La investigación de un juzgado de Soria en una fosa común podría desvelar el paradero de los 157 prisioneros republicanos desaparecidos en Sigüenza en 1936

Publicado por: Ana María Ruiz
05/06/2023 02:42 PM
Reprods.: 1.798
La Policiía Judicial, durante los trabajos de exhumación en el cementerio soriano de Las Casas//Imagen: Foro por la Memoria de Guadalajara.
La Policiía Judicial, durante los trabajos de exhumación en el cementerio soriano de Las Casas//Imagen: Foro por la Memoria de Guadalajara.

El Foro por la Memoria de Guadalajara busca a los familiares de las víctimas de la represión franquista, que ahora serán tratadas como víctimas de crímenes violentos

 

Uno de los capítulos más oscuros de la historia de la Guerra Civil en Guadalajara podría quedar resuelto 87 años después. Se trata de los 157 prisioneros republicanos capturados en octubre de 1936 por las tropas franquistas en la batalla de Sigüenza de los que, a día de hoy, se sigue desconociendo su paradero.

 

Según ha informado a El Decano de Guadalajara Xulio García, portavoz del Foro de la Memoria de Guadalajara, el pasado 29 de mayo el Juzgado de Guardia de Soria procedió a la localización y exhumación de una fosa clandestina en el cementerio de Las Casas. La actuación ha sido promovida por la Asociación Soriana Recuerdo y Dignidad (ASRD), con la ayuda técnica de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, del País Vasco. 

 

Es de las pocas ocasiones en que un juzgado inicia un trámite para la intervención en una fosa común tratándolo como un caso de asesinato e investigándolo como tal. Xulio García se trasladó este sábado a la localidad soriana para seguir en primera persona los trabajos. Narra cómo se balizó la zona y se prohibió a los medios de comunicación tomar fotografías, tras lo que la Policía Judicial comenzó su trabajo de investigación. En este camposanto existen al menos dos fosas comunes que se estima que podrían albergar hasta un centenar de cuerpos. La primera que se ha abierto ha permitido la exhumación de siete cadáveres con signos evidentes de muerte violenta. Asimismo, se han hallado casquillos de bala. 

 

Lo importante para Guadalajara, señala el portavoz del Foro de la Memoria, es que en este lugar podrían encontrarse los restos de algunos de los 157 republicanos que fueron hechos prisioneros por las tropas franquistas en la batalla de Sigüenza, el 16 de octubre de 1936. “Disponemos de dos documentos del ejército franquista en los que aparecen los listados completos de los prisioneros capturados tras la toma de Sigüenza, con nombres, apellidos, edad, filiación e incluso ocupación”, afirma Xulio García. El Foro dispone de ellos desde hace 12 años pero nunca los ha sacado a la luz. Ahora, la Policía Judicial de Soria se ha mostrado interesada en incluir esta lista en las diligencias judiciales con el objetivo de dilucidar si existen restos de los prisioneros de Sigüenza en la fosa de Soria. Algo más que seguro, asegura García, ya que disponen de testimonios que sitúan a estas personas en los camiones que les trasladaron desde la localidad guadalajareña hasta la vecina Soria. 

 

Xulio García ha destacado que la diferencia con otro tipo de exhumaciones que se llevan a cabo por agrupaciones o familiares de desaparecidos y represaliados, que son de carácter privado, en ésta se ha iniciado un trámite judicial para una intervención en una fosa común: “Lo importante es que se abre un proceso judicial para investigar los hechos tal y como se investigan los crímenes hoy en día. Estamos muy satisfechos por ello. No buscamos venganza, buscamos vivir en un país normal y en un país normal hay que hacer lo correcto con las personas asesinadas”.

 

En 2013, El Foro por la Memoria presentó esta documentación ante el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de la ONU, que se encontraba en aquel momento en España para recoger información sobre desapariciones forzosas y otros crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura franquista. 

 

La información que arrojan es reveladora. Hay dos documentos elaborados por el Estado Mayor del ejército franquista, uno fechado en Sigüenza el 16 de octubre de 1936, con una lista exhaustiva de 591 prisioneros hechos por los franquistas tras la ocupación de la ciudad de El Doncel. De esos 591 presos, 490 eran hombres, 47 mujeres y 54 niños. El otro documento es una lista realizada igualmente por el ejército golpista, fechado el 17 de enero de 1937, en Soria, lugar al que fueron trasladados los prisioneros.Esta segunda lista incluye solamente a 333 prisioneros, de los cuales, 14 fueron capturados en otros lugares diferentes a Sigüenza. La diferencia entre ambas listas realizadas por el propio ejército franquista es de 157 prisioneros: “Si se quieren demostrar los crímenes de lesa humanidad cometidos por el franquismo, se puede decir que son los mejor documentados de la historia de España por ellos mismos”, ha manifestado García.


