• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cultura

Pedro J. Pradillo, director del museo Francisco Sobrino, recuerda la figura del artista alcarreño

Pedro J.Pradillo

Carmen Ibáñez

Un día como hoy, pero hace 89 años, nacía Francisco Sobrino, artista y escultor alcarreño. Recoge el mismo museo que lleva su nombre una de sus frases más recurrentes para definir a su gremio: «Los artistas somos los alquimistas del siglo XX».

Francisco Sobrino nació en Guadalajara un 19 de febrero de 1932, vivió su infancia en Argentina y se trasladó a París en 1959 donde fundó el ‘Groupe de Recherche d’Art Visuel’ (GRAV), donde comenzó a introducirse en el maravilloso mundo del arte. Y como describe el propio museo del artista: «El reconocimiento internacional de Sobrino es un hecho incuestionable«.

Pedro J. Pradillo, es historiador, curator, artista… y además es el director del Museo Francisco Sobrino de Guadalajara. Pradillo tiene muy claro que la importancia de la figura de Francisco Sobrino no influye solo en nuestra ciudad.

«¿Por qué para la ciudad de Guadalajara y no para el mundo mundial?» pregunta el director «Francisco Sobrino como todas las personas que tienen cierto reconocimiento en la ciudad es porque se tuvieron que ir de ella, lamentablemente» afirma «Se tuvo que ir por condiciones laborales, su padre era trabajador mecánico ajustador de la fabrica de aviones que tenia La Hispano Suiza en Guadalajara» fábrica que cerró en 1939 «su padre tuvo que buscarse la vida y al final encontró la oportunidad de trabajo en Argentina y allí estuvieron viviendo toda su vida hasta su fallecimiento».

Pero el artista sí regresó de Argentina «el único que volvió a Europa fue Sobrino, después de haber cursado allí la carrera de Bellas Artes» pero no regresó a su ciudad de origen «volvió a la meca del arte que era entonces París. Allí hizo grupo con otros artistas procedentes de la inmigración, con artistas argentinos becados por el Gobierno argentino. Sin embargo Sobrino al ser español sin beca, emigró a Paris». Es entonces cuando el artista comienza a desarrollar su nueva manera de entender el arte: la geometría

«Con ese grupo de amigos argentinos húngaros y franceses comienzan a hacerse un hueco en la historia del arte, fundaron el GRAV y renovaron el lenguaje plástico del momento. Eso les sitúa a un nivel internacional» afirma.

El amor incondicional hacia la Alcarria

Se habla de la figura de Francisco Sobrino como artista, pero… ¿Cómo era Francisco personalmente?.

«Era alcarreño de corazón y de carácter» afirma Pradillo con rotundidad «Ya sabemos como somos los de Guadalajara: un día muy borde y otro día muy simpático. Un alcarreño ejemplar» declara.

«Muchas veces se le ha acusado de ser un artista que no volvió a la ciudad y que por eso había cierta distancia» explica Pradillo «Eso es mentira. Francisco Sobrino siempre tuvo a Guadalajara entre sus principales objetivos y de hecho en 1975 ya expone en la ciudad cuando él ya venía con una carga de éxito por toda Europa y por todo el mundo».

Su figura es tan importante que en 1972 el artista ya tiene una figura en el primer museo del arte contemporáneo del Paseo de la Castellana en Madrid «él siempre ha sido reconocido, lo que pasa es que en nuestra ciudad siempre tardamos un poquito en hacer de nuestros hijos pródigos que sean alguien importante y ha pasado con muchos» afirma el director del museo.

Los últimos años del artista

En los últimos 20 años, el artista decidió volver «era su lugar de origen y nacimiento» explica Pedro «Si vemos toda la obra geométrica que hace él, veremos que hay una cantidad de constantes de lo que es al arte de Andalucía, el arte mudéjar. Y por ejemplo, a la famosa pirámide de cuatro lados iguales que adorna la fachada del Palacio del Infantado, diseñado por Juan Guas es una constante iconográfica en su obra.

El artista nunca perdió el horizonte de Guadalajara «él tiene una casa en Utande, un molino de los años 70» cuenta Pedro «él está viniendo aquí constantemente, no está en París hasta el año 1988. Muere en Francia porque sus tres hijos son franceses y cuando él se encuentra mal de salud decide viajar a Argentina para despedirse de su hermana». Es entonces cuando el artista comienza a empeorar «entra en un espiral de deterioro y sus hijos lo llevan a Francia para poder atenderlo directamente».

Museo Francisco Sobrino

El homenaje a su carrera: el Museo Francisco Sobrino

Este museo se abrió hace 6 años, un museo que lleva su nombre con una colección importante de obras que rinden tributo al arte geométrico, Pradillo explica la importancia que tiene este espacio para la ciudad «sigue posicionando a Guadalajara gracias a su creatividad dentro del panorama artístico internacional.» Pero, ¿Cómo se decide la creación de un espacio con el nombre del artista?.

«Esto es una iniciativa que parte de los técnicos del Patronato Municipal de Cultura» explica Pradillo «Se habla con Francisco Sobrino y a él le parece estupendo. Nosotros transmitimos esa voluntad desde el patronato, que en ese momento pretendíamos recuperar el Matadero porque no tenía autoridad y se estaba echando a perder».

El artista aprueba el lugar de emplazamiento para la creación de este museo «Él nació 200 metros más abajo y le parecía fantástico, al alcalde también y salió todo adelante». El protocolo se firma en 2008 para su puesta en marcha pero surge un problema «en ese momento nos pilló la crisis del sector inmobiliario, y eso supuso que las obras estuviesen paradas y se retrasase» el museo se inauguró en el año 2015, el artista había fallecido un año antes.

«Este museo no cuenta con ningún apoyo institucional más allá de lo que es el Ayuntamiento» denuncia el director «yo siempre echo en falta el eco de los medios de comunicación en la Administración regional hacia este museo. La región tiene una provincia al norte que se llama Guadalajara, me gustaría que hubiese un poco de atención».

El Museo Francisco Sobrino lleva 6 años de plena actividad cultural para la ciudad y actualmente se puede visitar la exposición de Pablo Palazuelo ‘El abismo de las formas» que se clausura este domingo.

Museo Francisco Sobrino
Compartir en Redes sociales