En paralelo, durante las dos próximas semanas se va a realizar una campaña integral de control de roedores e insectos

El Ayuntamiento de Guadalajara ha realizado este 1 de diciembre una fumigación para evitar indeseables plagas de orugas procesionarias. Las actuaciones se han desarrollado durante la noche en todos los parques y zonas verdes de la ciudad. En paralelo, y durante las dos próximas semanas, se va a realizar una campaña integral de control de roedores e insectos en todo el término municipal. Estos trabajos tienen una periodicidad bimensual.

Las larvas de la procesionaria suelen aparecer a principios de año, entre enero y abril, a medida que las temperaturas medias empiezan a subir. Los insectos tienen a los árboles como elemento básico. Sin ellos no tendría lugar, ya que las orugas nacen en ellos y se alimentan de sus hojas, lo que les ocasiona importantes daños, aunque no llega a matarlos.

La aparición de estas orugas supone un auténtico peligro para los niños y los animales de compañía. Los expertos recomiendan evitar cualquier contacto, ya que pueden causar graves problemas que van más allá de la urticaria. Hay que prestar especial atención a los animales, que pueden ingerir los gusanos, lo que les produce una necrosis en la garganta y en la lengua.

Los técnicos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sostienen que el avance de la oruga procesionaria en los últimos 40 años se ha visto favorecido por el calentamiento global, ya que se trata de un insecto que huye de los niveles elevados de humedad.

Compartir en Redes sociales