Pablo Bellido, junto con Magdalena Valerio y Rafael Esteban, ha desgranado la nueva legislación consensuada con agentes sociales

El Decano

Los parlamentarios nacionales socialistas por Guadalajara Magdalena Valerio y Rafael Esteban, junto con el secretario provincial del PSOE, Pablo Bellido, han comparecido para trasladar a la opinión pública los principales cambios que supondrá la nueva Reforma Laboral acordada por el Gobierno de España con los agentes sociales, los dos principales sindicatos de clase y la patronal, representada por las organizaciones empresariales CEOE-Cepyme.

Bellido introdujo la comparecencia recordando el aniversario de los dos años de gestión del actual Gobierno de Pedro Sánchez, de la que aseguró sentirse “muy orgulloso”, dados los resultados que se están obteniendo a pesar de la terrible adversidad que ha supuesto la irrupción de la pandemia de Covid-19 tan solo dos meses después de su toma de posesión. “Hoy, además de magníficos datos de reducción de desempleo, de aumento de la contratación y de crecimiento económico, podemos presumir de magníficas noticias como es el acuerdo entre la patronal y la representación sindical, con el aval del Gobierno, para modificar nuestra legislación laboral en beneficio de los trabajadores, pero también de los empresarios, porque por eso la apoyan”, ha señalado Bellido, que subraya que las “recetas” aplicadas por los socialistas ante esta crisis “son exactamente las contrarias a las del PP. Mientras nosotros tejemos acuerdos, el PP imponía su norma ideológica. Ellos olvidaron a los empresarios, y nosotros hemos movilizado todo tipo de ayudas para atender a quien más lo necesitaba. Ellos fabricaron paro, y nosotros hemos conseguido detenerlo con medidas como los ERTEs y de estímulo a la economía”.

“Frente a lo que diga el PP, es una evidencia que hoy, si uno está desempleado, está cobrando una pensión, si es trabajador o trabajadora por cuenta propia o ajena, y también si es empresario, prefiere un gobierno socialista a un gobierno de la derecha, prefiere que el gobierno que toma las decisiones sea sensible y solidario como este”, ha enfatizado Bellido, quien apunta a que “los datos avalan una política que es diametralmente opuesta a la que siguió el PP en la anterior crisis, agravándola, y a la que seguirían si llegan al poder Pablo Casado con su socio Abascal”.

Profundas diferencias

En esta idea ha insistido también el senador socialista Rafael Esteban, quien ha dicho que “no es lo mismo afrontar la crisis como lo hizo el PP, que nos llevó a perder medio millón de empleos, a como lo ha hecho ahora el PSOE, con una evolución de nuestra legislación laboral para que se gane en derechos, en especial para aquellos que han sido maltratados por la anterior legislación laboral”, una realidad que ha puesto sobre la mesa recordando que los gobiernos socialistas “hemos sido capaces de proteger durante estos dos años de pandemia a aquellos trabajadores que han sufrido las consecuencias de esta pandemia. Han sido más de 4’5 millones a los que se ha protegido con los ERTE, que hubieran quedado a la intemperie con la anterior legislación laboral”, por eso enfatiza que “lo que queremos los socialistas es diálogo, consenso con las empresas y con los representantes de los trabajadores, haciendo las reformas con aquellos que participan en ese futuro que buscamos para este país”.

Contra la temporalidad y los despidos colectivos

Por último, la diputada socialista Magdalena Valerio explicó los pormenores de esta nueva Reforma Laboral, que llega con el aval de sindicatos y empresarios. Como aspectos principales de la misma, cabe destacar que se recupera la prevalencia de la negociación colectiva, se simplifican y limitan los contratos temporales fomentando los indefinidos, y se establece el sistema de ERTE como herramienta para evitar los despidos colectivos en situaciones de crisis.

Así pues, se recupera el equilibrio de la negociación colectiva con tres hitos fundamentales: la recuperación de la ultractividad pleno, prorrogándose los convenios colectivos hasta que sean sustituidos por otros nuevos; la prevalencia del convenio del sector sobre el convenio de empresa; y la aplicación del convenio del sector de la actividad realizada en contratas y subcontratas. Respecto a la simplificación de la modalidad de contrato, se generaliza el contrato indefinido, reduciéndose la posibilidad de los contratos temporales, los cuales se reducen a dos: estructural o formativo. El estructural solo podrá ser por dos causas, de la producción o de sustitución de otra persona trabajador, con limitación de seis meses, ampliables a 12 si el convenio sectorial lo permite. Podrá usarse también en campañas previsibles limitado a 90 días y de forma no consecutiva. Además se reduce el tiempo de encadenamiento de contratos para considerar fija a una persona a 18 meses de 24 (antes será de 24 en un periodo de 30), y se refuerza la inspección de trabajo y las sanciones.

Para Valerio la posición manifestada por el PP, anunciando su voto en contra antes incluso de leer el decreto de la reforma, es inadmisible. “Esta reforma laboral viene avalada por el acuerdo en la mesa de diálogo social suscrito no solo por el Gobierno, sino también por los representantes de los trabajadores y de la patronal, pero a pesar de eso ya hemos visto como la derecha ya votó en contra de la reforma del sistema de pensiones que consiguió también este mismo acuerdo”, una situación que desde el PSOE tratan de evitar llamando una vez más al PP al consenso, “les pedimos que no hagan lo mismo cuando haya que votar esta reforma laboral, porque es un acuerdo bueno para los trabajadores, y también para los empresarios de este país. Ellos representan a millones de ellos y les pedimos responsabilidad para que este acuerdo tenga continuidad, llamándoles al patriotismo después de estos duros años de adversidad, porque la reforma es buena para la sociedad en su conjunto”.

Compartir en Redes sociales