El Foro por la Memoria llama a todas las personas que puedan sospechar que sus familiares podrían encontrarse entre los desaparecidos de Sigüenza a ponerse en contacto con la organización. De hecho, ya han contactado con ellos Maribel Dorado, familiar de dos desaparecidos, los hermanos Marín; y Olga Bispo, nieta de Enrique Bispo. Las personas que lo deseen pueden contactar a través del correo electrónico foroporlamemoriaguadalajara@gmail.com 

 

Los familiares de algunos de los desaparecidos en Sigüenza siguen con detallle la exhumación//Imagen: Foro por la Memoria de Guadalajara
Los familiares de algunos de los desaparecidos en Sigüenza siguen con detallle la exhumación//Imagen: Foro por la Memoria de Guadalajara.

 


La terrible historia de un viaje sin retorno

 

La llamada batalla de Sigüenza fue uno de los episodios bélicos más importantes de los primeros meses de la Guerra Civil española. Xulio García relata que, el 16 de octubre de 1936, tras un asedio de varios días, las tropas franquistas concluyeron la ocupación militar de Sigüenza y detuvieron a numerosos prisioneros republicanos que se hallaban resistiendo o refugiados en la Catedral. En total, se apresó a 591 personas, entre miembros de las milicias republicanas y refugiados de los pueblos cercanos. De estos prisioneros 490 eran hombres, 47 mujeres y 54 niños. La lista incluye 198 prisioneros de Guadalajara, de los cuales 51 son de Sigüenza, 17 de Imón, 17 de Riosalido y otros de varios pueblos cercanos. El resto son de Madrid y otras provincias. Según la unidad a la que pertenecían, el grupo mayor de estos presos pertenecía a la CNT (137); seguidos del Batallón Ferroviario, (123); Batallón Pasionaria del PCE/JSU (105); Milicias del POUM (40) y del Batallón seguntino Francisco Gonzalo (39). También son citados 12 soldados republicanos, 8 heridos y otros 26 presos sin adscripción conocida.

 

La primera carta en la que se hace referencia a estos detenidos está firmada por Alfonso Sotelo Llorente, en calidad de 'comandante jefe de la Columna', jefe del primer batallón del Regimiento América 23 de Pamplona Cabe destacar que dicho documento reconoce el asesinato del capitán de Infantería republicano Pedro Hernández Rivero, asesor técnico de las milicias. “el cual fue ejecutado para ejemplaridad de todos”, como indica la misiva. Según varias fuentes, fue fusilado en el patio del castillo de Sigüenza y enterrado a pocos metros del mismo.

 

Según las informaciones que maneja el Foro por la Memoria, los prisioneros fueron trasladados por la calle Medina hasta La Alameda, atados por los codos, de dos en dos. Algunos fueron ejecutados sumarísimamente en el patio contiguo al edificio de las monjas Ursulinas. Las mujeres no milicianas, los ancianos y los niños fueron trasladados a las Escuelas, cerca de La Alameda y liberados tras su clasificación. El resto fueron encerrados en el teatro Capitol. 

 

Al día siguiente, y sin siquiera darles agua, los presos fueron trasladados en camiones de ganado a Soria, donde fueron encerrados en el convento de Santa Clara, habilitado como cuartel y prisión. Según informaciones varios de estos presos fueron ejecutados por el camino en los altos de Baraona, límite entre las provincias de Guadalajara y Soria, pero la mayoría de ellos llegó a su destino, donde fueron encerrados en otro cine y trasladados posteriormente al Convento de Santa Clara, que se habilitó como prisión.

 

El segundo documento sobre estos prisioneros está firmado por el Director de la Prisión de Soria. En esta segunda lista aparecen 333 presos, algunos nombres son nuevos pues, de octubre a enero, otros 14 presos habían llegado desde otras procedencias. Excluido este grupo y comparadas ambas listas la diferencia es de 157 presos menos en el segundo listado respecto al primero. “Durante estos meses, los prisioneros vivieron en condiciones terribles, mal alimentados, mal vestidos, sin las condiciones higiénicas mínimas y todo indica que hubo ejecuciones masivas”, denuncia el portavoz del Foro.

 

Respecto a los que sí figuran en ambas listas y dados los años transcurridos y numerosísima documentación posterior, es posible rastrear su destino en batallones de trabajadores, cárceles, campos de concentración o revisiones de penas posteriores. “Pero de estos 157 presos que figuran en la lista de salida y no en la elaborada en Soria en enero del 37 no hay ningún rastro. Ninguno fue trasladado a campos de concentración, ni a la cárcel, ni a batallones. No se sabe nada. Su desaparición es constitutiva de un presunto crimen de guerra, pues se hallaban bajo custodia del ejército sublevado. Incluso, según la legislación vigente en la época, estos presos de guerra estaban bajo el amparo del Convenio de Ginebra de 1929”, puntualiza Xulio García.

 

Prisioneros de Sigüenza en el convento de Santa Clara (Soria)//Imagen: Colección Carrascosa. AhpSO
Prisioneros de Sigüenza en el convento de Santa Clara (Soria)//Imagen: Colección Carrascosa. AhpSO.

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions