El Decano

El presidente de las Cortes, Pablo Bellido, ha confiado en que la nueva Ley de Medidas contra la despoblación que ya se está tramitando en el Parlamento autonómico salga adelante “con el máximo consenso” y colabore en la revitalización de la zona rural de comarcas como la de Almadén, localidad que ha visitado junto a la alcaldesa, Mari Carmen Montes.

“Confiamos en que la nueva ley de despoblación ojalá se apruebe a finales de mes con el máximo consenso, que no solo se sume a la iniciativa del gobierno el PSOE, el grupo que lo sostiene, sino también PP y Cs”, ha explicado Bellido, quien considera que este es el modo de que “consigamos una gran ley de todos y de todas, que tenga elementos de discriminación positiva a nivel fiscal, de inversión y de subvenciones para que nuestras zonas despobladas tengan un mayor impulso”.

El proyecto de Ley de ‘Medidas económicas, sociales y tributarias frente a la despoblación y para el desarrollo del Medio Rural en Castilla-La Mancha’ fue calificado en la última Mesa de las Cortes, en la reunión del lunes de la semana pasada presidida por el propio Bellido, y ahora está en periodo de enmiendas durante ocho días, al decidirse su tramitación por vía de urgencia. Se trata de una de las principales iniciativas que lleva a cabo la Cámara regional en materia de reto demográfico, tras la celebración de una comisión de estudio durante un año cuyo informe de conclusiones ha sido aprobado por unanimidad.

Bellido se muestra esperanzado en que la nueva ley, que será la vigésima en la que va de legislatura, pueda ser aprobada en en el último Pleno de abril, “en cualquier caso esta primavera”. Una vez acabado el plazo de enmiendas, que se prolonga hasta el próximo 12 de abril, será abordada en la Comisión de Asuntos Generales, donde se votarán las enmiendas y se fijará la ponencia que deberá ser debatida y votada en sesión plenaria.

Bellido ha recordado que uno de los objetivos de su Presidencia en las Cortes de Castilla-La Mancha durante esta legislatura es acercar el parlamento, con sede en el Convento de San Gil de Toledo, a los diferentes territorios de las cinco provincias, “que las Cortes vayan a los pueblos, las comarcas y las ciudades” para conocer las problemáticas y potencialidades.

Compartir en Redes sociales