Los representantes del Servicio de Extinción de Incendios también agradecen que por fin la plantilla tenga una dimensión apropiada

Óscar Benítez y José Urrea (dcha) durante la entrevista con El Decano y GuadaTV.

El pasado 28 de enero los representantes del Cuerpo de Bomberos firmaban con el Ayuntamiento un acuerdo que se consideraba histórico. Para explicar en qué consiste este acuerdo, así como valorar el aumento de plantilla o los nuevos medios materiales, así como el proyecto del nuevo parque, accedieron a explicarlo dos de los representantes del Cuerpo de Bomberos de Guadalajara: José Urrea (CCOO) y Óscar Benítez (CSIF).

Comentaban ustedes en aquellas fechas que ha sido un acuerdo histórico…¿Por qué es histórico? ¿En qué consiste?

Urrea: Es un acuerdo muy importante, a nivel de Castilla-La Mancha. Solo nosotros, y los bomberos del Consorcio Provincial de Guadalajara, tenemos un acuerdo de este tipo. Y es muy importante porque es un reconocimiento a unas exigencias que teníamos, que nos califican como grupo C1 ,y por fin vamos a conseguir estar adaptados a ese grupo de calificación dentro del funcionariado. Vamos a tener unas labores nuevas muy importantes para la ciudadanía que se van a desarrollar y, sobre todo, es un reconocimiento al servicio que prestamos. Al trabajo de los bomberos en general, y al nuestro en particular.

¿En qué consiste lo del grupo C1?

Benítez: Ahora mismo la categoría de acceso, y a la que nosotros pertenecíamos es C2. A la entrada de este puesto de trabajo te requieren que tengas la ESO, para poder opositar y acceder al cuerpo. Ahora, con este cambio, sería la siguiente categoría, que es la C1. El requisito sería superior, se necesita el Bachillerato. Esta categoría ya lleva años existiendo en las grandes ciudades de España, donde los bomberos disfrutan de esa categoría de C1 (Madrid, Alicante, Sevilla… ciudades bastante importantes). Aquí en Castilla-La Mancha de momento no éramos C1, éramos C2 y eso es un paso adelante para que nos podamos equipararnos al resto de compañeros a nivel nacional.

¿Era como estar haciendo unas funciones de un rango superior a lo que se les reconocía laboral y profesionalmente?

Urrea: Lo que realmente pasa es que otros compañeros sí que han conseguido, a través de leyes regionales, que se llaman Leyes del Fuego, que esa categoría venga reconocida. Lo que estábamos haciendo es el mismo trabajo, porque al final apagamos los mismos incendios, vamos a los mismos accidentes… pero servicios como los bomberos de Madrid, Barcelona, Bilbao… todos ellos ya estaban dentro del grupo C1 a través de esa ley, pero en Castilla-La Mancha no tenemos esa ley, pero hacemos el mismo trabajo. Entonces para conseguir sin una ley regional que se nos recalifique al grupo C1 hay que añadir una serie de funciones para que esté justificado jurídicamente, es un acuerdo que ha estado muy trabajado jurídicamente para que tenga una base legal potente.

A partir de ahora vamos a desarrollar tareas preventivas, que van a repercutir positivamente tanto en el servicio como en la ciudadanía

Con lo cual, en el momento en el que toda la plantilla pase a incorporarse a este subgrupo vamos a desarrollar una serie de tareas preventivas, especialmente que van a repercutir para bien tanto en el servicio como en la ciudadanía. Es una parte de la calificación que vamos a tener que desarrollar.

Como ciudadano que vive en Guadalajara ¿En qué se notará esa diferencia?

Benítez: Tendremos que llevar a cabo acciones preventivas. ¿Qué significa esto? Pues la supervisión de elementos que necesitemos día a día, como los hidrantes, en el momento que haya algún incendio. Eso ahora mismo no se controla. No hay nada ni nadie que verifique que ese hidrante tiene la presión adecuada de agua que nosotros necesitamos para abastecer a nuestros camiones.

Ya metidos en ese grupo hay múltiples funciones que se pueden realizar también a nivel de autoprotección; realizar visitas a industrias, presentarles proyectos de mantenimiento a nivel de comunidades de vecinos. Esto lo que nos hace es coger nuevas competencias para establecer un servicio a la ciudadanía más completo y más fuerte. No solo la extinción de incendios y salvamento, al final crea una serie de funciones que es necesario pasar al grupo C1.

Nuestro Cuerpo tuvo una huelga bastante fuerte durante unos años y nos costó bastante entablar diálogo, últimamente lo estamos consiguiendo

¿Cuánto tiempo les ha costado conseguir este acuerdo? ¿Han encontrado incomprensión en algún equipo municipal?

Urrea: Es público que llevamos bastantes años de conflicto colectivo precisamente porque era necesario este tipo de reconocimiento, era fundamental. El trabajo del bombero cada vez es más complejo, abarcas más tareas, funciones… además cada vez intentamos hacerlo de una forma más profesional. Entonces el reconocimiento tenía que ir parejo a esto, no puedes darlo todo sin recibir a cambio ese reconocimiento.

Nuestro Cuerpo tuvo una huelga bastante fuerte durante unos años y nos costó bastante entablar diálogo, últimamente lo estamos consiguiendo, bastante más y simplemente ha sido eso, una voluntad de diálogo y trabajo para llegar a un acuerdo

El Ayuntamiento va a posibilitar el acceso a esta categoría superior al C1 a través de promociones internas. ¿Su contestación ha tenido que ver con las condiciones en las que van a trabajar y los medios de los que dispondrán?

