• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Guadalajara

Los alumnos han elaborado ladrillos con cajas de zapatos que han decorado con carteles y frases contundentes, en el marco de la campaña que impulsa la Consejería de Educación con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Marta Perruca

“Deberías ser más femenina; Ese trabajo es de hombres; Las chicas de Rosa, Calladita eres más bonita; La que no enseña no vende; Se lo buscó por andar vestida así”.

“No seas nena; Que pague él, que al fin y al cabo es el hombre; Los chicos no lloran; Los chicos deben ser fuertes; Los chicos de azul; No seas marica; No tienen miedo; Eso es de chicas; Corres como una niña; El pelo largo es de mujeres”.

Una de las piedras del muro recoge un cartel con un rostro dividido en dos mitades: una femenina y otra masculina coloreadas en rosa y azul, con sendos bocadillos en los que se pueden leer una serie de estereotipos asociados a ambos géneros. Son frases que de tanto escucharlas ya suenan desgastadas y manidas y que, desgraciadamente, a veces todavía tenemos que pararnos para ser conscientes de la carga de violencia que trasmiten.

“Quizá ellos no lo vean como un problema cercano, pero estoy segura de que muchas niñas y mujeres que vienen a los institutos, aunque no lo relacionen, porque lo reconozcan como algo normal, han vivido algún episodio de violencia. Es importante abrirles los ojos con este tipo de iniciativas”, afirma Elena Cañeque, delegada provincial de Igualdad del Gobierno de Castilla-La Mancha.

La delegada provincial ha visitado esta mañana el IES Luis de Lucena para conocer de primera manos las iniciativas que se están llevando a cabo con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Es el segundo año que este centro participa en la campaña “Construyendo muros contra la violencia de Género” de la Consejería Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha. El año pasado construyeron un mural simple sobre una pared y esta vez han apilado decenas de cajas de zapatos para dar forma a un grueso muro que se puede apreciar por sus cuatro costados, repleto de mensajes enfocados a la eliminación de la violencia machista: “Estos mensajes están cargados de valores como la tolerancia y el respeto para concienciar a los alumnos en lo que significa este Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, afirma Mamen Centenera, coordinadora del Plan de Violencia y Convivencia del centro.

El director del instituto, Juan Carlos Navarro, se dirige a los alumnos para recordarles que esta iniciativa tiene nombre de mujer, pero está especialmente dirigida a los alumnos del centro, “porque en los últimos años estamos detectando un negacionismo de la violencia machista y pensamos que tenemos que trabajar con los chicos para que no ocurran todos los hechos que habéis visto en todo este tiempo que habéis estado trabajando”.

Cañeque valora el papel de la Educación en la senda por alcanzar la igualdad, con iniciativas como estas: “Cuando hablamos de violencia de género no sólo es el maltrato de tu pareja o tu expareja; también son esas fotos que recibís por Instagram, o la pornografía, que normalizan una violencia en las relaciones que no debería ser así”.

Los alumnos de Secundaria y de los módulos de Formación Profesional llevan trabajando en este mural artístico desde el mes de octubre: “Les pedimos cajas de zapatos para forrarlas y que parecieran ladrillos y en las clases de plástica han ido elaborando dibujos, mientras en las demás clases, en las tutorías hemos ido ideando mensajes para respaldar la eliminación de la violencia de género”, señala Mamen Centenera, coordinadora del Plan de Violencia y Convivencia.

“En función de lo que habíamos hecho el año pasado quisimos hacer el proyecto más grande. Han participado de la asignatura de 1º de la ESO de Proyectos; los de 2º, de Taller, también los de 4º de la ESO… Con frases concretas e imágenes potentes hemos hecho este trabajo con ladrillos, intercalando imágenes y frases. Por la parte de atrás, hemos hecho carteles con témperas basadas en alguna canción o con una imagen. Se trata de trabajos grupales, en algunos casos, y en otros, individuales. Y luego, también hemos estado recortando lazos”, relata Begoña, profesora de Plástica.

Los alumnos, afirman las profesoras, suelen volcarse bastante en este tipo de iniciativas porque “es algo que llevamos trabajando varios años”. Además, “el hecho de ver reflejado su trabajo y que se exponga, les encanta”, valora Begoña.

La profesora de Plástica subraya la importancia de las disciplinas artísticas a la hora de conseguir que el mensaje cale: “Tanto por escrito, como dibujando, todo lo visual se queda mejor, pero además, en clase hemos puesto vídeos y hemos explicado los valores de este proyecto”, indica.

Además, han tenido la oportunidad de dar rienda suelta a su creatividad “utilizando técnicas húmedas, combinando húmedas con collage, con rotulador. Les gusta mucho experimentar. Previamente han hecho un boceto con canciones que escuchan y cosas que hemos proyectado y han podido ver”.

Además de este gran muro han organizado otro tipo de iniciativas en el marco de esta efeméride. De esta manera, la biblioteca del centro ha preparado un expositor con libros y material audiovisual relacionado con esta temática y el Departamento de Imagen Personal, de los módulos de estética, ha querido dar protagonismo al color morado en sus clases de hoy y mañana.

“Van a hacer lazos con cabello y cositas con uñas en morado, color distintivo del Día para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, comenta Rocío, profesora de Imagen Personal. De esta manera, continúa la profesora, los alumnos y alumnas de Peluquería y Estética de grado medio y de grado superior, “como tienen conocimientos de maquillaje y trabajamos con el cabello, vamos a hacer una actividad entre hoy, pero sobre todo, mañana, para dar visibilidad a esta jornada”.

Todos los alumnos han bajado al hall y curiosean los distintos dibujos y mensajes del mural: “Si es amor no duele”, “el mundo sin violencia es amor”, “me podrás romper un brazo, pero nunca la voz”, “que nadie calle”. Para poner el broche de oro al acto de presentación de este muro, Ángela Castilla, una alumna del centro, ha cantado la canción “Puerta violeta” de Rozalén, con el profesor Juan Claudio Abánades a la guitarra: “Así que dibujé una puerta violeta en la pared y al entrar me liberé, como se despliega la vela de un barco. Aparecí en un prado verde muy lejos de aquí. Corrí, grité, reí. Sé lo que no quiero. Ahora estoy a salvo”.

Compartir en Redes sociales