José María Bris Gallego

El Covid-19, el coronavirus, el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG), nació en la ciudad china de Wuhan (11.500.000 habitantes) en el otoño del año 2019, no se sabe si de forma natural, señalan a los murciélagos como origen del mismo en los mercados, con la intermediación de otro animal, el pangolín, mamífero de unos 40 cms. de longitud con el cuerpo cubierto de escamas, o de forma artificial en algún laboratorio de donde sin saber como se escapó, sin entrar a concretar cuál sería el origen de la pandemia, sí se puede afirmar que es la más grave que se recuerda en la historia de la humanidad, ya que ha paralizado a todo el universo, no solo en la economía, sino también en los hábitos de vida, en las relaciones sociales, e incluso en algo tan nuestro como son el encuentro con nuestras familias.

En España, se dijo que no nos asustásemos ya que se trataba de un simple catarro, comenzando el 31 de enero de 2020, cuando se detectó en un hospital de La Gomera en un turista alemán, que había llegado allí de vacaciones y el primer fallecimiento en un vecino del municipio de L`Eliana, un varón de 69 años de edad que había estado en Nepal y moría el 13 de febrero en el Hospital Arnau de Valencia.

Ante los contagios que se iban produciendo y las muertes consecuencia de los mismos en países tan cercanos como Italia, el gobierno decretó el 15 de marzo de 2020 el estado de alarma, comenzando la desescalada el 4 de mayo, para entonces en el mundo se habían producido 4,3 millones de contagios, habían fallecido 295.000 personas, en Europa el número de contagios era de 1,6 millones y 150.000 muertos, en España 229.500 contagiados y 27.321 fallecidos, en Castilla la Mancha 16.500 contagios y 2.825 muertes y en Guadalajara 2.214 contagiados y 249 muertos.

Vino el verano y el buen tiempo, parecía que el virus había sido vencido, pero no fue así, en septiembre apareció la segunda ola y ese “bichito” solamente visible a través del microscopio que nos lo presenta como una pelota redonda con un especie de clavos verticales en toda su superficie, comenzó a rodar por todo el universo en lo que se denominó segunda ola y más tarde una tercera ola, y hay quien ya anuncia una cuarta,….. en estos momentos, ese virus que se asemeja a un terrorista invisible que en la calle va pegando cuchilladas indiscriminadamente causando numerosas muertes, nos da unas cifras espeluznantes el número de contagiados en el mundo ha crecido hasta 131 millones, las muertes ascienden a 2.850.000; en Europa ya son 46 millones los ciudadanos contagiados y 959.000 los fallecidos; en España hay 3,4 millones de infectados, con una cifra oficial de 75.698 personas muertas; en nuestra Comunidad de Castilla la Mancha se han detectado desde el origen de la pandemia 176.155 contagios y 5.819 muertes y en Guadalajara, una de las provincias con mayor incidencia teniendo en cuenta el número de habitantes que tiene (87.484), han estado contagiadas 22.501 personas y han fallecido 596.

El 29 de diciembre se comenzó a vacunar, precisamente en la Residencia de Los Olmos de nuestra ciudad, las primeras personas vacunadas en España fueron Araceli Rosario Hidalgo de 96 años y la empleada de la residencia Mónica Tapias, se hablaba de que se vacunaría con rapidez y que la Unión Europea tenía comprometidas las vacunas para que llegado el mes de junio el 70% de la población estuviera ya vacunada y con esos porcentajes, sería muy difícil la propagación del virus y se propiciaría el inicio de la normalidad, fracaso europeo, las vacunas se fabrican la mayoría de ellas en nuestro continente (Pfizer , Moderna y Astrozeneca), pero no llegan. El Reino Unido, precisamente el que abandonó la Unión Europea el 31 de diciembre, es el que más provisiones tuvo de vacunas y el que más población ha vacunado el 53%, en la Unión Europea la media de vacunados con la primera dosis es del 15,4%, En España del 16%, la Comunidad Autónoma que más personas ha vacunado es Castilla y León con el 22,24 %, Castilla La Mancha ocupa el noveno lugar con el 17,41 %, parece ser que en este mes de abril se van a acelerar las vacunaciones, de todas formas parece difícil que antes del verano se pueda llegar a ese 70% de la población, no obstante esa es la esperanza que todos tenemos.

Compartir en Redes sociales