El último año ha sido complicadísimo. Tengo que dar las gracias a todos los guardias de Guadalajara por su esfuerzo y dedicación

Luis Pascual Segura, Coronel de la Guardia Civil

El Decano

Luis Pascual Segura ha sido, durante los últimos nueve años, el máximo responsable de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara. Tras su reciente ascenso a coronel, debe cambiar de destino. Se marcha con pena, y destaca la gran valía y profesionalidad de la teniente coronel Cristina Moreno, su sucesora en Guadalajara.

¿Triste por marcharse pero alegre por el ascenso?

Es una contradicción, sí. El ascenso es una cosa que todos queremos en nuestra carrera profesional, pero la verdad que vine aquí en el 2012 y le he cogido muchísimo cariño a esta provincia, lo he disfrutado mucho y se la quiere, se hace querer.

¿Qué tal la experiencia de estos nueve años en Guadalajara?

La experiencia ha sido fabulosa. Yo siempre digo que cuando nosotros entramos en la Academia lo que queremos ser en un futuro es Jefes de Comandancia, y para mí esto era un sueño y lo conseguí, y por lo cual estaba ya encantado.

Se nos marcha al País Vasco…

A Vizcaya sí. El secretario de Estado ha tenido a bien darme ese destino y dentro de un mes me incorporaré al mismo.

¿Dónde ya estuvo?

Donde ya estuve, es verdad. En mi primer destino de teniente, en 1970, que estuve de jefe de Línea de Bermeo, con sede en Guernica, durante dos años.

Afortunadamente ya no es lo mismo ir al País Vasco ahora que entonces

Gracias a Dios ya no es lo mismo, y esperemos que siga así.

Allí tienen policía propia, la Ertzaintza​​ ¿Lo hace distinto? Porque la colaboración con la Policía Nacional es como más fluida…

La colaboración es fluida con todos, con buena voluntad. Simplemente la Guardia Civil allí no tenemos competencias de seguridad ciudadana. Pero el resto de las competencias las seguimos teniendo igual: trabajamos información, en el Servicio Marítimo, en el Seprona, la intervención de armas, el servicio fiscal… Hay muchas cosas que hacer.

¿Y en las fronteras también? Aunque desde que estamos en territorio Schengen en fronteras poca…

Sí, pero ahí viene el super Puerto de Bilbao, que tiene mucho trabajo, con una cantidad de mercancías y un movimiento bastante elevado.

Aquí a la Guardia Civil se la quiere mucho. Lo he comprobado en todas partes, y todos nos quieren a todas horas con ellos, y eso es algo que se agradece muchísimo

Habrá comprobado personalmente que esta es un provincia donde se aprecia a la Benemérita

Sí, se nos quiere mucho. Yo eso lo he comprobado en todas partes, y todos nos quieren a todas horas con ellos, y eso es algo que se agradece muchísimo. Y eso es porque hacemos el trabajo que ellos necesitan. El ciudadano necesita que estemos cerca de ellos y es nuestro máximo interés, servirles en todo momento.

Una provincia muy rural, y eso sí que es territorio Guardia Civil…

Creo que sí. Siempre digo que esta es una provincia con dos almas: de Torija hacia arriba es absolutamente rural, muy despoblada por desgracia, y con una media de edad muy elevada, y luego hay un Corredor que es pura ebullición urbana. Entonces tenemos dos tipos de seguridad distintos, compaginamos esto, pero la verdad es que se lleva bien.

El problema es que la parte norte su seguridad subjetiva, ante cualquier tipo de incidencia, al ser la gente más mayor, afecta mucho más.

Pero se lleva bien y es divertido.

¿Nos echará de menos?

Muchísimo, no se lo puede imaginar.

La cercanía con Madrid, para lo bueno y para lo malo ¿Se nota mucho?

