• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

El presupuesto asciende a 706.297 euros, con cargo al 1,5% Cultural para intervenir sobre las murallas, las capillas y el lienzo sur del albacar

El Decano

El Ayuntamiento de Brihuega ha sacado a licitación de las obras de restauración de su emblemático Castillo de la Peña Bermeja con un presupuesto de licitación 706.297,06 euros y un plazo de ejecución de 12 meses.

Los trabajos afectarán a la muralla, al solado y las capillas del alcázar y al lienzo sur del albacar y cuentan con financiación del  Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, a través del 1,5% Cultural, que aportará el 66 por ciento del presupuesto total de la actuación

El plazo para presentar las ofertas concluye el 30 de enero .

Cabe recordar que la fortaleza ya fue objeto de otra intervención en el año 2017 también con cargo al 1,5% Cultural, en este caso para abordar la restauración del salón noble y la capilla.

El presupuesto total de la actuación ascendió a 870.855,98 euros, de los que el Ministerio de Fomento aportó el 68,90%, un total de 600.019,77 euros.

Los trabajos desarrollados se basaron en investigaciones arqueológicas y estudios previos con el objeto de intervenir en varios elementos: en la estructura, reforzando la crujía norte para asegurar su estabilidad; en las cubiertas, para asegurar las condiciones de estanqueidad frente a la lluvia; en los elementos de madera, forja o cantería, llevándose a cabo una labor de reparación en las estructuras susceptibles de conservación; y en los paramentos de ladrillo y piedra, limpiando, reparando y rejuntando las fábricas, y solucionando el acceso al nivel del primer piso.

Las actuaciones se desarrollaron con el propósito de permitir el acceso a la sala noble a través del patio mediante un recorrido que no afectase a las sepulturas existentes en el mismo. Además, se resolvieron los problemas de humedad existentes en la capilla para evitar la continua degradación y la del conjunto de pinturas mudéjares que alberga y que ya habían sido restauradas.

El Castillo asienta sobre una eminencia rocosa, en el extremo sur de la población. Sobre el primitivo fortín de los árabes, se añadieron estancias en el siglo XII, de estilo románico, y posteriormente en el XIII se levantó la capilla de tono gótico de transición.

El primer poseedor del castillo fue el rey Alfonso VI, como regalo del rey de Toledo Almamún. El monarca cristiano lo cedió a los arzobispos de Toledo, que lo usaron hasta el siglo XVI, pasando después a ser prisión. Durante la Guerra de Secesión protagonizó la toma de Brihuega por las tropas de Felipe V, fue fortaleza para los destacamentos franceses que procuraban sostener las incursiones de Juan Martín el Empecinado, y fortín en las guerras carlistas.

Dentro del patio de armas se puede contemplar la iglesia de Santa María de la Peña, soberbia obra gótica de transición, edificada en el siglo XIII y con posterioridad mejorada, así como las ruinas del que fuera Convento franciscano de la reforma alcantarina.

Compartir en Redes sociales