El presidente de las Cortes celebra los avances, pero reclama más: “estamos menos descontentos, aunque no satisfechos”

El Decano

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, ha exigido a todas las fuerzas políticas que defiendan el agua del Tajo “contra los saqueos y con unidad”, y que reivindiquen su rechazo al trasvase “con la misma claridad en la provincia de Guadalajara, en la región y sobre todo en Madrid”.

Bellido ha realizado estas declaraciones en el municipio ribereño de Sacedón, que ha calificado como “nuestra capital provincial del agua”, en un acto de la Diputación para la colocación de la primera piedra del futuro Parque de Bomberos. Allí ha recordado los vínculos de Sacedón con el agua, desde que en este municipio estuvo asentado el balneario real de La Isabela, y por la puesta en marcha del trasvase desde la cabecera del Tajo, en una decisión “que nos perjudicaba” y que fue adoptada durante el franquismo, “cuando no podíamos votar y ni siquiera teníamos voz”.

“Vamos a seguir defendiendo nuestra oposición al trasvase”, ha sostenido Bellido, que ha celebrado los avances en esta materia en los últimos tiempos: “De cada cuatro trasvases que se hacían, ahora nos ahorramos uno. Estamos más contentos por ello, menos descontentos, pero nunca satisfechos”, ha distinguido.

Es muy importante que todos defendamos con unidad aquí en nuestra provincia y en nuestra región, y por supuesto y sobre todo en Madrid, nuestra postura clara y firme de decir no al Trasvase Tajo-Segura y sí a los intereses de la provincia de Guadalajara”, ha exigido Bellido, tras aplaudir la negativa al trasvase que comparten todas las instituciones regionales. En este sentido, ha pedido también que todos los partidos sigan “la misma hoja de ruta, gobierne quien gobierne”.

En el mismo discurso, el presidente de las Cortes ha sostenido que el agua pueda derivarse a otros territorios “para beber, también en Ciudad Real o Albacete”, pero no para generar desarrollo económico exclusivamente en otras regiones, sin que se transforme en riqueza en los territorios de la cuenca cedente, donde la industria turística necesita agua.

Compartir en Redes sociales