• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Por Nacho Redondo

Una de las palabras más bonitas del español de México y con un significado metafórico muy interesante es apapachar: acariciar con el alma. Quizás no sea del todo exacto, pero como me resulta tan bonito me voy a quedar con este significado. Proviene del verbo patzoa que significa apretar, implicando un abrazo. También esta voz se asocia a cubrir, como hacen las gallinas con los huevos al incubarlos, definiendo muy bien ese calor y cariño por sus crías.

Apapachar resulta interesante como metáfora de un abrazo largo y prolongado que podemos enviar a alguien en la distancia o cuando podemos abrazar a alguien por el motivo que sea. Y es que sus significados son evocadores: acariciar, consolar, mimar o dar masaje.

Apapachar va más allá del contacto físico; es cariño, mimo, ternura. Podemos decir que no tiene una traducción exacta, pero se trata de lo que da una madre a un hijo, un amigo a otro que lo necesita o una pareja llegando en forma de abrazos, besos, caricias, cuidados, consuelo o entrega sincera de ternura.

Donde hay un abrazo es donde está la vida, donde se atrapan verdades y se viven con intensidad los instantes, es beberse la vida a sorbos. Cuando abrazamos se genera dopamina, serotonina, oxitocina y noradrenalina. Es un intercambio que se produce venciendo miedos. Es como bailar suavemente una balada.

Cuando nos abrazamos nos involucramos con el contacto interpersonal tan necesario para el equilibrio emocional consiguiendo seguridad y calma, además de atenuar emociones negativas y reducir la ansiedad al estimular serotonina.

Nadie duda de los beneficios de abrazar y que resulta la forma más efectiva de mostrar apoyo, incluso en la distancia. Abrazar proporciona grandes beneficios a la salud física y mental y puede tener efectos terapéuticos mejorando el estado de ánimo, aliviando el dolor, tanto físico como mental, ayuda a aumentar la autoestima y refuerza lazos entre las personas.

Por eso te propongo que elijas dar un abrazo sintiéndolo de verdad, siendo consciente de lo que estás haciendo. Prueba a abrazar de tal forma que unas tu corazón con el de la persona que abrazas, es decir, abraza del lado contrario al que estás acostumbrado a hacer. Una vez así siente el abrazo buscando sentir el corazón de la persona que abrazas e intenta acomodar tu frecuencia cardíaca a la suya. Para esto tendrás que hacerte plenamente consciente del abrazo además de concentrarte en el mismo.

El abrazo nos ayuda a retomar el control y anclarnos a la maravillosa historia que escribimos todos los días y que se titula vida. Abrazar comienza con abrazarnos a nosotros mismos para poder afrontar, asumir y encajar un sinfín de situaciones con las que nos enfrentamos y nos enfrentaremos en nuestras vidas. El auto-abrazo nos ayuda a desprendernos de armaduras para poder ser nosotros mismos.

El abrazo, incluido el abrazo a nosotros mismos, nos permite manifestar emociones y facilitar el encuentro con otras personas y con nosotros mismos. El abrazo nos permite experimentar nuestros valores y la autenticidad de cómo nos mostramos hacia los demás.

Abrazar es donde los corazones se unen y se genera complicidad, donde se reconocen las personas a través de sus emociones y sentimientos. Es donde encuentras seguridad y calidez en la persona con quien te abrazas y donde estableces una comunicación no verbal en lo que lo menos importante es la palabra.

Apapachar es mucho más que un abrazo, es una forma de desnudar tu alma para ofrecer lo mejor de ti y brindar apoyo mucho más allá de lo esperado, sin olvidar los gestos y las caricias. Apapachar es relacionarnos y sentir de una manera mucho más consciente desde la honestidad y el compromiso.

Por eso apapacha sin más, en silencio, sintiendo y experimentando todo lo que ese gesto te da. Aprovecha la calma, la quietud y el bienestar para no hacer nada más que apapachar y sentir. Experimenta el abrazo y deja de los demás experimenten con el tuyo. Apapacha en lo físico pero no te olvides de la distancia.

Compartir en Redes sociales