La secretaria provincial de CCOO de Correos denuncia que continúa la amortización de puestos por jubilación en el medio rural

Viñuelas consigue que el servicio se preste tres veces por semana.

M.P.

La visita del cartero cada vez se dilata más en el tiempo en los pueblos de la provincia. Correos afirma que se mantiene la calidad del servicio, pero tal y como denuncian desde la Secretaría Provincial de CCOO de Correos, continúa la escalada de amortización de puestos por jubilación en el medio rural y esas rutas están siendo absorbidas por otros carteros, lo que se traduce en una disminución de los días en los que se presta este servicio y la sobrecarga de trabajo para el personal que atiende estas zonas.

“Durante el verano parece que se van a cubrir las ausencias que hay, aunque no se nos ha asegurado nada y siguen recortando servicios rurales: En Sigüenza quitaron dos, en Jadraque otros dos, en Molina también, donde se ha notado mucho, porque ha sido un recorte continuo y esto sucede con todas las plazas del personal que se jubila, que ya no se cubren y lo tienen que hacer el resto de trabajadores”, explica la secretaria provincial de CC.OO. en Correos, María López Marín.

Asimismo, aclara que la redistribución de los pueblos se hace sin un estudio en carretera y “sin lógica ninguna”, con lo que los carteros tienen que desviarse varios kilómetros de su ruta inicial.

López Marín pone el acento en el importante deterioro que va a sufrir este servicio: “La empresa sale muy bien al paso, porque dice que no se van a quedar sin servicio, lo que es cierto, pero ya no va a ser el servicio de tener el cartero a diario, sino que irá cada dos o cada tres días” y advierte de que “tenemos muchos carteros próximos a jubilarse y sabemos que no se van a cubrir sus plazas”.

La representante sindical hace hincapié en determinados trámites cuyos avisos llegan a través del correo ordinario, como puede ser el cobro determinados impuestos que “al no poder ir el cartero y cumplir todos los días con el reparto, facturas, impuestos, etc. se van dilatando y muchas veces llegan fuera de plazo o muy al límite. Un llamamiento a mamografías en Guadalajara para mujeres de los pueblos, por ejemplo, pueden llegar incluso después de cuando se tiene la cita”.

La compañía informaba en un comunicado sobre la incorporación de 4.005 personas a un puesto fijo en julio del año pasado y de un proceso selectivo para cubrir 3.381 puestos de trabajo, cuyo examen está pendiente. Además, el pasado 22 de diciembre se publicaban las bases generales para acceder a otros 3.254 puestos. Lo que no concretaba era si estos puestos irían destinados a satisfacer las necesidades del medio rural o a reforzar las oficinas en capitales de provincia.

Según la secretaria provincial de CCOO de Correos, “al final todos los puestos van a parar a la unidad de reparto de las capitales. No suelen sacar servicios rurales y si Guadalajara tiene cuatro plazas, va a ser difícil. Sacan 3.0000 plazas como si fuera algo estupendo este año, cuando han desaparecido 10.000 puestos”.

López Marín recuerda que Guadalajara es una de las provincias con más pueblos de España e incide en la dimensión social de este servicio. “Correos es un servicio social porque al final el cartero en los pueblos no deja de ser la persona que ven todos los días. El camino que están emprendiendo es desguazar la empresa para poderla vender y un servicio social no se debería privatizar”.

La representante sindical anuncia movilizaciones después del verano “porque ya no sólo es el recorte en los pueblos, sino también en las capitales que este verano se va a sufrir especialmente, porque ya han anunciado que no va a haber sustitutos para cubrir las vacaciones de los carteros titulares”.

El servicio de Correos organizó hace un mes una rodada postal por Guadalajara, con los vehículos del servicio, para protestar por estos recortes. También han protagonizado concentraciones a las puertas de la Subdelegación de Gobierno “y después del verano se plantean concentraciones multitudinarias o rodadas con coches por Madrid, donde tenemos la Jefatura y después iremos seguramente a la huelga, porque es insostenible”.

