García-Page, Mañueco y Lambán proponen un acceso nacional a la información sanitaria y piden un Plan Nacional de vacunación contra la COVID

Talavera acogió la cumbre Cumbre tripartita de Fernández Mañueco, García-Page y Lambán

Los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; y Aragón, Javier Lambán, han suscrito una declaración institucional conjunta en virtud de la cual solicitan al Gobierno central que los criterios relativos al reto demográfico sirvan de referencia para la distribución de los fondos ‘Next Generation’ de la Unión Europea de cara a la salida de la crisis originada por la pandemia sanitaria.

Las tres regiones quieren impulsar la cooperación y coordinación para acceder a este mecanismo de fondos europeos de cara a los objetivos de promover la cohesión económica y social y la vertebración territorial en el marco del reto demográfico; fortalecer la capacidad de recuperación económica y social orientada a la bioeconomía; o mitigar el impacto social y económico de la crisis sanitaria.

Igualmente, se busca apoyar las transiciones verde y digital en todo el territorio; y construir un grupo de trabajo conjunto para la coordinación de proyectos de cara a concurrir a la captación de estos fondos.

Los tres líderes autonómicos se comprometen igualmente a fortalecer la colaboración entre sus regiones «dentro del marco del Estado de las Autonomías» para así «encontrar soluciones concretas a los problemas de las personas y brindarles la mejor atención y protección».

Por ello se firmó una declaración institucional en la que se decide crear un grupo de trabajo para la coordinación de proyectos auspiciados por las tres comunidades que puedan concurrir a la captación de estos fondos y solicitarán al Gobierno de España que el reto demográfico, la despoblación y la dispersión territorial sean incluidos como unas directrices estratégicas en el Plan de Recuperación nacional que deba presentarse a la Comisión de acuerdo con lo previsto en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

Las tres forman parte del Foro de Regiones con Desafíos Demográficos (FRDD), por lo que se aprovechó la reunión para incidir en la necesidad de propuestas y medidas que tengan como finalidad fijar población en entornos rurales afectados por la despoblación, el envejecimiento y la dispersión territorial.

Entre las áreas en las que trabajarán de forma conjunta destacan la conectividad para el despliegue de banda ancha, incluidas las redes de fibra y 5G, sanidad, dependencia y educación en el medio rural e infraestructuras productivas para la industrialización de estas zonas y otros sectores en los que prevalecerá la colaboración-público privada.

Colaboración sanitaria

En este marco, los tres presidentes suscribieron la renovación de los protocolos de colaboración sanitarios, por una duración de cuatro años, para las poblaciones limítrofes de las tres comunidades con objeto de ampliar el marco general de cooperación entre la Junta de Comunidades, el Gobierno de Aragón y la Junta de Castilla y León, a través de sus respectivos servicios públicos de salud (SESCAM, SALUD y SACYL), para la prestación de asistencia sanitaria, incorporando la vigilancia epidemiológica en el contexto de la Covid19.

De esta manera, la colaboración vigente se ve extendida al incorporar como servicio de prestación conjunta la vigilancia epidemiológica de la salud en el contexto de la COVID-19.

Ante la configuración geográfica que une a los tres territorios, un amplio territorio en el norte de la provincia de Guadalajara, en el límite de Castilla-La Mancha con Aragón, hace que la población de una región se encuentre más próxima a los recursos sanitarios de la comunidad autónoma vecina.

Page, anfitrión del encuentro, destacó que el Estado de las Autonomías es «útil» y ante él «no hay que levantar fronteras», algo que se defiende en estas tres regiones, que se plantean su trabajo para «enriquecer España» ante su «pluralidad». Las autonomías, por tanto, «tienen que servir al conjunto del país» más allá de «diferencias territoriales».

En cuanto a financiación, comparte «la misma manera» de entender el reparto entre autonomías. Si fuera el Estado el que tuviera que afrontar el gasto social en este territorio, tendría que hacerlo «de forma proporcional», una realidad que «marca la agenda diaria, el presupuesto y el plus de gasto que se tiene que hacer».

Hubo intercambio de presentes entre las tres comunidades

El castellano y leonés Fernández Mañueco destacaó la libertad de elección para garantizar la libertad de acceso al servicio público de salud y el hecho de que las tres regiones vayan a compartir información sanitaria. «Nos parece algo esencial y útil», dijo, añadiendo que «no puede haber fronteras».

Mañueco quiso mostrar también un compromiso europeista al hacer una defensa frente a los que «se les llena la boca de antieuropeismo» para señalar que Europa es hoy en día acceso en igualdad a la vacuna contra el COVID-19, a los fondos europeos y a la PAC.

Respecto a los fondos europeos, afirmó que son una oportunidad «especialmente importante» y, tras destacar que Castilla-La Mancha, Castilla y León y Aragón representan más del 40 por ciento del territorio nacional, lamenta que sean «bastante menos» en cuanto a población.

«Por lo tanto, hay que explicar que los fondos europeos sirvan para vertebrar y reequilibrar el país. Que miren hacia le interior y sirvan para el desarrollo rural y para modernizar toda nuestra tierra».

Esta es la razón por la que las tres comunidades, indicó el presidente de Castilla y León, han firmado una declaración institucional para impulsar un grupo de trabajo con el fin de que con los fondos europeos que puedan llegar «se hagan proyectos para todos».

A ello une que estas tres regiones van a convocar a las cinco restantes que forman parte del foro del reto demográfico –Galicia, Asturias, Cantabria, Extremadura y La Rioja– con el fin de enfocar este reto y dar una inversión integradora y de cara al futuro.

Financiación autonómica

El presidente de Aragón, Javier Lambán, aseguró que el modelo de financiación autonómica al que aspira pasa por un modelo «constitucional, patriótico y de estricta justicia» para respetar así el «principio sagrado de la Constitución» de una igualdad real.

«Si aspiramos a un equilibrio de oportunidades y efectivo de derechos, no puede ser igual financiar a Valencia por habitante que a Castilla-La Mancha o Aragón. Los servicios sanitarios o educativos cuestan más por persona en cualquiera de nuestras tres comunidades que en las más pobladas», destacó.

Con todo, pidió a las autonomías a «ser determinantes» dentro del contexto nacional, ya que después de haber sido las víctimas de la centralización, los valores constitucionales le dan ahora «una segundo oportunidad» para explorar las «potencialidades de recursos que habían estado adormecidos y en muchos casos sometidos».

Sobre este asunto, García-Page fue contundente al aseverar que “el nuevo modelo debe ser útil de acuerdo al concepto de igualdad en la prestación de los servicios públicos esenciales: sanidad, educación y servicios sociales”, y apuntó que “todo el mundo en España, viva donde viva, debe tener la misma distancia en el acceso a un desfibrilador o a un instituto”.

En opinión de Emiliano García-Page, “el sistema de financiación autonómica no debe estar en el mercadeo parlamentario, ni responder a las expectativas parlamentarias, si no que se trata de un asunto de los territorios”, dijo, al tiempo que explicó que el nuevo modelo debe responder a un criterio de “igualdad se viva donde se vida”.

Este asunto no es, en opinión de García-Page, “una guerra en la que ganan unas comunidades a costa de que otras, es una gran oportunidad para igualar la prestación de servicios».

Compartir en Redes sociales