23.F.1981. El golpe de Estado, secuestro de los diputados en el Congreso y del Gobierno de la nación

Publicado por: José María Bris
13/03/2023 11:59 AM
Reprods.: 43

Todo comenzó con la dimisión de Adolfo Suarez (1932-2014) como presidente del Gobierno el 29 de enero, aburrido por la situación que se vivía, los problemas de la economía, los asesinatos de la banda asesina de ETA, el malestar de parte de la cúpula militar, la descomposiciòn de UCD, partido que el ayudó a fundar y que tuvo un papel fundamental en la transición de una dictadura a un sistema democrático y la que percibía pérdida de confianza de Juan Carlos I, hacia su persona.

 

Ese 23 de febrero se iba a proceder a la investidura como nuevo presidente del Gobierno a Leopoldo Calvo Sotelo (1926-2008). La sesión se desarrollaba sin incidencias. El secretario de la mesa iba leyendo los nombres de los diputados que presencialmente votaban. Eran las 18 horas 23 minutos. Víctor Carrascal (1930-1997). El secretario nombraba al diputado socialista por Soria, Manuel Núñez Encabo. Escuché, junto con mis compañeros de legislatura, ruido de pisadas por el pasillo situado entre la puerta de los Leones y la Presidencia del Congreso, golpes y voces. Apareciendo por la parte derecha del hemiciclo hombres con largos capotes y armas en la mano a los que, poniéndonos de pie contemplamos con asombro y estupor, mientras por el otro lado aparecía un teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero (1932), que con una pistola en la mano se dirigía al presidente del Congreso, Landelino Lavilla (1934-2018), hacía tirarse al suelo al secretario primero de la Camara y voceaba “Quietos todos”, mientras una ráfaga de disparos (37 se encontraron ) atronaba en el Salón de Plenos. Mientras los 200 guardias civiles que le habían acompañado ocupaban el Congreso, Tejero 'El golpista', había secuestrado a los diputados elegidos por el pueblo español y al Gobierno salido de las urnas.

 

Es difícil olvidar esas horas al ser testigo de ellas. Horas llenas de dolor para los demócratas y con temor de perder el régimen de libertades, derechos y deberes que la Constitución de 1978 reflejaba en sus 169 articulos, disposiciones adicionales, transitorias y finales, que se había aprobado en referéndum por amplia mayoría el 6 de diciembre de ese año (87,9 síes del 67,1 del censo electoral) el pueblo español.

 

No se me olvida el coraje del teniente general Gutierrez Mellado (1912-1995), enfrentándose a los golpistas y siendo agredido por éstos. Adolfo Suárez levantándose del escaño para defenderle, la salida a la fuerza de los líderes de los partidos políticos y de miembros del Gobierno del hemiciclo y, al poco de salir, ráfagas de disparos que nos llevaban a la confusión y al temor a los que permanecíamos en nuestros escaños.

 

La 'chulería' de Tejero, con pistola en mano, mirando desafiante a los secuestrados, su actitud de sentarse con los pies en la mesa de los taquígrafos, dando la espalda a los parlamentarios y con la pistola cercana a su diestra, la luz que se apaga y el teniente coronel Tejero “si alguien se mueve disparad hacia él", los diputados apuntados en la espalda por un fusil si querían ir al servicio, el capitán Muñecas(1939), “No teman señores, pronto aparecerá la autoridad, militar por supuesto, que se dirigirá a ustedes”.

 

El golpe tenía como principal protagonista a Tejero, pero detrás el estaban el general Millan del Bosch (1915-1997), que había declarado el “estado de excepción” en Valencia, sacando a la calle dos mil hombres, tanques, tanquetas y camiones y el que debía ser, el que se conoció como 'elefante blanco', el general Alfonso Armada Comyn (1920-2013).

 

No venía la autoridad competente y la fuerza ocupante iba perdiendo ánimos y empezaba a tratar amistosamente a los diputados secuestrados. A la una de la mañana pudimos conocer a través de una radio, que ocultaba el ex vicepresidente del gobierno Fernando Abril Martorell (1936 -1998), el mensaje del Rey, que el golpe había sido sofocado y que solamente continuaba en el Congreso de los Diputados. Pero la parodia continuaba por el hemiciclo. Acompañando a Tejero aparecieron el capitan de navío Camilo Menendez Vivés (1921-1995) y el comandante Ricardo Pardo Zancada (1935).

 

Tejero ya no se mostraba prepotente. La noche avanzaba. Al amanecer, Fernando Álvarez de Miranda (1924-2016) e Íñigo Cavero y Lataillade  (1929-2002), bajaron las escaleras del hemiciclo cantando un himno monárquico, siendo obligados a volver a su escaño. También lo hizo Manuel Fraga Iribarne (1922-2012), “No aguanto más”. Hacia las nueve de la mañana, un teniente de la Guardia Civil se dirigió a los diputados: “No estén ustedes tranquilos, antes de que esto acabe puede haber sangre". Las mujeres diputadas salieron del salón a las 10 horas, a las 11 horas y 45 minutos, después de un secuestro de 17 horas y 22 minutos, con el teniente coronel Tejero hundido y solo, Landelino Lavilla se dirigió a los diputados: “Señorías, pueden salir del hemiciclo”. En la Carrera de San Jerónimo la gente nos aplaudía, los balcones estaban llenos de pañuelos blancos, la democracia salía consolidada y con ella la Constitución de 1978.

 

Los golpistas fueron condenados.

 

José María Bris Gallego. Funcionario del Estado. Diputado del Congreso con UCD (1979-1982) Senador con el PP (1986-2000) Vicepresidente de la Diputación Provincial (1983-1987) Alcalde de Guadalajara (1992-2003) Diputado Regional (2003-2011)

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Powered by WebTV Solutions