• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Lidia Casado

Siempre es una alegría dar la bienvenida a un nuevo medio de comunicación. Ya sabes, por lo de la pluralidad de enfoques, puntos de vista y cuestiones tratadas. Pero si, además, se trata de recuperar un viejo conocido de los guadalajareños, mejor que mejor. Así que no puedo no aprovechar esta primera columna de opinión para recibir como se merece a El Decano de Guadalajara. Que tu reencuentro con la provincia sea para bien y para muchos años.

Y, por supuesto, tampoco puedo dejar pasar la oportunidad de saludarte a ti, que me estás leyendo en este momento, de darte la bienvenida a este rincón de El Decano y de invitarte a que te dejes caer por aquí todos los sábados. Sobre todo si te gustan los contenidos que tienen que ver con cultura, con literatura, con lectura, con cuentos, con escritura y con los libros.

¡Ah! Los libros. Mi gran pasión. (Te lo digo para que nos vayamos conociendo desde ya). Hablaré (espero que largo y tendido) en este apartado semanal de lo que nos aportan, de lo que nos enriquecen, de lo que nos remueven, de cómo debemos salir de ellos o de si deben dejarnos la manos (y la vida) manchadas cuando los cerramos.

Te cuento otra cosa ya de mí, porque seguro que saldrá mucho en estos textos: coordino un club de lectura en la Biblioteca de Azuqueca. Llevamos ya muchos años leyendo juntas y, la verdad, cada día me gusta más compartir lecturas con ellas. Somos diferentes y, cada una con su punto de vista, conseguimos sacarle todo el jugo a un libro. El caso es que justo esta semana hemos estado hablando mucho sobre el poder de los libros, sobre lo que debió de suponer el invento de la imprenta en su momento (una revolución casi tan grande como puede haber sido ahora internet o los libros electrónicos), sobre el papel del editor, sobre la autopublicación o sobre fenómenos más recientes como la red social/plataforma on line de escritura y lectura Wattpad. De todos estos temas me leerás reflexionar en los próximos meses porque son cuestiones que me interesan mucho y, en algunos casos, ni nos paramos a pensar en ellas.

Y, por supuesto, también te recomendaré algún libro. Alguno que me haya tocado el corazón. La semana que viene empiezo con uno que me ha conmovido profundamente. Ahí lo dejo.

Nos seguimos leyendo.

Compartir en Redes sociales