Recuerda que la Junta impulsa ayudas por cerca de 21 millones para incentivar medidas de transición energética

El Decano

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, ha inaugurado, junto al secretario regional de Comisiones Obreras, Paco de la Rosa, la jornada ‘Cambio Climático. Percepción de los trabajadores y efectos sobre el empleo’, que ha organizado la central sindical.

Durante la jornada, se ha analizado cómo afecta el cambio climático al mundo laboral; las evidencias y repercusiones del cambio climático en la región y las medidas estratégicas que está implantando el Gobierno regional para mitigar el cambio climático. Esta última ponencia ha corrido a cargo de la directora general de Economía Circular, Marta Gómez Palenque.

En la apertura, el titular de Desarrollo Sostenible ha señalado que el cambio climático además de representar uno de los grandes retos ambientales a los que nos enfrentamos, tiene una repercusión directa sobre la economía, la salud y el bienestar social, y en este sentido, los trabajadoras no son una excepción y se ven afectados en su ámbito laboral.

“Por este motivo”, ha dicho, “el poder colaborar e ir de la mano con un sindicato de clase como es Comisiones en propuestas que impulsen medidas que aseguren la seguridad laboral y el papel de los trabajadores y sus representantes legales como actores de cambio en la mitigación y adaptación de los sectores productivos al cambio climático, es esencial, y una obligación para la administración que represento”.

Además, ha recalcado Escudero que para el Gobierno que preside Emiliano García-Page el cambio climático “está muy presente” y se refleja en el impulso que está llevando a cabo en acciones movilidad sostenible, gestión de residuos, o fomento de los hábitos de consumo responsable, “todos ellos, pequeños gestos cotidianos que podemos realizar como ciudadanos y que contribuyen a mitigarlo”.

Medidas de mitigación y adaptación

Entre las medidas que ha promovido el Ejecutivo autonómico para mitigar los efectos del cambio climático, Escudero ha destacado que “fuimos de las primeras administraciones en declarar la Emergencia Climática, hito que denotó el reconocimiento tanto por parte del Gobierno como por las Cortes, de los efectos del cambio climático, y se establecieron medidas tangibles para combatirlo”. Una Declaración que según ha recordado, fue redactada “conforme a los principios recogidos en el Acuerdo de París de 2015 y por los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030”.

Entre los compromisos de esta Declaración figura la reducción progresiva de las emisiones de gases de efecto invernadero, el desarrollo de la Estrategia Regional de Cambio Climático, Horizontes 2020-2030; o el impulso a la Ley de Economía Circular, “que fuimos pioneros en aprobar, y que nos ha permitido poner la primera piedra en nuestro modelo de producción y consumo”.

Además, según ha resaltado, el fomento de la transición energética mediante la expansión de las energías renovables, “un sector en el que somos líderes a nivel nacional”; la adopción de medidas que impulsan la eficiencia energética; o el uso sostenible del agua y la agricultura ecológica, “son pasos al frente que ha dado este Gobierno y que contribuyen a reducir las emisiones de CO2 a la atmosfera”.

El consejero ha subrayado que, en el caso del Ejecutivo castellano-manchego, las actuaciones para mitigar los efectos de la emisión de gases de efecto invernadero no se han quedado “sólo en palabras”, puesto que han incentivado tanto a la ciudadanía como a las empresas para que puedan realizar actuaciones concretas

En este sentido, ha afirmado que han movilizado ayudas por importe de 4,3 millones en Movilidad Sostenible del Plan Moves II, “que, entre otras, incluye una línea para que las empresas faciliten la movilidad sostenible a sus empleados”; a la que se suma una segunda línea para que los ayuntamientos instalen en sus municipios sistemas de préstamo de bicicletas eléctricas “con las que también se pueden desplazar los trabajadores utilizando un transporte libre de emisiones”.

A estas ayudas hay que añadir incentivos económicos por más de 9,5 millones para la mejora de la eficiencia energética en pymes y grandes empresas del sector industrial; 2,7 millones en ayudas a la inversión en instalaciones de generación de energía eléctrica con fuentes de energía renovable para particulares y empresas; y 5,4 millones con los mismos destinatarios para la inversión en instalaciones de generación de energía térmica a partir de fuentes de energía renovable.

Compartir en Redes sociales