Alberto Rojo Blas. Alcalde de Guadalajara

Si preguntásemos a las generaciones más jóvenes por “El Decano”, las respuestas estarían relacionadas con la idea de algo “antiguo” y en algunos casos, con la dirección de una facultad universitaria. Pero si la pregunta o la simple mención se la hiciésemos a personas más adultas, creo que todas ellas hablarían de un medio de un comunicación de referencia en la provincia, imaginando perfectamente hasta la tipografía de su cabecera.

Muchas de esas personas se irían a otra época, pero la realidad es que EL DECANO regresa a una Guadalajara muy diferente pero con un nexo común con el momento de su desaparición: la crisis económica. La crisis se llevó a El Decano tras muchas y variadas etapas, y con crisis económica regresa de nuevo en su formato digital.

La sociedad necesita a los medios de comunicación como garantes de la pluralidad sobre la que descansa todo nuestro sistema democrático. Y, además, las ciudades necesitan a la prensa local para un buen funcionamiento de las mismas. Por eso hoy recibimos con alegría de nuevo a El Decano y sin duda felicitamos a su nueva dirección ya que embarcarse en un proyecto de esta envergadura en plena pandemia sanitaria, es desde luego un esfuerzo loable.

Y a las personas más jóvenes conviene explicarles que hoy regresa una cabecera cuyo origen -bajo el nombre “Flores y abejas”- se remonta al siglo XIX. Tres siglos del periodismo más decano de la provincia en un momento, el actual, en el que otra generación de periodistas nos informarán cada día a través de Internet, que fue entonces el origen de la crisis de del modelo de negocio de los medios y al mismo tiempo es hoy el entorno que más posibilidades les ofrece para llegar a ti, para llegar a los vecinos y vecinas.

Deseo el mayor de los éxitos al nuevo Decano y desde luego que espero poder informarme a través de él de muchas de las cosas buenas que están por llegar de manera inmediata: la vacuna y el final de esta dolorosa pandemia.

Compartir en Redes sociales