación que había antes de la crisis y un acceso a la Universidad para todos los estudiantes independientemente de sus recursos.

Esta inclusión e igualdad deben venir de la mano de un sistema impositivo justo. El 1º de Mayo también debe servir para concienciar a los ciudadanos de que los impuestos son necesarios para el mantenimiento de los servicios públicos y la redistribución de la riqueza.

La vacuna es la gran apuesta que tenemos para la salida de la crisis. Es nuestra apuesta de futuro. Nos hace prever que la mejora en las condiciones económicas será vital, que estamos al inicio de la salida de esta pandemia.

Algunos no podremos asistir a las manifestaciones y concentraciones convocadas pero celebraremos desde nuestras casas un 1º de Mayo lleno de reivindicaciones y con la esperanza de que las cosas puedan cambiar y mejorar.

Compartir en Redes sociales