Este año la formación se ha adaptado a las medidas sanitarias derivadas de la pandemia

El Decano

El Gobierno regional colabora un año más con la Asociación Críticos y Emergencias en la puesta en marcha de un programa formativo que se oferta a los institutos para su alumnado de primero y segundo de la ESO con la intención de que aprendan las nociones necesarias para poner en práctica técnicas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) en caso de encontrarse frente a una emergencia de este tipo.

Se trata del segundo año consecutivo que se pone en marcha esta iniciativa, que se oferta a los institutos de Guadalajara y que ha comenzado esta semana en el IES Brianda de Mendoza. La delegada de Sanidad, Margarita Gascueña, y el delegado de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Fernández Montes, han asistido a una de las sesiones formativas y han recordado al alumnado participante la importancia de dar una respuesta rápida y certera en caso de encontrarse ante una persona con parada cardiorespiratoria.

En este sentido, la delegada de Sanidad ha recordado que “es absolutamente fundamental el primer interviniente en una situación de este tipo para el éxito de esta reanimación y para evitar las secuelas que puedan causar este proceso en las personas que lo padecen”.

Asimismo, Gascueña ha felicitado y agradecido a la Asociación Críticos y Emergencias por su esfuerzo y trabajo, desarrollado de forma voluntaria por profesionales de la medicina, enfermería, policía, bomberos y personal técnico de emergencias.

Igualmente, el delegado de Educación, Cultura y Deportes ha agradecido el trabajo altruista de esta Asociación y el de los docentes de los centros, que apuestan por esta formación conscientes de lo importante que resulta contar con jóvenes que sepan actuar ante casos de este tipo. De hecho, el Consejo Europeo de Resucitación, recomienda que los niños a partir de 12 años reciban esta formación como medida imprescindible para aumentar la supervivencia ante paradas cardiorrespiratorias.

El pasado año la formación se impartió a alumnado de primer curso de la ESO y este año se ha ampliado también a segundo. En esta ocasión, las sesiones formativas han adaptado su formato a las medidas de seguridad que impone la pandemia. Por ello únicamente se utiliza un maniquí para que el profesional sanitario actúe sobre él detallando los movimientos necesarios para la rehabilitación y se añade una explicación en un vídeo con recomendaciones concretas sobre el momento de actuación. La formación se da en todos los casos en espacios amplios, como gimnasios y polideportivos.

La pandemia también ha modificado el modo de actuar ante situaciones de PCP y en este sentido se les aconseja a los jóvenes que en caso de encontrarse ante una posible parada, para comprobar si la persona afectada respira observen el movimiento de su pecho, eviten la ventilación boca a boca y se centren en la realización de compresiones torácicas de forma continuada, siempre con la mascarilla puesta.

En este sentido, desde la Asociación Críticos y Emergencias han mostrado su preocupación ante el hecho de que debido a la pandemia y ante el temor a un posible contagio, se ha incrementado el número de paradas cardiorespitarorias que no han sido no atendidas en un primer momento y por ello desde esta Asociación inciden en que se pueden hacer maniobras seguras para reanimar a la persona afectada sin exponernos a un contagio por COVID.

Compartir en Redes sociales