El nuevo presidente del sindicato considera que el principal reto es la modificación de la Ley de Coordinación de 2003

José María Antón es policía local de Guadalajara y nuevo presidente del SPL C-LM

E.G./M.P.

El nombramiento de José María Antón García como presidente del Sindicato Profesional de Policías Locales (SPL) de Castilla-La Mancha era un hecho consumado, a la espera de producirse la jubilación de su antecesor, Miguel Ángel Pardo, pero ahora además es una realidad.

El policía local guadalajareño afronta el cargo ahora con varios retos importantes para los policías locales de toda la región, el más importante es la modificación de la Ley de Coordinación “que se ha quedado un poco obsoleta, porque data de 2003 y consideramos que hay cosas que hay que modificar para que se adapten a los tiempos actuales”.

Con esta medida, se pretende además homogeneizar los niveles salariales de los agentes «muy dispersos» en la actualidad: «No tiene sentido que en poblaciones pequeñas se esté cobrando 900 euros haciendo las mismas funciones”. Actualmente, según el presidente del sindicato, los salarios de los policías locales se encuentran en una media de los 1.600 euros “pero hay ciudades que están cobrando 1.000 o 1.100 euros. En Ciudad Real, que es capital de provincia, están cobrando 1.200 euros, mientras en municipios del Corredor del Henares o poblaciones un poco más grandes, los salarios rondan los 2.000 euros”. De esta manera, García Antón no entiende estas diferencias cuando los requisitos en cuanto a formación y las funciones son los mismos.

También pondrán su empeño en regular que los policías locales no estén solos. El presidente de los policías locales de Castilla-La Mancha explica que “cada vez hay más problemas de alteración de orden público y seguridad, sobre todo en sitios donde hay un solo policía”. Antón considera que “tener un policía sólo para una ciudad de 2.000 o 3.000 habitantes es un sinsentido» en la medida en que no constituye una garantía para la seguridad.

El logro más importante alcanzado por el sindicato, según su nuevo presidente, es sin duda una medida a nivel nacional: El anticipo de la edad de jubilación a través de coeficientes reductores. Se trata de una posibilidad de carácter voluntario por la que se reduciría la edad ordinaria de jubilación en un periodo equivalente al que resulte de aplicar a los años completos efectivamente trabajados como policía local el coeficiente reductor del 0,20. “Es una reivindicación de más de 15 años en la que yo he estado directamente implicado en la negociación en la Plataforma Nacional“, explica.

Por otra parte, Antón pone en valor los esfuerzos del cuerpo con motivo de la crisis sanitaria: “Ha hecho una labor muy concienzuda. Los agentes renunciaron sobre todo al inicio de la pandemia a asuntos propios, vacaciones, etc.”

Respecto al proceso de vacunación de la Policía Local, el representante sindical señala que en Guadalajara se ha alcanzado ya el 100 por cien y en Castilla-La Mancha se encuentra en torno al 90 por ciento: “Acabo de hablar con los vigilantes municipales de poblaciones pequeñas y me han dicho que ya les habían llamado. Es decir, no solo estamos atentos a los policías, sino también a los vigilantes municipales y los agentes de movilidad, a los que ya les están llamando también”. En este sentido indica que han mantenido reuniones con el Gobierno regional y la Coordinadora de Salud Pública de Castilla-La Mancha para que se incluyeran también a los vigilantes municipales, agentes de movilidad y Protección Civil, que en un primer momento no se encontraban dentro de estos planes de vacunación, lo que ya es una realidad.

Compartir en Redes sociales