El Decreto 85/2018 por el que se regula la inclusión educativa en CLM cobra vida en nuestras aulas, en el “corazón” de Guadalajara.

Colegio Rufino Blanco de Guadalajara.

Artículo firmado por los alumnos y alumnas de 6ºA del CEIP Rufino BlancoUn nuevo artículo de la sección ‘El periódico en la escuela’

El Rufino Blanco es un colegio intercultural, porque solo en mi clase hay 13 nacionalidades diferentes. Procedemos de los siguientes países; Marruecos, Argelia, Rumania, Bulgaria, Perú, República Dominicana, Argentina, Brasil, Moldavia, Honduras, El Salvador, Chile y Venezuela, Suiza ¡Ah! y España, todo esto en mi clase. Gracias a esa multiculturalidad todos aprendemos las culturas de los otros y nos enriquecemos mutuamente. ¿Será esto lo que le hace tan especial?

El colegio Rufino Blanco se sitúa en el Paseo Dr. Fernández Iparraguirre, en pleno centro de la ciudad de Guadalajara.

Este colegio tiene más de 100 años (nació a principios del siglo XX), de hecho, es el colegio público más antiguo de Guadalajara, y el más bonito que he visto ¡imaginaos la cantidad de alumnado y maestros y maestras que han pasado por sus aulas. Todavía llevan su olor y los recordamos cada vez que repasamos algunos materiales que se conservan aquí! Lleva este nombre gracias al pedagogo y filólogo de Mantiel, Rufino Blanco Sánchez, un guadalajareño muy conocido y empeñado en alfabetizar España y propiciar la educación femenina. También es posible reflexionar sobre educación a través de sus muchas obras donde ya indicaba que jugando evolucionamos.

Se dice que se puede aprender en espacios donde la diversidad de culturas se normaliza, que nuestro colegio es referente de solidaridad, tolerancia y respeto por los muchos compañeros y compañeras que vienen de otros países, no olvidemos también que se llena de urnas en las elecciones democráticas españolas. La pregunta obligada cuando recibimos es, ¿de qué país vienes? solamente para sentirnos un poco más cerca y comunicarnos mejor ya que podemos hablar en ruso, árabe o inglés con bastante normalidad, lo nuestro son los idiomas ya que el francés tampoco nos es extraño y además ni un solo año dejamos de recordar el día de la paz. No obstante yo os voy a contar lo que el colegio Rufino Blanco significa para mí, en especial porque llevo toda mi vida allí, conozco bien las clases y los espacios, algunos son grandes y otros pequeños pero es bueno tener variedad de formas, es verdad que su patio no es tan grande (por cierto que el director nos pidió porterías para que no estuviéramos tristes y claramente es verdad pero de qué sirve si con la COVID-19 no podemos usar los balones, esto tendremos que debatirlo) pero eso no importa tanto porque el interior del colegio si lo es o por lo menos a mí me lo parece. Además la luz que entra por sus grandes ventanas lo hace mucho más grande y empapan sus paredes de colores llenos de nuestros trabajos de igualdad y de hogar (así queremos que se sientan los compañeros y compañeras que llegan al “Rufino”).

Puedo decir que en el colegio he llorado, he reído, me he caído y me he levantado, me ha permitido dar lo mejor de mí. Conservo a mis amigos y amigas (menos han sido los enemigos) de la infancia allí, les agradezco mucho todo lo que he pasado con ellos, realmente los quiero mucho y he mantenido durante más tiempo la sonrisa que el enfado. Las maestras y los pocos maestros son muy buenos, de hecho, no sé cómo logran tener tanta paciencia con nosotros y nosotras, ya que muchas veces armamos mucho ruido, es verdad que en este colegio mandan mucha tarea pero no por mala gente sino para que aprendamos mucho más, hasta se habla de la tecnología y tenemos que mandar los trabajos por classroom, bueno que es el mejor para aprender. Este colegio ha sido una buena experiencia (momentos que prefería olvidar y otros que siempre recordaré) aunque sé que algún día tendré que irme y no podré volver, ya estoy en sexto curso, estoy segura que continuará siendo genial para las generaciones futuras que tendréis que seguir cuidando para que aquel primer director se sintiera muy contento.

Es uno de los mejores colegios que he visto en mi vida y he podido conocer y esto nunca cambiará.

Compartir en Redes sociales