La pandemia obligó a suspender algunos actos, como la degustación de bollos elaborados en los días previos por los vecinos

El Decano

Alovera ha vuelto a revivir una de sus fiestas más tradicionales que cada mes de enero rinde devoción a su patrona la Virgen de la Paz, que conlleva la festividad local el 24 de enero.

Este año por la pandemia se han suspendido algunos actos, como la tradicional degustación de bollos elaborados en los días previos por los vecinos o los bailes en el Centro de Día, para evitar ningún tipo de contagio en un momento en que la situación sanitaria es complicada.

Pero se ha mantenido en la programación algunos donde era posible garantizar las distancias y al aire libre, como los espectáculos infantiles que se celebraron en la Plaza Mayor, el sábado 22 de enero, o en el Centro de Día, el viernes 21, con los más mayores con un bingo y un rememoración de las tradiciones aloveranas.

En el vestíbulo del Ayuntamiento también desde el Archivo se ha montado una exposición, para mostrar recuerdos de la festividad local de la Virgen de la Paz, que han marcado a muchas generaciones de aloveranos.

Un protagonismo especial han tenido los actos religiosos que el domingo, Día de San Idelfonso, tuvo su previa a la festividad con la tradicional procesión que recorre desde la Ermita, las tallas del santo junto a la Virgen de la Paz, por la avenida del mismo nombre hasta la Iglesia Parroquial San Miguel Arcángel.

El lunes 24 de enero la festividad local de la Virgen de la Paz tuvo la celebración de la misa y la posterior procesión por las calles del municipio como principales eventos religiosos.

Desde el Ayuntamiento se ha querido mantener parte de los eventos que permiten revivir las tradiciones locales unidas al fervor que para muchos aloveranos tiene la patrona del municipio, la Virgen de la Paz.

Compartir en Redes sociales