El Consejo de Gobierno ha aprobada medidas más restrictivas, que entrarán en vigor desde las 00:00 horas de este martes

El jefe del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, presidió un Consejo de Gobierno extraordinario para endurecer medidas contra el Covid. (Fotos: D. Esteban González // JCCM)

El Decano

El Gobierno de Castilla-La Mancha, tras una reunión de su Consejo, ha decretado medidas especiales nivel 3 reforzadas en todo el territorio de la Región, ante el avance de la incidencia de la epidemia por coronavirus.

El presidente, Emiliano García-Page y el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, han explicado que “nos esperan semanas duras”.

Así, Fernández Sanz ha explicado que entre las medidas más destacadas está que se adelanta el toque de queda a las 22:00 horas, hasta las 7:00 del día siguiente. Asimismo, se decreta el cierre perimetral de todos y cada uno de los municipios de Castilla-La Mancha.

El decreto entrará en vigor a partir de las 00:00 horas de este martes.

El decreto incluye que se procederá al cierre de bares, restaurantes, cafeterías, pub y otros establecimientos similares.

Quedan exceptuados de esta medida aquellos locales y establecimientos que en virtud de sus especiales características presten un servicio que se pueda considerar esencial o no sustituible, como los servicios de hostelería de hospitales y clínicas, para uso de usuarios y profesionales, servicios de hostelería y restauración de establecimientos hoteleros, para uso exclusivo de los clientes alojados en los mismos, servicios de hostelería y restauración situados en empresas y lugares de trabajo, para uso exclusivo a empleados y servicio de comedor escolar en guarderías y colegios de Educación Primaria.

En los antedichos supuestos, queda suspendido el servicio en barra y su aforo máximo se establecerá en un tercio del fijado habitualmente, manteniendo en todo momento el resto de medidas establecidas en la normativa en cuanto a distancias de seguridad y agrupación.

Se permitirá el servicio de reparto a domicilio dentro del margen horario permitido de movilidad.

Además, se procederá al cierre de locales de juego y apuestas, bingos y establecimientos similares.

Asimismo, se procede a la suspensión de todo tipo de actividades culturales y de ocio tales como cines, teatros, conferencias y otros que supongan la participación o presencia de más de seis personas.

Se procederá al cierre de gimnasios, saunas y otros recintos de práctica del deporte y la educación física.

Asimismo, al cierre cautelar de parques, jardines y espacios públicos de características similares durante el horario comprendido entre las 22:00 y las 8:00 horas. Durante su apertura, se supervisará el mantenimiento de las medidas de prevención y protección individual adecuadas.

Cierre de centros comerciales, superficies y establecimientos comerciales que presenten una superficie útil de exposición y venta igual o superior a 300 metros cuadrados. Se exceptúan de esta medida los establecimientos, o áreas situadas en dichos centros, dedicados a la venta de productos de alimentación, higiene y otros productos considerados esenciales, y únicamente para la venta de dichos productos.

En las tiendas y demás establecimientos comerciales que puedan permanecer abiertos, se extremarán las medidas higiénicosanitarias. Se deberá realizar higiene de manos con gel hidroalcohólico en la entrada del establecimiento.

Estos establecimientos limitarán su aforo a un tercio del aforo máximo. Con vistas a facilitar el control de aforo, aquellos establecimientos, que dispongan de plazas propias de aparcamiento, deberán anular el 70% de las mismas.

Mercadillos y mercados al aire libre deberán limitar el número de puestos instalados a 1/3 del previamente establecido. Se deberá asegurar una distancia de seguridad entre puestos de al menos 4 metros.

El consejero de Sanidad ha explicado que todas las medidas reflejadas en este documento se aplicarán durante 10 días pudiendo prorrogarse en función de la evolución epidemiológica de la enfermedad.

Para evitar el colapso sanitario

El presidente García-Page ha pedido un esfuerzo de diez días para “evitar el dolor de meses”.

El presidente ha explicado que la decisión se toma “para evitar el colapso sanitario y la pérdida de control de los casos rastreados”.

De la decisión que ha adoptado esta mañana el Consejo de Gobierno, al amparo del Decreto del Estado de Alarma, se ha dado cuenta, en una reunión posterior, al delegado del Gobierno, Francisco Tierraseca; a la presidenta de la Federación de Municipios y Provincias, FEMP CLM, Tita García Élez; así como a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado representados hoy en la Guardia Civil, Policía Nacional y representantes de las policías locales de la comunidad.

“Hay que tomar decisiones para salvar vidas y defender el marco de convivencia del Estado de derecho” ha dicho el presidente asegurando que, “ni son decisiones fáciles, ni bonitas, son amargas”, argumentando que “no hay más remedio que evitar la movilidad y el contacto” y pidiendo “colaboración de todas las instituciones, tanto públicas como privadas”.

Unidad nacional

En este orden de cosas, Page ha recordado que si no se toman estas medidas ahora, “más tarde se verá afectada la economía”. Ha incidido en que Castilla-La Mancha ha sido una de las comunidades “más permeables” con los toques de queda, y ha reconocido que “son medidas que me gustaría gozaran de un razonable consenso en toda España y tengamos unidad de mensaje para combatir el virus como lo tenemos en los tratamientos y en las vacunas”.

A este respecto, ha avanzado que esa postura de unidad en la adopción de medidas será la que lleve el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, el próximo miércoles, al Consejo Interterritorial de Salud, porque “nos gustaría que hubiera un planteamiento unificado en España, se cambie el Decreto del Estado de Alarma y se aúnen las posturas de todas las comunidades”, ha aclarado García-Page.

Diez días

En diez días el Ejecutivo castellano-manchego volverá a revisar las medidas adoptadas, para cuyo fiel cumplimiento se hará un despliegue de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, con la finalidad de “replegar a la ciudadanía” ha indicado Page, subrayando que dado que este Gobierno “no quiere que se vea afectada la economía” se decide que la movilidad se restrinja a lo indispensable: el trabajo, la educación y los servicios sociales.

Además, ha dicho que es necesario frenar “en seco el desarrollo del virus”, cuyos casos se están viendo incrementados y para ello ha pedido la colaboración de toda la sociedad a la que ha invitado a tener “esperanza” ante el resultado de la vacuna y a ser “muy prudentes” porque al virus “hay que pararlo en tránsito”.

Compartir en Redes sociales