El confinamiento y el cierre perimetral han provocado que la preocupación por la seguridad pase a otros asuntos

El Decano

Mercedes Gómez es desde hace apenas ocho meses la subdelegada del Gobierno en España en la provincia de Guadalajara. Así que solo ha conocido la situación marcada por la pandemia, aunque espera que la vacunación intensiva haga que cuando cumpla un año en el cargo puede vivirse una situación mejor. Reconoce que no la han informado aún de lo que ocurrirá con el toque de queda y el cierre perimetral a partir del 9 de mayo, ni a qué se dedicará en el futuro el edificio de los juzgados de la plaza Beladíez, aunque recuerda que es propiedad del Estado.

Asumió el cargo el pasado mes de septiembre, y desde entonces solo ha habido pandemia ¿Se lo esperaba así?

Prácticamente sí, porque era muy difícil que llegara una vacuna tan rápida como que volviéramos a tener una vida normal en tan poco tiempo. Sabíamos que tendríamos que trabajar en estas circunstancias durante unos meses más, así lo esperaba y así ha sido. Esperemos que a partir de este septiembre la cosa sea un poquito distinta.

De profesión docente ¿Le está tocando hacer mucha pedagogía desde el cargo que ocupa?

Sí. La pedagogía hay que hacerla en todo en la vida, porque es más fácil que te entiendan, y llegar a tener una relación fluida cuando se utilizan algunas técnicas pedagógicas. Hay que saber explicar, porque es difícil de entender muchas cosas, entre ellas la situación que nos está tocando vivir con la pandemia. Lo difícil que se les está poniendo a muchas personas, por lo han vivido en sus carnes o su familia o negocio.

De los antiguos gobernadores civiles a los actuales subdelegados del Gobierno la diferencia es mucha ¿Todavía le piden cosas como si fuese un antiguo gobernador civil?

Yo no tuve la experiencia de gobernador civil, aunque la capacidad que tenían y las competencias eran mucho mayores que las que tenemos los subdelegados. Pero en cuanto a la relación que tenemos con los alcaldes de toda la provincia, es tan fluida como la que podría tener el gobernador civil. En cuanto a la capacidad, por suerte, las competencias están más repartidas, hay otro engranaje del Estado, y ese engranaje permite que no todas las decisiones vayan a caer en la subdelegada del Gobierno. Intentamos encauzar todo lo que nos llega.

Tenemos la suerte de vivir en una provincia tranquila, y queremos que siga así. Por eso muchas de las medidas que se ponen son preventivas, para que no pase lo que no queremos que pase

De todos los asuntos que sí son competencia, quizás el más visible sea el de seguridad, la coordinación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ¿Le están pidiendo que aumente la seguridad? ¿Hay mucha demanda?

Hay una parte que tiene que ver con el momento actual que estamos viviendo. Tanto la Comunidad Autónoma, a través de la Delegación de Sanidad, estamos dando cobertura al control de las medidas que van poniendo y que van cambiando con frecuencia. En ese sentido sí, estamos dando mucha cobertura.

En cuanto al resto de medidas de seguridad, por suerte vivimos en una provincia bastante tranquila. Aun así, se está dando cobertura con los medios que tienen Guardia Civil y Policía Nacional, que no son pocos pero tampoco muchos, y se están intentado cubrir todas las necesidades. Pero insisto en que tenemos la suerte de vivir en una provincia tranquila, y queremos que siga así. Por eso muchas de las medidas que se ponen son preventivas, para que no pase lo que no queremos que pase.

Poco antes de que llegara usted, cuando no había pandemia y la seguridad no era la misma, sí que había muchas peticiones de más puestos de la Guardia Civil, de más casas cuartel… ¿Esto se lo siguen demandando?

No tanto. Ahora mismo la situación no es tan acuciante, porque la movilidad está reducida, los miedos están en otro punto. Aún así, hay una necesidad de que la zona rural, que es muy extensa, esté bien atendida, y yo creo que está bien atendida.

Hay una oferta de empleo público que se va materializando, y que es larga el proceso en el tiempo, y por tanto se materializará más adelante. Pero sí, tanto con los medios que tenemos como los que se están implantando, tipo cámaras de seguridad, se está dando cobertura a la zona rural, que es la más difícil de atender. No hay una gran demanda porque no hay esa inseguridad.

