• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

Las obras estarían prácticamente terminadas, según el alcalde de Milmarcos, a falta de la última capa de rodadura y pintura

M.P.

Las carretera CM-2107, entre Anquela del Ducado y Milmarcos, ya se encuentra arreglada en la totalidad de su recorrido y abierta al tráfico, “solo estaría a falta de una capa de rodadura y la pintura, pero se quedará totalmente terminada antes de que finalice el año”, comenta el alcalde de Milmarcos, Fernando Marchán.

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, recuerda el regidor municipal, ha contemplado dotaciones en sus presupuestos tanto en 2020 como en 2021 para la mejora del firme y pavimentación de esta vía “maravillosa” en lo que se refiere a su paisaje, pero hasta ahora, totalmente anacrónica y devorada por los baches.

De esta manera, en el verano de 2020, entre junio y julio, se actuaba en un tramo de 9,5 kilómetros entre los términos de Anquela del Ducado y Turmiel, en una primera fase que contó con un presupuesto de 685.000 euros y un plazo de ejecución de un mes.

Las obras de la segunda fase se han llevado a cabo este otoño, a lo largo de 21,16 kilómetros entre Turmiel y Milmarcos y han contado con un presupuesto de 1,5 millones de euros.

Tal y como explica el alcalde, la CM-2107 soporta una cantidad importante de tráfico ya que se trata de la vía de paso hacia varios pueblos de muchos antiguos vecinos y descendientes, que en la década de los 60 emigraron hacia Cataluña y Zaragoza: “Los fines de semana, puentes y sobre todo en verano tiene mucha circulación, porque suben desde Calatayud y llegan a Milmarcos y desde aquí ya se van hacia arriba”, explica Marchán, que a su vez añade que “toda la gente que quiere ir a Amayas, Labros, Hinojosa, Tartanedo, Anchuela del Campo, Mochales, etc. tiene que pasar por esa carretas a través de Milmarcos”.

Asimismo, desde el punto vista turístico, el arreglo de esta vía supone también una mejora las comunicaciones desde Madrid hacia los pueblos de la Sexma del Campo y el Valle del Mesa, dentro del Geoparque Mundial de la UNESCO de la Comarca de Molina-Alto Tajo.

En este sentido, Marchán valora las buenas comunicaciones por carretera con las que cuenta Milmarcos en la actualidad, tanto desde Molina y la vertiente aragonesa por la CM-210, y ahora también desde Madrid y Guadalajara por la N-211 a través de la CM-2107.

La Junta arregla las principales carreteras de la comarca conocidas por su deterioro

No obstante, no se trata de la única carretera de la comarca de Molina objeto de mejoras. Entre 2020 y 2021 se ha puesto fin al estado de deterioro de las principales carreteras de titularidad regional que reclamaban una intervención.

Hace algo más de un mes, a primeros de octubre, se iniciaron los trabajos en la CM-2015, entre Corduente y Zaorejas, otra de las carreteras de la comarca famosa por sus sinuosas curvas y baches. Las obras de rehabilitación, adjudicadas a Hocensa, comprenden un tramos de 30 kilómetros y cuentan con un presupuesto de más de 2,8 millones de euros y un plazo de ejecución de 12 meses.

Asimismo, en julio de 2020 se concluían los trabajos de la reclamada carretera CM-2106 entre Terzga y Peralejos de las Truchas y en mayo las obras de la CM-2113, entre Riba de Saelices y Huertahernando.

Compartir en Redes sociales