• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión

Resu Lorenzo (*)

Durante esta semana hemos tenido a 40 minutos en coche una ventana al mundo. Sí, estoy hablando de la Feria Internacional de Turismo. Fitur 2022 se ha abierto paso ante la Ómicron, y hemos tenido la ocasión de conocer las propuestas turísticas no sólo de las diferentes Comunidades Autónomas que forman nuestro país, sino también, del resto del mundo.

Fitur es el momento ideal para poner sobre nuestro mapa los que serán nuestros próximos destinos, y es que según vas recorriendo cada uno de los pabellones cada vez te va picando más el gusanillo para coger el coche, el avión o el barco y viajar. Vas conociendo otras costumbres, otras culturas, y descubriendo las tradiciones de los países en tan sólo unos pasos. ¡Qué ganas de viajar! Precisamente, este es el objetivo de estas ferias. Por eso, cuando tenemos la oportunidad de acudir a una feria del sector al que dedicamos el trabajo, debemos de valorar nuestra asistencia, ya que este tipo de eventos suponen un puente directo hacia futuros clientes.

Buena parte de las personas que acuden a las ferias comerciales, lo hacen por un interés y con el deseo de encontrar aquello que están buscando, éstos son eventos llenos de potenciales clientes, y nosotros debemos estar atentos para que no pasen de largo por nuestro stand, debemos captar su atención.
Pero es que, además, estas citas sirven también para aprender. Me lo habréis leído y oído alguna vez, “nunca dejamos de aprender, nunca dejamos de crecer”; y acudir a las ferias comerciales nos pueden ayudar mucho en esta tarea. Ya que conoceremos las propuestas de otras empresas dedicadas al mismo sector que el nuestro; y ya sea como visitante o como expositor obtendremos información que nos será muy útil a la hora de definir y orientar el rumbo del negocio.

¡No debemos tener miedo a conocer lo que realiza la competencia! Pero sí debemos acudir a estos eventos con un objetivo definido, con una estrategia clara y específica sobre cuál va a ser nuestra imagen de empresa, y debemos asistir con la motivación suficiente como para saber que acudir a la feria nos va a llevar al crecimiento del negocio.

Las ferias nos deben servir para mejorar, bajo la filosofía que han seguido por ejemplo los dubaitíes que vinieron a Europa, aprendieron, copiaron, y siempre mejoraron nuestras infraestructuras. ¡Hagamos algo parecido! Aprendamos de los compañeros, y mejoremos lo que hacen para crecer.

Por todo ello, debemos tomar las ferias comerciales como una oportunidad. La próxima vez que te preguntes si el negocio está listo o debo asistir como visitante, responde a esta pregunta ¿qué me puede aportar visitar la próxima feria comercial?

(*) Economista- gestora adtiva. Ceo Parlorenzo

Compartir en Redes sociales