La Red de Ciudades de Cuento celebró en Francia unas jornadas sobre la narración oral como elemento de unión cultural y lingüística

C.I

Del pasado 30 de septiembre al 1 de octubre en la localidad  francesa de Chevilly-Larue, lugar donde se localiza la Maison du Conte, se desarrollaron las jornadas europeas “Babelia”. Estas jornadas están organizadas a través del proyecto Red Europeas de Lugares y Ciudades de Cuento que  gestiona el SLIJ. En representación del SLIJ acudieron dos representantes, con Blanca Calvo como directora del proyecto

¿Cómo fueron estas jornadas organizado por la Red Europea de Lugares y Ciudades de Cuento?

Ha sido emocionante porque escuchar hablar de Guadalajara en París o en un municipio a pocos km de París y que lo consideren como un lugar único en cuanto al Maratón de los Cuentos y el trabajo que hacemos. Sobre todo por gente que es muy prestigiosa en Francia en el ámbito de la narración oral, eso llena de orgullo.

Fue un momento muy bonito y vinimos muy contentas, porque además allí hicieron unas jornadas de dos días con narradores muy importantes de Francia, representantes de 15 instituciones y festivales que organizan cosas de narración oral allí.

Francia es el país que tiene más desarrollada la narración oral, un poco antes que España y es donde tienen más peso, está muy enraizado.

Es muy estimulante ver cómo ellos piensan en cómo puede ser la Red Europea de Ciudades de Cuento, qué actividades pueden tener… Es una colaboración completamente decidida. Con esto estamos viendo que esta red que se nos ocurrió aquí en Guadalajara, que no existía, que buscamos cómplices para ponerla en marcha… Estamos viendo cómo va tomando cuerpo.

Estamos viendo un proyecto que convenció a la Agencia Europea de Cultura y que nos dio financiación para hacerlo, es bastante emocionante que una cosa que ha salido en nuestra ciudad tenga este alcance, de momento estamos creando la red pero luego hay que llenarla de contenido. Puede llegar a ser una cosa muy vinculante en todos los países europeos.

¿Hubo mucha afluencia de público en estas conferencias?

Fue una sesión de dos días, tuvimos un trabajo previo en el que teníamos que ver cómo comunicar esos cuentos de una lengua a otra y cómo puede hacerse comprensible. Se apuntaron personas muy interesadas en la narración oral y sobre todo gente que lleva otros organismos, como la Casa del Cuento que se encuentra al este de Francia.

Había gente muy cualificada e interesada, no hubo toneladas de personas porque había un número reducido de gente que podía acudir.

Hubo grupo de trabajos en los que nos dividimos para ver qué actividades se pueden pensar para que funcione bien la Red de Ciudades y Lugares de Cuento, de hecho salieron cosas maravillosas, una especie de Camino de Santiago de cuentos por toda Europa con una credencial como llevan los peregrinos.

Fue muy estimulante ver cómo la gente pone su cabeza a funcionar y soñar para conseguir llegar a dónde lleguemos, pero lo primero es el sueño siempre.

¿Hay alguna novedad de la que podremos disfrutar de la Red de Ciudades y Lugares de Cuento?

Tenemos a los compañeros italianos que se han centrado en la lectura y cómo comunicar oralmente las lecturas, que también es un aspecto interesante porque no solo queríamos vender el proyecto como narración oral, sino como narración de la lectura o de los sentimientos que provoca la lectura.

Ellos tienen el día 29 de octubre en Milán una jornada completa en la que contarán todo lo que han hecho, nosotros iremos también.

Los viajes acabarán con uno a Eslovaquia a la Universidad de Bratislava donde se volverá a poner el espectáculo que se creó en Sigüenza en primavera y también se presentarán los productos que ha dado el proyecto en sí.

El proyecto termina el 31 de marzo y nos tendremos que poner a hacer el informe final para justificar todas estas actividades o el dinero de la subvención. Esto también lleva mucho trabajo porque hay que dar estadísticas, todos los datos de la comunicación… No nos sobra ningún día hay que dedicarse íntegramente a esto.

Ya estamos pensando en la posibilidad de presentar otro proyecto, es un poco locura porque estos proyectos dan muchísimo trabajo, pero dan tanta satisfacción y es tan bonito que compensa.

Hace unas semanas se presentaban “Los Viernes de os Cuentos”, que retoman su día habitual en el Teatro Moderno y de hecho ya se ha podido disfrutar de uno de estos viernes con el cuentista Héctor Urién

Es una programación estupenda, ha salido muy bien. En realidad siempre sale bien porque aquí hay muy buenos profesionales y en cuanto les llamamos acuden, no falla nadie, les encanta venir a Guadalajara con la atención de este público, la complicidad… Les gusta mucho estar aquí.

Son profesionales muy buenos y nos traen el eco de la palabra desde octubre hasta mayo que a partir de ese mes ya estamos en plena preparación del Maratón de Cuentos.

Compartir en Redes sociales