Benítez: Claramente. Esto es necesario porque al final tú también adquieres nuevas especializaciones. Porque, por ejemplo, los coches eléctricos no se apagan de la misma manera en que se apaga un coche normal, y como esto muchos avances que la sociedad hace, lo que hace que los bomberos se vayan reciclando. Necesitamos adquirir nuevos conocimientos. Y esos nuevos conocimientos van a ir ligados de necesitar el bachillerato, una formación superior para que la persona que acceda tenga esa posibilidad de adquirirlos

Sobre los medios de los que disponen, el alcalde ya dijo en su momento que no eran las adecuadas. Se va a construir un parque de bomberos nuevo. ¿Imprescindible?

Benítez: Totalmente. Nuestro parque tiene más de 60 años. Con la última gran nevada ‘Filomena’ han salido unas humedades terribles dentro de las paredes interiores, ya que el parque está muy mal, tiene muchas goteras, las baldosas se mueven constantemente, hay plagas en verano… Es necesario incluso por espacio. Tenemos necesidad de otros vehículos, otros remolques con el que se pueda apagar los incendios… Es necesario.

La zona elegida para construir el nuevo parque está muy bien, es una parcela muy grande y llana

¿Les gusta la localización que se ha elegido, al final de la Avenida de Francia en la zona de los nuevos desarrollos?

Urrea: Ceo que es un sitio que está bastante bien, porque es una parcela muy grande, bastante llana. No molestamos a mucha gente que se vaya a ver afectada por los ruidos y las molestias que puede generar un parque de bomberos, y tenemos muy buen acceso a la A2, y por la Ronda Norte llegas a la parte norte de la ciudad muy rápido, y el centro, a través de la Avenida de Francia y la calle Zaragoza, está muy cerca. Creo que es bueno por la amplitud. Un parque de bomberos necesita espacio, y el actual de Guadalajara es de los más pequeños que hemos conocido. No tenemos espacio para desarrollar muchas maniobras diarias, y es fundamental en un servicio de bomberos.

También se anunció que se va a comprar más material, como una autobomba ¿Qué más cosas necesitan?

Urrea: La autobomba es fundamental. Llevamos desde el año 2018 con una sola autobomba pesada para la ciudad. Tenemos algún que otro vehículo, pero que se autodenomine de ‘primera salida’ solo tenemos uno. Llevamos mucho tiempo esperando que se produjese esa compra, se tramitó hace unos meses y la bomba se esperaba para este verano, sin embargo la pandemia ha generado un retraso en las fábricas alemanas, porque se construyen casi pieza a pieza. Entonces vamos a depender de lo que tarden las fábricas en traerlas, pero la compra está hecha.

En agosto tomaban posesión cinco compañeros, conductores, y se anunciaban 12 altas más. ¿El parque ya tendría plantilla suficiente?

Benítez: Con esos 12 bomberos estaríamos a niveles del 2011, más o menos. Ha habido una cascada de jubilaciones bastante importante. Ha habido coincidencias de compañeros con la misma edad, entonces este año se jubilan cuatro personas y somos una plantilla de 40-50 bomberos. Llevamos cuatro años con jubilaciones y esa gente hay que reponerla. Venimos de unos años de crisis y estaban paralizadas las tasas de reposición… gente hacía falta y toda esa gente bienvenida sea.

Con esos 17 ya se compensa un poco más

Urrea: La plantilla del Servicio de Extinción de Incendios de Guadalajara está establecida para unos 65 efectivos. Lo que se nos ha transmitido desde la ac tual Concejalía de Seguridad, en las reuniones mantenidas, es que lo que se pretende es intentar completar esa plantilla. No hemos estado completos nunca y es fundamental que haya más personas.

Hacía mucho tiempo que no había una oferta de empleo público tan alta, pues se esperan 12 incorporaciones que hacían mucha falta

Ahora, con la tormenta de Filomena, todo el trabajo que ha habido se ha sacado gracias a la voluntad y disposición del personal fuera de servicio que venía a trabajar para reforzar a los propios compañeros que tenían su guardia ese día, porque no se daba a basto. Sin esa voluntad, que ha existido siempre, porque somos un servicio que funcionamos así, no se hubiese podido sacar adelante, pero claro, una plantilla con 40 personas se queda corta.

Benítez: De todos modos hacía mucho tiempo que no había una oferta de empleo público en bomberos tan alta. Con esto te puedes hacer una idea de la falta que hay aquí, en los bomberos de Guadalajara.

¿Cómo lo han vivido durante la pandemia?

Benítez: Muy estresados, como todo el mundo. Hacemos nuevas funciones, desde limpiezas de edificios público, vehículos, ambulancias. Al rescate día a día de personas en viviendas ya tienes que ir con un nivel adecuado de protección… es todo más laborioso. Dentro del servicio hay que establecer turnos a la hora de comer, limpieza antes de llegar e irnos de nuestras estancias… Ha sido un cambio, pero al final lo hemos vivido como el resto del mundo.

¿Han colaborado también en las desinfecciones?

Urrea: Se montó un operativo conjunto con los bomberos del Consorcio de Guadalajara y nos distribuimos los edificios públicos y zonas esenciales, que tenían que estar en condiciones sí o sí. El hospital se limpiaba además de por parte de CLM por nuestro servicio semanalmente, las ambulancias necesitaban que estuviésemos ahí, los cuarteles de la Guardia Civil de toda la provincia también se han limpiado y el de la capital. El trabajo en nuestros propios medios ha sido muy importante, porque si los bomberos dejaban de prestar su labor habría sido un gran problema para la ciudadanía.

Compartir en Redes sociales