• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Resu Lorenzo

Durante estos días estamos disfrutando de muchos valores acompañados de emociones que el deporte nos regala, tales como  compañerismo, compromiso, esfuerzo,  sacrificio, alegría, tristeza, honestidad, unión y un sinfín más. Si bien es cierto que esta última, la unión, hace que el quipo e incluso que uno mismo, se sienta arropado por sus compañeros, te hace más fuerte y con más ganas de alcanzar el éxito o hablando de juegos olímpicos, una medalla y subir al ansiado y merecido pódium. Estos momentos vividos, estas experiencias, el afán de superación y apoyo en el compañero en momentos de no conseguir el objetivo, viajar de competición en competición crean vínculos tan fuertes, que en la mayoría de los casos forma una pequeña o gran familia del club del deporte al que pertenezcas, ya sea futbol, gimnasia rítmica, o wáter polo. Si luchas por el éxito del equipo, éste será tu propio éxito.

Se ha designa  familia al grupo de personas que poseen un grado de parentesco y conviven como tal. Según la sociología, el término familia se refiere a la unidad social mínima constituida por el padre, la madre y los hijos. Según el Derecho, la familia es un grupo de personas relacionado por el grado de parentesco. Y según la terminología popular la familia, es la de sangre,  aquella que lleva los mismos genes. Pero la familia es mucho más, hay pequeñas familias en el deporte,  en  los amigos,  y también la familia en el trabajo.

Una de las mejores familias es la que se elige, la familia de amigos, porque no te ata nada, y te une todo. Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Un grupo de personas que tienen hobbies semejantes, tal vez creencias diferentes y que sobre todo comparten charlas, conversaciones, paseos, comidas, todo ello liderado por el respeto para que todo fluya con la buena vibra que tienen que tener todos los grupos  de personas. ¡Divino placer, desayunar con amigos y  contarle alegrías, tristezas, retos y fracasos…!

En el día a día del trabajo, siempre hay una palabra amiga de aliento, para seguir adelante y conseguir la excelencia en tareas, alguien que te trasmite las claves de la empatía y conseguir entender al cliente, compartir cafés todas las mañanas, y muchos momentos de celebraciones donde se desata el estrés vivido, y es tanto tiempo con tus compañeros, que sientes con ellos, sufres por ellos, cuando sabes que algo no va bien, y disfrutas de todos sus  logros , sus aventuras de fin de semana y siempre con  mucha constancia y con respeto hacia el resto de los compañeros. ¡Disfrutar  de lo que te gusta y tener una gran familia en  el trabajo, es alcanzar un gran éxito  laboral!

Todos los valores del trabajo y deporte son valores importantes para la vida y para la familia en particular. El éxito de uno es el éxito de todos, el compañerismo se convierte en ayuda en grado extremo hacia el hermano, y el servicio o entrega a los demás del equipo, se transforma en el servicio a  padres mayores que necesitan el apoyo de un hijo sobre el que sostenerse cuando ya las fuerzas les flaquea. Y cuando todos van en una misma dirección trabajando por un mismo objetivo,  el éxito está asegurado.  ¡La familia unida jamás será vencida!

Resu Lorenzo Economista- gestora administrativa Ceo Parlorenzo

Compartir en Redes sociales