• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

La Federación de Asociaciones del Alto Tajo ha lanzado una encuesta que refleja la preocupación ante la falta de servicios

Los representantes de la Mancomunidad del Alto Tajo, tras la reunión.

Marta Perruca

Los pueblos de la Mancomunidad del Alto Tajo, formada por Arbeteta, Armallones, El Recuenco, Peñalén, Peralveche, Poveda de la Sierra, Villanueva de Alcorón y Zaorejas, junto con las pedanías Huertapelayo, Villar de Cobeta y Villaescusa de Palositos, han encontrado un punto de unión y colaboración en la Federación de Asociaciones del Alto Tajo, surgida en 2018 precisamente para coordinar esfuerzos e iniciativas de todas las asociaciones con implantación en una de las zonas con menor densidad de población de la provincia y con localidades muy dispersas.

Una de sus primeras iniciativas, tal y como explica su presidente, José Antonio Herranz Costero, fue la creación de la revista “Abarca”, que se edita de manera anual con colaboraciones de cada uno de los pueblos sobre sus intereses e iniciativas.

Cuando los comicios municipales de 2019 renovaron los ayuntamientos de la zona, comenta Herranz Costero, la Federación encontró el caldo de cultivo idóneo para estrechar lazos de colaboración con la Mancomunidad del Alto Tajo, que hasta ese momento se había limitado a gestionar servicios mancomunados, como la gestión de las basuras y residuos, pero que a partir de ese momento parecía tener cierto interés en emprender proyectos conjuntos para luchar contra la despoblación y ganar visibilidad, conscientes de que sus municipios, por sí solos, gozaban de poca entidad a la hora de optar a las distintas convocatorias de ayudas: “La Federación contribuye con la Mancomunidad en el sentido de ser otro catalizador de la información, al margen de cuestiones de signo político”, aclara.

Con este telón de fondo, la Federación ha lanzado un formulario “on line” para recoger propuestas de la ciudadanía sobre “cuáles son las necesidades que los vecinos perciben en sus municipios” de cara a diseñar una estrategia conjunta en el marco de la “Agenda Rural” que supone un cambio de paradigma con respecto a los programas “Leader” gestionados en estos momentos las Asociaciones de Desarrollo Rural: “La Mancomunidad está pensando en qué necesidades hay en la zona, porque es un proyecto a siete años, por lo que esta iniciativa nacía con la mirada puesta en qué se necesita y qué es lo que demanda la zona, con la pretensión de hacer un estudio que sirva para diseñar un proyecto a nivel comarcal”.

Las conclusiones se presentaban en la reunión de la Mancomunidad que se celebraba el fin de semana pasado y en este sentido, señala el presidente de la Federación, los vecinos han manifestado sobre todo su inquietud por la falta de servicios básicos, así como la rehabilitación de la carretera CM-2015 que une Zaorejas con Corduente o en el caso del “El Recuenco”, un espacio de reunión para jóvenes y mayores, entre otros.

“La unión hace la fuerza y la participación nos pone a remar en alguna dirección que pueda absorber a la mayoría de la gente. Con esta iniciativa hemos pretendido aportar nuestro granito de arena”, apunta el presidente de la Federación.

Gestión conjunta del monte comunal

Fruto de este nuevo espíritu de colaboración, la  Mancomunidad ha llegado a un acuerdo para que la gestión forestal del monte comunal se aborde de manera conjunta y sostenible, lo que permitirá una mayor rentabilidad de los productos forestales obtenidos, a la vez que puede generar puestos de trabajo estables en la zona, para lo que se están diseñando interesantes iniciativas en colaboración con la Dirección General Medio Natural y Biodiversidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, de cara a abordar un Proyecto de Gestión Integral del Territorio y conseguir la Certificación Forestal para dar un valor añadido a los productos forestales.

La Federación tiene el espíritu de favorecer y potenciar las iniciativas de sus municipios y encontrar sinergias con proyectos que se desarrollen en la zona “por ejemplo, Trillo ha anunciado que va a abrir en mayo el primer Centro MTB de Castilla-La Mancha y nuestro interés es acercarnos a la localidad para ver cómo podemos colaborar y ver cómo esto puede ser beneficioso para el resto de municipios”.

«Salvemos la iglesia de Villaescusa de Palositos»

En esta línea, se ha erigido como altavoz de la reivindicación de la Asociación de Amigos de Villaescusa de Palositos y del Ayuntamiento de Peralveche para impulsar la conservación de la iglesia románica de la Asunción (S-XII) apoyando la iniciativa en “Change.org” de la organización RePueblo. Esta iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 2012, pero sus accesos permanecen cerrados al público, porque víctima de la despoblación, el antiguo municipio es hoy una finca privada y su dueño se niega a respetar la titularidad pública del camino que le da acceso que forma parte, además, de la “Ruta de la lana” del camino de Santiago.

En otro orden de cosas, la Federación ha organizado también el I Encuentro de Historiadores del Alto Tajo que se celebrará el 22 y el 23 de mayo en Peralveche, con trabajos de investigación relacionados con las poblaciones de esta área geográfica en cualquiera de las áreas fundamentales de Historia (Edades Antigua, Media, Moderna y Contemporánea), Literatura, Arte, Cultura Popular (Etnología y Antropología), así como sus Ciencias Auxiliares, Microambientales y Biodiversidad.

Compartir en Redes sociales