La dirección general de Transición Energética de la Junta considera que estas inversiones impulsan el crecimiento y el empleo

El Decano

i-DE, compañía de distribución eléctrica de Iberdrola y la Dirección General de Transición Energética del Gobierno de Castilla-La Mancha, han mantenido una reunión para analizar las inversiones de esta compañía en la región. En el encuentro, la compañía ha apuntado la necesidad de acelerar su plan de inversiones en redes inteligentes en esta Comunidad entre 2022 y 2024, con el objetivo de reactivar la economía y el empleo y alcanzar los objetivos de descarbonización comprometidos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (NIEC).

Así se lo ha trasladado a Manuel Guirao, director general de Transición Energética, a quién le ha presentado su plan de inversión para el próximo trienio, que eleva a 173 millones en la región con un triple objetivo: facilitar la producción con más renovables y la generación distribuida y atender el crecimiento de la demanda -asociada a la electrificación del transporte y la climatización-; mejorar de la resiliencia de la red eléctrica para afrontar los retos del cambio climático; y promover la modernización en los procesos sobre esta infraestructura de distribución eléctrica. La compañía estima que estas inversiones podrían generar hasta 2.400 empleos en la región.

Un objetivo compartido, según ha señalado Guirao, que ha informado a los representantes de la compañía que desde la Junta consideran este tipo de inversiones “muy importantes y necesarias”, ya que contribuyen al mantenimiento de la seguridad en el suministro energético, favorecen la instalación de energías eléctricas procedentes de fuentes renovables, a la par que “impulsan el crecimiento industrial y la creación de empleo en nuestra región”.

En el encuentro, tanto el director general como i-DE, han coincidido en que este tipo de acciones contribuirán a alcanzar los objetivos de la hoja de ruta del PNIEC, eliminando las barreras de inversión allí donde estas sean oportunas y donde las empresas distribuidoras tengan capacidad e intención de desarrollarlas.

Impulso a la industria y el empleo

En base a análisis y estudios, i-DE estima que en Castilla La Mancha habría que incrementar un 71% las inversiones previstas en su plan inicial 2022-2024, hasta los 294 millones. De esta forma, se contribuiría a impulsar la industria y el empleo asociado en la región, sin apenas coste para el ciudadano.

Las inversiones en redes de distribución generan cada año unos 30.000 empleos locales de alta cualificación técnica. Además, sustenta una cadena de valor industrial con un 90% de suministradores locales, muchos de ellos Pymes (fabricantes bienes de equipo, ingenierías, empresas de montaje, obra civil, logística, proveedores materias primas, aislantes, soldadura, etc.), distribuidos de forma capilar por el territorio.

La transformación de las redes en una infraestructura robusta, flexible e inteligente permite dar respuesta a los retos de la electrificación del sistema eléctrico, con una mayor integración de renovables, el desarrollo de la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el consumo descentralizado (autoconsumo) y un consumidor con mayor capacidad de decisión y conectividad.

En Castilla-La Mancha, i-DE gestiona más de 26.000 kms de líneas de baja y media tensión y más de 2.500 kilómetros de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con 9.513 centros de transformación en servicio y 78 subestaciones primarias y secundarias. La compañía mantiene en la región un nivel de calidad de servicio por encima de la media nacional, con un Tiepi de 53,8 minutos al año.

Compartir en Redes sociales