Medranda es uno de los pueblos afectados .

Una consecuencia de la disminución en el volumen del correo ordinario

El acalde de Medranda, Ramiro Magro, uno de los pueblos afectados por los recortes en la oficina de Correos de Jadraque, se muestra disconforme con los mismos, pero entiende que el servicio de Correos nunca va a ser el mismo en las zonas rurales, dada la reducción en el volumen del correo ordinario, que hoy por hoy prácticamente se reduce a las facturas del teléfono y la luz y a las comunicaciones oficiales y paquetería.

El regidor municipal es consciente del descontento, tanto de los trabajadores, como de los vecinos, ante la amortización de puestos de trabajo por jubilación: “Un cartero puede hacer un recorrido por pueblos que están a más 25 kilómetros de distancia entre sí, con lo que pueden hacer diariamente más de 120 o 130 kilómetros para atender dos o tres pueblos, más lo que supone el reparto”, comenta.

El alcalde recuerda que se producen comunicaciones oficiales e impuestos que no están domiciliados y “en algunos pueblos la gente se ha quejado de que le llegan las comunicaciones de pago de impuestos cuando se está agotando el plazo para hacer el abono”. En el medio rural esta circunstancia conlleva una complicación añadida, según relata el primer edil, ya que muchos municipios no cuentan con oficina bancaria y existen personas mayores que requieren que alguien les lleve al municipio de referencia para realizar las gestiones correspondientes.

Magro, que como diputado provincial de Obras y Servicios, Alumbrado, Infraestructuras Viarias y Planes Provinciales, conoce bien Guadalajara, recuerda que existen más de 170 municipios en la provincia con menos de 100 habitantes, y alrededor de 70 con menos de 25, cuyos vecinos “no se manejan con Internet”.

Una reclamación que sí ha obtenido respuesta

El alcalde de Viñuelas, Arsenio Pérez, se felicita de ver satisfechas sus demandas, después de haber denunciado la situación en reiteradas ocasiones y de acudir a las administraciones competentes en busca de una solución. Se trata de la línea que afecta al código postal 19.184 en la Campiña, para las localidades de Casas de Uceda, Villaseca, Valdepeñas de la Sierra, Alpedrete, Valdepeñas, Valdesotos, Tortuero y Viñuelas que tal y como explica el alcalde, desde que se jubiló el cartero, hace un año, ha sido atendida por varios trabajadores temporales, hasta que finalmente también ha sido absorbida por personal de la oficina de Correos de Marchamalo, afectando al servicio en un 70 por ciento.

“El servicio no se ha restaurado al 100 por cien, pero estamos atendidos y nos han dicho que es que la plaza va a salir a concurso para que quede adjudicada a un cartero, con lo que el 19.184 quedaría atendido con un titular”, manifiesta el primer edil.

De esta manera, según Pérez, el servicio ha pasado de ser esporádico y una vez a la semana, a recibir al cartero tres veces por semana.

El cartero de Orea, a punto de jubilarse

Por el contrario, en la zona de Molina de Aragón, cuando se jubiló el cartero que hacía la ruta Molina-La Yunta, fue cubierta de manera temporal por un joven de Hombrados, pero Correos amortizaba la plaza a principios de año, lo que levantó el revuelo de los vecinos afectados. Este cartero atendía los muncipios de Tortuera, Embid, La Yunta, Campillo de Dueñas, El Pobo, El Pedregal, Hombrados y Morenilla.

Como en todos los casos, los pueblos se han repartido entre el personal de reparto de la oficina de Molina, por lo que, en una comarca tan extensa como la del Señorío, los carteros tienen que desviarse varios kilómetros para atender estos pueblos. Por ejemplo, el cartero que lleva la zona de Corduente, se tiene que desviar a Tortuera y Embid y el que atiende el Valle del Mesa, a Campillo y La Yunta.

Tal y como ha podido saber El Decano, está a punto de jubilarse el cartero de Orea, por lo que será necesaria una reestructuración general del servicio.

Compartir en Redes sociales