El Depor no puede pasar del empate a cero ante el Torrijos en un partido del que solo se salvan apenas 15 minutos de buen juego.

Adri Castro, durante el partido de esta mañana. Foto: CD Guadalajara.

Juanjo Ortega

“La primera parte ha sido como masticar tierra”. Ese fue uno de los mejores resúmenes de lo visto este mediodía en La Fuente de la Niña, al menos por lo que respecta a la primera parte del Deportivo Guadalajara-Torrijos. La segunda, mejoró durante un cuarto de hora y se difuminó en una sucesión de interrupciones, golpes y asistencias, Proteccion Civil incluida.

Con este guión, más los dos goles anulados al Deportivo Guadalajara y las dos rojas, una por bando que se mostraron en el tramo final del choque, lo más normal fue lo que pasó, que el partido acabase con empate a cero a pesar de que tanto unos como otros se jugaban muchísimo.

Los alcarreños se despedían de su afición en esta primera fase. Además, aún tienen que descansar una jornada con lo que no podían dejar escapar puntos para asegurarse un billete para la fase de ascenso. Torrijos, sumaba cinco puntos menos, pero también cuenta con un partido menos por lo que sumar en Guadalajara mantenía el sueño de aspirar a todo.

Pero quizás por el miedo a fallar o porque es más fácil destruir que construir, los primeros 45 minutos se evaporaron con apenas noticias reseñables. Apenas dos testarazos visitantes en acciones balón parado, una buena combinación entre Adri Castro y Grasa, una lesión de Miguelito y cinco amarillas.

La segunda parte, sin embargo, prometió mucho de inicio. Quico reclamó un posible penalti, Rubio lo intentó desde lejos y Ablanque acertó en el minuto 10, pero el trencilla decretó que el cabezazo del capitán se produjo en fuera de juego.

Rubio tuvo que sustituir a un lesionado Miguelito. Foto: CD Guadalajara.

Pese al palo del gol anulado, los de Gonzalo Ónega siguieron enchufados y brindaron la mejor jugada de todo el encuentro en una combinación entre Ablanque, Anás, Álex García y Adri Castro que el ‘6’ solventó con un remate que se marchó alto.

El propio Adri Castro lo volvió a intentar superado el cuarto de hora, pero cuando los aficionados se las prometían felices, de nuevo, el vacío. Un trompazo acabó con Prado en el suelo. Lo que parecía pérdida de tiempo se convirtió en verse obligado a dejar el campo. Y recién salidos de ese parón, llegó el choque entre Ramsés e Iñaki que acabó con el morado con un vendaje en la cabeza y el toledano camino de vestuarios.

De ahí, al final, el caos. Primero, la doble amarilla en apenas cinco minutos para Quico. Por delante cinco minutos más siete de descuento con uno menos. Pese a todo, fue el Depor quien más empujó buscando el gol, si bien, a la contra, el Torrijos tuvo dos opciones para marcar.

Quien sí marcó fue Adri Castro, ya en el descuento, pero de nuevo el colegiado decretó posición ilegal del futbolista local.

Cape, que había asistido a Castro, asistió en la última jugada del partido a Ablanque, pero el cabezazo picado de éste salió demasiado centrado. Para entonces, el Torrijos también jugaba con diez.

Ahí acabó el partido, o mejor dicho, el castigo de este domingo por la mañana.

Ficha técnica:

DEPORTIVO: Manolo, Miguelito (Rubio, 17′), Adri Castro, Ablanque, Álex García, Módula, Quico, Ramsés, Grasa (Sergio Pérez, 53’), Success y Anás (Cape, 68’).

TORRIJOS: Machuca, Guti, Giuli, Pedropa, Alonso (Matías, 90’), Serrano, Angelito (Escoredo, 63’), Nacho (Alfredo, 63’), Prado (Greuchi, 77’), Iñaki (Acuña, 77’) y Barrientos.

ÁRBITRO: Carrasco Hervás, Amonestó a Grasa, Ablanque y Anás por los locales y a Angelito, Iñaki, Giuli y Barrientos por los visitantes. Expulsó a Quico por doble amarilla (85’) y a Matías por roja directa (95’)

INCIDENCIAS: Jornada 20. La Fuente de la Niña. Unos 250 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Carlos Magallanes, amigo y ex compañero del técnico morado.

Compartir en Redes sociales