Debido a las probabilidades de lluvia, el Tenorio Mendocino se representó finalmente en el Teatro Auditorio Buero Vallejo

C.I

Anoche el Teatro Auditorio Buero Vallejo acogió a la Asociación Gentes de Guadalajara para la representación del Tenorio Mendocino, debido a las lluvias las dos funciones previstas para el pasado viernes tuvieron que ser canceladas. Por eso desde la asociación informaron durante la tarde de ayer que la representación que se tenía prevista para el sábado se trasladaba definitivamente al Buero Vallejo.

Una vez más el Tenorio Mendocino se subía a los escenarios del teatro, ya que el año pasado debido a la pandemia también tocó representarlo encima de un escenario, pero eso no impidió que una vez más Gentes de Guadalajara recrease con éxito la obra de Zorilla.

Todas y cada una de las personas que ayer por la tarde se acercaban al Buero a ver la representación, eran recibidos al ritmo de los tambores de los tercios de Flandes.

Estrenándose como Don Juan Tenorio, Javier Galán arrancaba la obra al grito: “Cuál gritan esos malditos”, dando paso a la representación de la primera escena que se desarrolla en la Hostería del Laurel. Isaac Urrea representaba de nuevo a Don Luís Mejía junto a Gemma Mínguez como Butarelli; Sergio del Olmo como Ciutti; José Luis Gallo y Nacho Redondo representaban a los amigos del Don Juan y Don Luis, Avellaneda y Capitán Centellas. Don Diego, padre de Don Juan, era representado por Ricardo Manglano, mientras que el Comendador, padre de Doña Inés, por Juan Aylagas.

Poco después daba paso la segunda escena representada en la casa de Doña Ana de Pantoja, siendo representada esta de nuevo por Lidia Pajares. Josefina Martínez, como la eterna Brígida y Mónica Gutiérrez como Lucía, la criada de Doña Ana de Pantoja.

Ataviados de negro, rojo y blanco, la novedad de este año, era la aparición entre escena y escena de los narradores, que iban explicando qué escenas iban sucediendo a continuación. La figura de los narradores se incluyó este año para que se explicasen las escenas que no iban a representarse en el Infantado en el caso del Liceo Caracense y viceversa. Al representarse el Tenorio Mendocino en el teatro, el público pudo disfrutar finalmente de una representación completa.

Don Juan Tenorio raptaba a Doña Inés en el convento en la representación de la tercera escena, con Ana Gutiérrez como la enamorada de Don Juan; Carmen Niño como madre abadesa y Begoña Valbuena como hermana tornera.

Javier Galán declaraba su amor eterno a Doña Inés en la famosa escena del sofá, donde poco después daba muerte al Comendador y a Don Luis Mejía. Dando paso a la segunda parte de la obra de Zorrilla.

El Panteón de la familia Tenorio comenzaba con Héctor Alcalá como escultor y Jesús Chicharro como el Don Juan Tenorio que regresa a su Sevilla años después de los hechos ocurridos en la casa de Don Juan Tenorio.

Tras la famosa escena de la cena, llegaba la parte final con un Don Juan arrepentido por sus pecados y el Comendador, representado en este caso por Francisco Martínez, que intenta llevarse al Don Juan al infierno. Justo después aparece Doña Inés para salvar a Don Juan y perecer juntos para siempre.

Compartir en Redes sociales