Se nota muchísimo la cercanía con Madrid. Para cosas muy buenas, porque te da una serie de servicios maravillosos y para… estamos hablando de que en Guadalajara hay unos 5.000 ó 6.000 delitos y en Madrid 50.000… Hay mucha población e influye muchísimo.

Además las fronteras entre Comunidades no existen

No existen. Ocurre como con las enfermedades, que las fronteras no existen, pues aquí tampoco.

¿Cómo se coordinan con Madrid?

Cuando hay una operación especial nos ponemos en contacto los jefes y nos informan, por ejemplo, de operativos de cierre de provincia o cierres específicos de operaciones de este tipo de delitos. Ellos cubren una parte, nosotros otra… Nos coordinamos bastante bien.

Esto se reduce a lo de toda la vida, a hablar

Sí, se reduce a eso, a hablar entre nosotros.

Creo que todo lo que pretendía lo he conseguido. La Guardia Civil está funcionando bastante bien, somos muy cercanos a la población

¿Se marcha con alguna asignatura pendiente, alguna meta, algún objetivo sin poder rematar?

La verdad que no. Creo que todo lo que pretendía lo he conseguido. La Guardia Civil está funcionando bastante bien, somos muy cercanos a la población. Siempre te queda la espinita de ‘podía haber hecho un poco más o ayudar a estas personas que no pude ayudarlas’… Lo intentamos pero siempre se queda un poquito de haber conseguido algo más.

Si hubiese tenido más gente ¿Habría sido más fácil?

No es cuestión de gente, es cuestión a veces de conseguir las cosas con investigación, ser más cercano… Hay cosas que siempre se quedan en el tintero. No poder ayudar a la gente, porque nosotros no solamente estamos para sancionar o advertir: también estamos para ayudar a la gente.

Quizás nos acordamos más de ustedes cuando nos multan

Esa es la labor más pequeña de las que hacemos. Si vemos la labor humanitaria que realizamos, y lo hemos visto durante todo este año de pandemia. Incluso con ‘Filomena’ nuestra labor fue únicamente de ayudar a la gente, de forma de llevar alimentos, medicinas… De todo lo que pudimos hacer para poder estar cercanos a la gente. Que no notaran la falta de servicios esenciales, por ejemplo, durante la pandemia que no faltase alimento.

Tuvimos que valorar mucho, priorizar el paso de vehículos… Para que la gente, independientemente de que estuviesen en una pandemia y encerrados, no les faltase de nada.

El último año, entre la pandemia y Filomena, ha tenido muy poco de normal ¿Cómo lo ha vivido al frente de la Comandancia de Guadalajara?

Ha sido complicadísimo. Tengo que dar las gracias a todos los guardias civiles de Guadalajara, porque sobre todo en la primera ola, cuando dijeron ‘Señores, hay que estar ahí’, pasamos de 1.500 patrullas a 3.100 patrullas mensuales. Salimos todos a la calle, no hubo nadie que se quedase en la oficina, todos hacían patrulla para ayudar a que esto se pudiera controlar.

Cerramos la provincia absolutamente y ayudamos a todos los que pudimos: Llevamos tablets a los niños que no podían ir al colegio, para que pudiesen estudiar, llevamos medicinas… Todo lo que se pudo hacer. No hubo ninguna queja, todos dijimos ‘aquí estoy’.

¿Y con ‘Filomena’?

Igual. Hubo que salir y se salió, y trabajaron de forma excepcional. Estoy encantadísimo con el trabajo que han realizado, estoy muy agradecido.

No hace mucho tuvimos un incremento de inseguridad en las zonas rurales, se empezó a demandar más casas cuarteles, más efectivos de la Guardia Civil en la zona rural. Parece ser que ahora está más normalizado ¿Se ha podido compensar todo aquello?

El incremento de catálogo es complicado en estos momentos, cuando en todas partes tienen necesidad de guardias. La verdad es que la delincuencia no ha subido, ha bajado bastante. Ha subido otro tipo de delitos distintos: el número de estafas por internet ha subido de forma exponencial, pero por otro lado ha bajado mucho el delito in situ, en el lugar.