¿Esa menor inseguridad es por el cierre perimetral y los toques de queda?

En parte tiene que ver con esto, porque al no haber movilidad es más difícil. La Guardia Civil, en concreto, está poniendo el foco en el cierre perimetral, que es ahora mismo con lo que hay que cumplir.

La cercanía con Madrid, con sus ventajas e inconvenientes ¿Nos complica la vida a nivel de seguridad?

Sí, nos complica la vida. Tiene ventajas e inconvenientes. La gente que vivimos en Guadalajara, y en el Corredor del Henares, tiene una relación con Madrid diaria por muchos motivos: estudiantes, laborales… Hay una relación muy fluida.

Nos complica la vida porque estamos muy cerca. Eso hace que una provincia más lejana a un núcleo tan poblado como es Madrid no tenga estas necesidades de control. Por ejemplo Cuenca, porque está en nuestra misma comunidad y no tiene esa cercanía ni fluidez con Madrid. Nos complica la vida en el sentido de la seguridad, ahora con la pandemia y también de seguridad. Porque por nuestra provincia atraviesa la A-2, y en el tema de la delincuencia hace que sea más rápidos los desplazamientos. Pero la Guardia Civil también tiene comunicación y una estrecha colaboración con sus compañeros de las otras Comunidades Autónomas.

No sabemos si se prorrogará o no el estado de alarma. En cualquier caso las Comunidades podrán continuar poniendo sus medidas en función de cómo se comporte el virus

Controles de carretera y el cierre perimetral es lo que más ocupa ahora mismo a la Guardia Civil ¿Qué va a pasar a partir del 9 de mayo cuando decaiga el toque de queda?

Entiendo que de aquí al 9 de mayo con la pandemia y el virus no habremos acabado del todo. No sabemos si se prorrogará o no el estado de alarma. En cualquier caso las Comunidades Autónomas podrán continuar poniendo sus medidas en función de cómo se comporte el virus, pondrán esas medidas y en función de esas medidas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actuarán en función de eso.

¿No le han adelantado nada a los subdelegados?

No, nada. Ya lo siento, pero de momento no.

Ha comentado que no es una provincia especialmente peligrosa, aunque hemos vivido una situación muy rara este fin de semana con una agresión racista a un niño de 12 años extranjero ¿Esto no es común, no?

Afortunadamente no. Ha sido algo extraordinario, esto no se da en Guadalajara.

Sigue calando ese mensaje de ‘La culpa la tiene el Gobierno’. Gobernar lo que sea es difícil, porque no hay recursos infinitos. Son limitados y hay que establecer prioridades

Al ser la representante del Gobierno central ¿Le echan la culpa de todo lo que pasa o hace el Gobierno?

Sigue calando ese mensaje de ‘La culpa la tiene el Gobierno’. Gobernar lo que sea es difícil, porque no hay recursos infinitos. Los recursos son limitados y hay que poner prioridades, los Ministerios priorizan según sus necesidades, las provincias según las suyas… Entonces no siempre hay recursos para todos.

¿Usted se encuentra con situaciones de ‘De esto tiene la culpa Sánchez’?

Sí, claro. Pero realmente es simplificarlo, porque realmente no hay una única persona que tenga la culpa de las cosas. Y sobre cualquier cosa que se estudie, con un poco de detenimiento, se ve que hay muchos factores que intervienen. Hay que valorar esos factores, y estas frases son un desahogo. Hay que encajarlas porque realmente hay que entrar más profundamente en las cuestiones.

¿Se confunden competencias? ¿Se le echa la culpa al Gobierno central por competencias que no son suyas?

Yo entiendo la complejidad del Estado, de las Comunidades Autónomas, diputaciones, ayuntamientos… Son muchas. Ahora mismo, con la situación en la que nos ha puesto el Covid-19, se está viendo que no todo depende del Gobierno estatal, que hay muchas competencias que ya están transferidas a las Comunidades Autónomas, que los propios ayuntamientos tienen competencias importantes.

Cada uno sabe hasta dónde llegar, pero hay confusión. Y creo que esto también es bueno en el sentido que está poniendo sobre la mesa que cada organismo tiene su capacidad de decisión.

