El Dínamo Guadalajara sumó tres puntos de oro tras imponerse 4-2 al Torrelodones en un partido loco.

Importante victoria de las verdinegras. Foto: Dínamo.

El Decano

El Dínamo Guadalajara tenía que ganar y ganó, aunque le costó un mundo. Las alcarreñas se impusieron 4-2 al Torrelodones en un partido pleno de goles, polémicas, alternativas y ocasiones.

Algún que otro aficionado aún no había ocupado su asiento en las gradas del Jerónimo de la Morena cuando Berta encontró con un pase en profundidad a Bea Torija. La delantera no se lo pensó y le pegó con todo poniéndola en la escuadra.

Era el comienzo soñado, pero el Torrelodones no se iba a rendir y mediado el primer acto firmó el empate. Maka se la llevó con potencia por derecha, asistió atrás y Cristina restableció la igualada nada más superarse la media hora.

Tocaba volver a remar y el Dínamo se aferró a una tabla casi sobre la bocina del primer acto. Tras un córner, el balón acabó impactando en el brazo de una defensora visitante. El árbitro decretó el penalti y Blanca no falló desde los 11 metros.

El árbitro siguió con protagonismo con hasta dos goles anulados al cuadro visitante en la segunda mitad. Y no solo hubo polémica sino ocasiones para uno y otro conjunto. De nuevo el Torrelodones empató en el minuto 64, pero el Dínamo reaccionó de la mejor forma posible, con el 3-2, obra de Alicia con un remate lejano que sorprendió a la cancerbera madrileña.

La intensidad no recayó, pero a cuatro minutos del final, la afición alcarreña respiró con el definitivo 4-2 de Thalía, tres puntos que acercan un poco más el sueño de la permanencia.

Compartir en Redes sociales