José María Bris

Recuerdos mis días de niñez en Jadraque y la celebración de la víspera de las fiestas de Todos los Santos el 31 de octubre, ese dia cogíamos unas calabazas, les quitábamos la pulpa de su interior hasta dejarlas vacías y en ellas hacíamos cuatro aberturas para simular los ojos, la nariz y la boca. Ya, de noche, con una vela encendida, las colocábamos en un lugar destacado del pueblo, con el propósito de atemorizar a la gente, que no sé si lo conseguíamos, pero sí que a nosotros nos asustaba. En Jadraque apenas había luz eléctrica y las calabazas iluminadas acababan pareciéndonos  fantasmas que salieran de la oscuridad, aunque la secular tradición decía que el  motivo de las mismas era espantar a los malos espíritus.

 Era la noche víspera del ‘día de los difuntos’, la noche del recuerdo  de los que habían fallecido. En mi casa se tenía la costumbre alrededor de la mesa de camilla y con el calor del brasero de rezar por las personas de la familia que ya no estaban con nosotros pero sí en nuestra memoria, noche de tristeza y rezos, mientras las campanas de la iglesia sonaban hasta el amanecer con un sonido monótono y triste que hacia mas lúgubre el  momento.

Ahora los tiempos han cambiado. Las calabazas se han convertido en algo festivo con la llegada de HALLOWEEN -All (Todos), Hallows (Santos), Eve (VÍsperas), Halloween, La Vispera de Todos los Santos-, costumbre heredada de la cultura Celta, con raíces paganas, que los irlandeses llevaron a Estados Unidos en 1840 y que tenía lugar en el círculo familiar, hasta que salió a la calle y se celebró el primer desfile en 1921 en la ciudad de Minnesota en el Estado del mismo nombre,  situado al norte junto a la frontera con Canadá, la saga de las películas que comenzaron en 1978 y que consta de 13 films, el ultimo estrenado este año ayudaron a su expansión.

Apareciendo los disfraces tétricos, las sabanas blancas, las manchas de sangre, las vestiduras negras, las calaveras como caretas, los zombis (muertos vivientes que también adquirieron renombre a través de los bailes de Michael Jackson (1958-2009), las guadañas, los cuchillos y hachas ensangrentadas, las calabazas con la  leyenda de Jack, ‘un herrero borrachín, que engañó al diablo y al morir fuèeal cielo donde San Pedro no  lo admitió por tramposo y en el infierno tampoco por engañar al diablo y por ello vaga por todo el mundo con la luz de una linterna en busca de su eternidad”.

A España llegó Hallloween a principios del año 2000 y se fue extendiendo por la comercialización de la fiesta, ya que los establecimientos que esperaban la llegada de la Navidad, encontraron en ella un motivo para el incremento de sus ventas, lo que comenzó con una salida por las calles  de los niños disfrazados de brujas, magos, esqueletos,… pidiendo  por las casas  con las palabras “truco o trato”, en el caso de que la contestación fuera  trato les daban dinero o una golosina ( en norteamérica la costumbre era darles manzanas camerilizadas) y si era truco, tenían que hacer lo posible para darles el susto que se merecían, se ha convertido en un evento en el que según los últimos datos participan cerca de dos millones de españoles en las más de las 12.000 fiestas que se celebran la noche del 31 de octubre.

Con una triste circunstancia, que es como si la muerte quisiera estar presente y convertirse en protagonista de ella, en Seúl (Corea del Norte), en la celebración de Halloween de este año, arrolladas y aplastadas por la multitud, han fallecido 156 personas. También en España en el año 2012 fallecieron en el Madrid Arena 3 jovenes, en nuestra cercana Azuqueca de Henares murió una muchacha y este año, en diversos lugares de nuestra nación, han perdido la vida otras 3 personas en dicha celebración.

Ante este carnaval  de Hallowenn, la víspera de Todos los Santos (1 de noviembre), festividad que en el siglo IX instituyó la Iglesia Catolica como recuerdo y día de oración por los difuntos y temiendo como dijo el Papa Benedicto XIII, que esta “costumbre pagana se infiltrara y eclipsara” la tradiciòn cristiana, naciò en Paris en el año 2002  HOLLYWINS (la Santidad Gana), que llegó a España a través de la diócesis de Alcala de Henares , donde los niños, jóvenes  y quienes deseen participar se visten de santos, ángeles, sacerdotes, monjas,…. para no olvidar el verdadero significado cristiano de ese día.

José María Bris Gallego. Funcionario del Estado. Diputado del Congreso con UCD (1979-1982) Senador con el PP (1986-2000) Vicepresidente de la Diputación Provincial (1983-1987) Alcalde de Guadalajara (1992-2003) Diputado Regional (2003-2011)

Compartir en Redes sociales