Era muy común escuchar que los problemas en las residencias de mayores eran culpa del ex vicepresidente segundo del Gobierno

Los problemas en las residencias yo creo que han sido graves, y por eso hemos vivido las desgracias que hemos vivido. Por suerte se va a poder poner remedio a algo que a lo mejor no era tan visible como ha hecho tan visible el coronavirus.

Digamos que los debates de políticos a nivel estatal no afectan a la provincia

¿A los delegados y subdelegados del Gobierno les afecta de alguna manera los ‘malos rollos’ entre los dos partidos del Gobierno?

Al delegado que tiene un ámbito más amplio es posible, a los subdelegados y en concreto en mi caso estamos más centrados en la provincia. Y en la provincia miramos por los intereses y las cosas que van apareciendo día a día. A mí lo que me preocupa es la relación con las instituciones con las que me manejo: desde la Junta de Comunidades, Diputación, los ayuntamientos… Intentamos mirar por el bien común, en este caso de la provincia de Guadalajara y la relación con Castilla-La Mancha. Por supuesto también con los ministerios que tienen sus organismos en la provincia.

Digamos que los debates de políticos a nivel estatal no afectan a la provincia.

Las relaciones con estas administraciones que contaba: con el Gobierno regional, con el provincial y los locales… ¿Son fluidas?

Sí, son bastante fluidas. Desde que llegué hay una serie de temas que tenemos en común, y que periódicamente despachamos, para ver cómo van las actuaciones sobre qué le compete a cada uno y cómo vamos a actuar.

La gestión de Filomena fue un ejemplo no solo de fluidez, sino también de rapidez y de buena coordinación entre administraciones

¿El mejor ejemplo de eso es lo que pasó durante ‘Filomena’?

Ese fue un ejemplo no solo de fluidez, sino también de rapidez y de buena gestión. En la gestión de esa borrasca y en función de la gravedad que supuso, depende de un organismo u otro gestionar, y en este caso recayó en la Junta de Comunidades, por lo que fue el delegado fue quien gestionó este hecho.

Por supuesto también ahí está la Guardia Civil y muchos organismos que funcionamos por ejemplo para limpieza de carreteras. En la provincia hay tres niveles de carreteras, las estatales dependen de la subdelegación y cada uno tenemos elementos para nuestra limpieza y mantenimiento. En este caso había que hacer una coordinación rápida porque el momento así lo requería.

Como representante del Gobierno, también del Ministerio de Defensa, el recibimiento a la UME tuvo que satisfacerle mucho

Realmente fue una petición y una necesidad. Tanto en Toledo como en Guadalajara la situación apremiaba, y el recibimiento por parte de la población de Guadalajara fue maravilloso. Por ello tiene nuestro agradecimiento, tanto el del propio Ministerio de Defensa como el mío. Sobre todo creo que fue muy importante el papel que hicieron para ayudar a los ayuntamientos que no tenían capacidad para hacer frente a la situación que se estaba viviendo.

La pandemia nos ha obligado a convivir con los ERTEs, ayudas a autónomos y pymes, el IMV… ¿En el caso concreto de los ERTEs, tiene datos de la provincia?

En la provincia de Guadalajara la cifra exacta no la tengo, pero ha llegado a haber en torno a 25.000 personas en ERTE, y ahora mismo hay 4.000. Se ha utilizado esta figura para que el tiempo más duro, donde no ha habido actividad económica, las personas pudieran estar en sus casas manteniendo su puesto de trabajo. Entonces sí que ha habido esa facilidad y también el retroceso. La mayor parte de las personas se han vuelto a reintegrar en sus puestos de trabajo y con sus dificultades se sigue manejando.

Habrá unas 1.200 personas beneficiarias del IMV. No se ha concedido a todos los que lo han solicitado porque no han reunido los requisitos necesarios

¿Y del Ingreso Mínimo Vital?

Ahora mismo habrá como unas 1.200 personas beneficiarias. Es verdad que muchas personas lo han solicitado, y lo han hecho porque su situación es difícil, pero no a todas se les ha concedido porque aún siendo difícil no han reunido los requisitos que lleva este concepto.

¿Quién coordina las ayudas a autónomos y pymes? ¿Lo coordinan también desde la subdelegación?

