Un tercio va al capítulo de inversiones, que destina 17,5 millones a pueblos y 4,4 a servicios esenciales

La votación final de las cuentas públicas provinciales puso fin al pleno.

El Decano

El pleno de la Diputación ha aprobado este miércoles, en sesión extraordinaria, el proyecto de presupuesto general para 2021, que asciende a 65 millones de euros. El proyecto, elaborado por el equipo de Gobierno sin déficit inicial y con equilibrio entre ingresos y gastos, ha recibido el apoyo de tres grupos políticos: PSOE, Ciudadanos y Unidas Podemos.

Por iniciativa del equipo de Gobierno, se ha fijado un techo de gasto de 67.292.230,71 euros, que de esta forma se sitúa 2,2 millones por encima del presupuesto, pese a estar suspendida la aplicación de la Ley estatal que marcaba la regla de gasto de las administraciones públicas.

Al proyecto inicial se incorporaron 8 enmiendas parciales presentadas por Unidas Podemos, mientras se rechazaron las enmiendas a la totalidad presentadas por PP y Vox, así como 14 enmiendas parciales presentadas por el Grupo Popular.

Los motivos del rechazo a las enmiendas parciales del PP, como explicó la vicepresidenta de Economía y Hacienda, Susana Alcalde, son en primer lugar que «las inversiones en municipios a las que el Grupo Popular pretendía destinar 2,2 millones se encuentran, prácticamente en su totalidad, cubiertas dentro de los fines del Focodem, que está dotado con una partida económica mayor, ya que asciende a más de 2,5 millones».

Además, las inversiones que no se pueden financiar a través del Focodem y «para las que el PP pedía un pequeño incremento presupuestario», añadió, «serán incluidas con un presupuesto muchísimo más ambicioso en un Plan de Inversiones en el que ya está trabajando el equipo de Gobierno y que se financiará con remanentes positivos de las cuentas de Diputación».

INVERSIONES

El proyecto de presupuesto destina precisamente 21.912.087,6 euros a inversiones. Esta cantidad, que supone más de un tercio del total, se destinará en su mayor parte a inversiones en los pueblos, a los que se destinan 17,5 millones.

Los 4,5 millones restantes se destinarán a nuevas infraestructuras y mejora de servicios esenciales que presta la Diputación a los pueblos, como son el Consorcio de Extinción de Incendios (CEEIS), el tratamiento de residuos, la operatividad del Servicio de Obras e Infraestructuras y el Plan Informático Provincial.

Entre dichas inversiones figuran los Planes Provinciales de Obras, que en 2021 aumentan su dotación en un 116% y alcanzan la cifra de 6,5 millones. Además, pasan a ser trienales en lugar de cuatrienales, con el objetivo de que todos los pueblos tengan ejecutada al menos una obra en el transcurso de la legislatura, algo que hasta ahora no se ha cumplido.

Se incluyen también las obras hidráulicas, el nuevo Plan de Asfaltado, dotado con 400.000 euros, todas las obras de carreteras, caminos y accesos a poblaciones y el Fondo de Cooperación y Desarrollo de los Municipios (FOCODEM), dotado con 2,5 millones para financiar inversiones en todos los municipios, pedanías y EATIMs menores de 1.000 habitantes.

También se encuadran en estas inversiones los arreglos de cuarteles de la Guardia Civil, la restauración de iglesias y la construcción de infraestructuras agrarias de uso común para el sector primario, así como las subvenciones para inversiones de pequeños negocios rurales en maquinaria e infraestructuras necesarias para desarrollar su actividad.

Otros 4,3 millones va a nuevas infraestructuras y mejora de los servicios esenciales que presta la Diputación. Entre éstas, destaca el nuevo parque de bomberos de Sacedón, que empezará a construirse en 2021 y para el que se cuenta con una dotación de 450.000 euros el próximo año.

Malestar del PP

Por su parte, el primer partido de la oposición, el PP, ha reprochado al equipo de Gobierno que haya dado luz verde a unos presupuestos para 2021 que por segundo año consecutivo reducen la inversión real en los ayuntamientos de la provincia mientras aumenta de manera dramática las subvenciones nominativas otorgadas a dedo . Además, han calificado “como sorprendente” la postura del diputado de Vox, Iván Sánchez, que ha votado en contra de todas y cada una de las enmiendas presentadas por el Grupo Popular.

Para el Grupo Popular, estas cuentas “carecen de ambición y abandonan un año más a los municipios al reducir las inversiones en los mismos”. Y tachan de imprudentes las previsiones de ingresos que ha realizado el equipo de Gobierno, «porque fían los incrementos a una mayor recaudación del IRPF, IVA y transferencia de capital, cuando todos los indicadores económicos hablan de una fuerte contracción de la economía española”.

Compartir en Redes sociales