“Basta ya de que seamos los paganos de los platos rotos, queremos ayudas directas”, demanda el presidente nacional, Luis Yzuel

El Decano

Cientos de hosteleros de las cinco provincias de Castilla-La Mancha, unos seiscientos según la Policía, y 1.800 según los convocantes, han exigido hoy en Toledo la reapertura inmediata de sus establecimientos y conocer la “hoja de ruta” respecto al sector tanto del presidente regional como del responsable del Gobierno central, porque la situación del sector “no aguanta más remiendos”.

Convocados por la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo, que agrupa a las cinco asociaciones de hostelería de la Comunidad, y con la presencia del presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, la protesta de los hosteleros partió desde el edificio Toletum de la capital, en la calle Madrid, a las 10.00 diez de la mañana. Y a lo largo del trayecto hasta el Casco Histórico de la capital regional se corearon consignas como ‘Los bares no se mueren, los han asesinado’ o ‘Queremos un Ayuso’, hasta llegar a la sede del Ejecutivo autonómico.

Allí, antes de disolver la marcha y haciendo alusión al lema de la convocatoria, cada uno de los cinco presidentes provinciales rompió literalmente un plato ante las puertas de la sede del Ejecutivo regional, en el Palacio de Fuensalida, expresando al mismo tiempo una demanda concreta.

‘Por el derecho al trabajo’, ‘porque nosotros no somos los culpables’ o ‘por los miles de empleos que se están perdiendo en Castilla-La Mancha’ eran lemas que se iban repitiendo. En representación de los empresarios del sector de Guadalajara intervino Juan Luis Pajares.

El último en intervenir ha sido el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, que lo hizo tras el responsable regional, José Crespo, y ha pedido a los hosteleros que se sientan orgullosos y continúen “alzando la voz”. “Basta ya de que seamos los paganos de los platos rotos, estamos hasta las narices, queremos ayudas directas”, ha apuntado.

Presentar reclamaciones

Además, Yzuel animó a todos los hosteleros del país a que “presenten reclamaciones patrimoniales ante el Estado y las comunidades autónomas” tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de que los establecimientos hosteleros puedan reabrir en los municipios de Euskadi que se encuentran en ‘zona roja’ por la alta tasa de incidencia del coronavirus, al considerar que no se ha constatado que este sector sea el causante del aumento de la propagación del virus tras la Navidad.

Ha cifrado en 24 los contenciosos presentados en las distintas regiones tras las “muchas decisiones gravísimas” que se han adoptado y que están “arruinando de verdad” a los hosteleros, aseguró.

“Sin ninguna duda es una buena noticia la del País Vasco, con esas medidas cautelares que ha aceptado un juez valiente”, ha asumido Yzuel, que ha reconocido que las demandas y contenciosos presentados en muchas comunidades habían tenido “ligero éxito”, pero ha precisado que eso “crea un antecedente que para los pies a las autoridades sanitarias, que con pocos elementos razonables, solamente con teorías” están “arruinando” al sector.

Ha valorado que el juez del País Vasco haya dicho que se tiene que demostrar que el cierre “sirve para algo”, incidiendo en este punto en que los hosteleros tienen “un montón de datos que no nos hacen los culpables de los contagios”. De hecho, ha citado el informe de Sanidad del 4 de diciembre, que refleja que “sólo un 2,3 por ciento de contagios tiene relación con la hostelería”, por lo que cerrarla “es gratuito y no arregla el problema. Es más, yo creo que lo empeora”.

“Cerrar la hostelería supone fiestas familiares y fiestas en entornos privados, no cumplimiento de medidas”, aclara Yzuel, quien considera que no se puede cerrar al sector sin ofrecerle ayuda. “Si se nos cierra no podemos ser los paganos de los platos rotos”, ha precisado, convencido de que se han tomado muchas decisiones “que nos están arruinando de verdad”.

Al respecto, el presidente de la Federación Regional de Hostelería y Turismo, José Crespo, ha confirmado que en Castilla-La Mancha hasta ahora no se ha presentado ninguna demanda derivada de este asunto. “Hemos confiado en los despachos y en la buena armonía”.

Preguntado por si la hostelería se verá beneficiada con las medidas que aprobará este jueves el Gobierno regional para relajar las actuales restricciones, Crespo ha indicado que tampoco pueden conformarse si la apertura es miserable” porque igual “es mejor no abrir o seguir reclamando”.

Respecto al hecho que desde la patronal nacional se haya animado a presentar esas demandas tras la sentencia del TSJPV, el responsable regional de los hosteleros ha precisado que se irá viendo “en función de cómo se nos trate a partir de aquí”.

Compartir en Redes sociales