Por lo tanto, nosotros estamos adaptándonos e investigando mucho más otro tipo de delitos. Además, también hemos llevado un año de pandemia donde los movimientos no eran tan fáciles, con lo cual ha bajado la delincuencia.

No se van a abrir más puestos porque no es factible en estos momentos. Lo que queremos es dar un servicio más cercano

Se lo comentaba porque hubo bastante demanda con pedir más Casas Cuartel en las zonas rurales ¿Esto está parado?

Esto se ha parado, no se van a abrir más puestos porque no es factible en estos momentos. Lo que queremos es dar un servicio más cercano y estar más presentes.

¿Y circular mucho más por las comarcas?

Sí. El problema de esta provincia es que es muchas veces se está de paso, que un Guardia Civil se asiente aquí es complicado, es difícil. Entonces vienen, están su tiempo obligatorio e intentan marchar a zonas mucho más cercanas a sus zonas de población, es complicado. Todos los años cambiamos mucho personal y mientras este personal conoce de nuevo la demarcación y conoce a las personas, pues cuesta un poquito más.

Ahora mismo tenemos un 88 por ciento de cobertura del catálogo, y está muy bien.

La teniente coronel Moreno no necesita consejos, es una gran profesional y con mucho trabajo ya hecho, pues conoce Guadalajara y a sus ciudadanos

Le va a sustituir una mujer, la primera que va a liderar la Comandancia en Guadalajara ¿Cuáles cree que son los principales retos a los que se enfrenta su sucesora?

Cristina ya estuvo conmigo 5 años de Comandante de apoyo personal, y ya tiene mucho trabajo hecho: conoce la provincia, conoce a la Guardia Civil de aquí, a los ciudadanos, a todo el mundo. Ese trabajo ya tiene una labor muy hecha, y yo creo que tiene un criterio perfectamente establecido para hacer las cosas maravillosamente.

No necesita consejos, es una gran profesional.

¿Cuál considera que ha sido su mayor logro al frente de la Comandancia de Guadalajara?

Hay muchos logros que se han podido conseguir, pero creo que el mejor y más importante es ser cercano a los ciudadanos, que vea en nosotros alguien que le puede ayudar. Que podemos ayudarles siempre en todo momento, eso es fundamental. Estamos para ellos y creo que eso se ha conseguido.

¿La meta era más actuar como apoyo que como policía?

Sí. Creo que la meta es esa. Esa es la razón de ser desde hace 177 años de la Guardia Civil, que cumplimos el 13 de mayo. Estamos para servir al ciudadano, más que para perseguir el delito, que también porque es nuestra labor. Pero estamos para ayudar a la gente, que sienta que está segura en su casa.

¿Recuerda algún operativo de manera especial?

La verdad que el más llamativo fue el caso ‘Píoz’, fue un caso que se trabajó en colaboración con la UCO y creo que salió especialmente bien. Salió con mucha claridad, con mucha precisión y mucha rapidez. Creo que se demostró que la investigación se hace muy bien en todo momento, la Guardia Civil se volcó en poder resolver el caso y lo hicimos muy bien.

Yo estoy encantado con la resolución de ese caso, porque le quitamos esa sensación a la gente de ‘¿Quién ha sido?’ o ‘Nos puede pasar a nosotros’. Localizamos al malo y está en la cárcel, y la gente puede estar tranquila.

No es fácil para un guardia civil, para un responsable de la Policía, de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en general… tener tan buena relación los medios de comunicación ¿Cuál es su secreto para tenerla?

Ser natural, amable y ver al de enfrente y saber que está haciendo su labor. Que la hace con toda la honradez del mundo, y yo tengo que ofrecerle lo mejor de mí para que se puedan hacer las cosas. La naturalidad creo que es lo mejor en esta vida.

Compartir en Redes sociales