No. Depende de la ayuda, lo coordina un organismo u otro. El Ingreso Mínimo Vital es la Seguridad Social quien lo hace, en el caso de las ayudas caen en el SEPE, que es el organismo que está trabajando esto.

El SEPE que trabaja conjuntamente con el Sepecam, que es competencia de Castilla-La Mancha, y aún estando trabajando conjuntamente cada uno tiene unas competencias. Lo que es el tema de ayudas recae en el SEPE, pero la inserción laboral cae en el Sepecam. La coordinación de la que hablábamos antes es fundamental.

Hace poco se inauguraban los nuevos juzgados ¿se sabe qué va a pasar con el edificio de la Plaza Beladíez?

De momento estamos en el traspaso de un edificio a otro. Quedan todavía algunos juzgados en Beladíez. De momento no hay una clara dedicación para ese edificio, y por ahora va a seguir perteneciendo al Ministerio de Justicia. Y en el momento que haya alguna actividad interesante para utilizar se hará. Si no es un edificio que pertenece al Estado.

¿Hay que aprovecharlo, no? Vacío no se puede dejar…

Yo creo que hay que potenciar el centro de la ciudad para distintas actividades y no se puede dejar caer. Imagino que habrá distintas opciones.

En breve se empezarán a acometer actuaciones de recuperación en el nudo de Cuatro Caminos

El proyecto final para Cuatro Caminos ¿Está ya redactado? ¿Para cuándo veremos una realidad?

Final como tal me encantaría decir que sí, pero de momento se están haciendo actuaciones y en breve se empezarán a acometer actuaciones de recuperación, porque también ‘Filomena’ ha generado algunos desperfectos. Por esto, sumado a los del uso del tiempo, se harán unas mejoras, además de señalización, para seguir advirtiendo que es una zona peligrosa y conflictiva y que hay que tener precaución, tanto los peatones como los vehículos, que pueden ocasionar más daño.

En cualquier caso sí que está empezando a haber una comunicación entre el nuevo jefe Provincial de Tráfico, que se acaba de incorporar, y el alcalde de Guadalajara. También la Unidad de Carreteras, ya que por ahí pasa el nudo de Cuatro Caminos, que como bien sabemos hay una serie de factores que afectan a distintas competencias: la N-320 que pertenece al Estado, dos colegios que están gestionados por la Junta, al igual que el hospital, también está la sede de Tráfico donde van a examinarse.

Son varias las competencias y por tanto son varias las personas las que nos tenemos que sentar en una mesa, pero ya están propuestas esas coordinaciones y ya se están trabajando.

¿Cuándo veremos algo?

Espero que pronto podamos ver actuaciones de menor calado. Las que nos gustaría, y están en el horizonte, como una variante de la Nacional 320 que no tenga que atravesar la ciudad, yo creo que será a medio plazo.

¿Cómo está viviendo el cambio de postura del Gobierno central sobre el Trasvase Tajo-Segura?

Lo que me trasladan es positivo. El cambio de postura lo que viene a marcar son dos vías: una que tiene que ver con esos trasvases que tienen que bajar de 38 a 27 hectómetros cúbicos de forma automática, siempre que estemos en nivel 3, lo que significa que va haber un trasvase que se seguirá haciendo hasta que a largo plazo se pongan medidas en las zonas costeras a través de desaladoras. Mientras tanto se va a continuar haciendo ese trasvase pero en menor medida.

Por otro lado está el tema del caudal del río Tajo, sobre todo al pasar por Toledo, Talavera de la Reina… Donde es peligroso y hay una sentencia del Tribunal Supremo que dice que hay que aumentar ese caudal. De momento no se ha legislado cómo se va hacer, pero cualquiera de las dos medidas es buena para los municipios ribereños.

Tener agua en esta provincia siempre es bueno. Hemos sido generosos durante mucho tiempo, está bien esa postura pero eso también supone una riqueza que tiene la provincia y que no tenemos que desaprovechar. La actitud en general de los municipios ribereños ha sido positiva, sabiendo que ellos son generosos pero que quieren aprovechar esa riqueza y que también es necesario que la zona de Murcia tenga sus propios recursos para que no dependa del trasvase. Hay que dar recursos al que los necesita, pero también hay que permitir que el que lo tiene los pueda aprovechar.

Compartir en Redes sociales