El purificador es capaz de neutralizar el virus 8 veces más rápido que un filtro HEPA, sin generar subproductos o residuos

El Decano

La compañía tecnológica de Guadalajara SOL-FIX ha dado un paso más en el desarrollo de soluciones frente al coronavirus y su impacto en la salud humana como consecuencia de su prolongada permanencia en el aire, sobre todo en espacios poco ventilados.

Desde la consecución de sus primeros sistemas de purificación basados en la fotocatálisis heterogénea, SOL-FIX ha continuado explorando las posibilidades de su tecnología para adaptarla a nuevos escenarios de desinfección, y sus resultados cuentan con el aval de laboratorios independientes y con las positivas conclusiones de un ensayo realizado con la Universidad de Navarra.

Esta última, a través de un estudio que se ha llevado a cabo en las instalaciones de su Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas, CEIT, con la colaboración de los profesionales de la Clínica Universidad de Navarra, ha validado la efectividad del equipo objeto de análisis frente al coronavirus.

Tal y como explica el director general de SOL-FIX, Manuel Lora, se trata de en un sistema capaz de purificar el aire basado en la fotocatálisis heterogénea que combina emisión de luz ultravioleta UV-C con un compuesto fotocatalítico AKSEPT, con lo que se consigue una reacción química que inactiva bacterias, hongos, virus y compuestos orgánicos volátiles.

Esta patente exclusiva no precisa filtros y, como ha certificado el laboratorio independiente Himalaya, no genera residuos químicos ni subproductos que puedan resultar tóxicos para el ser humano.

El doctor Francisco Guillén, director del Servicio de Medicina Preventiva de la Clínica Universidad de Navarra, ha participado en el análisis del purificador, en el que se ha empleado un coronavirus activo subrogado del SARS-CoV-2 nebulizado en un ambiente cerrado, una campana biológica, para evaluar la capacidad de reducción del purificador sobre este contaminante.

En este sentido, cabe remarcar que es la primera vez que se emplea en España un virus vivo en aerosol para evaluar un sistema de purificación de aire.

Según el director técnico del CEIT,el doctor Sergio Arana, el purificador de aire de SOL-FIX empleado fue capaz de reducir la totalidad del virus nebulizado en la campana en menos de un minuto, con solo 1,8 rotaciones de aire.

Desde que la pandemia por SARS-CoV-2 se desató a nivel mundial entre febrero y marzo de 2020, se han ido publicando estudios que hacen mención a la transmisión del coronavirus en ambientes interiores como consecuencia de los aerosoles, identificándose ya claramente que el grado de contaminación en ambientes interiores es muy superior a los contagios en exteriores.

Además, según un estudio de la Universidad de California, la mayoría de las enfermedades respiratorias se podrían prevenir mejorando la calidad del aire y controlando el aire no saludable. La importancia de contar con un sistema de ventilación efectivo para reducir el riesgo de infección en espacios interiores es, por tanto, fundamental.

El sistema de purificación de aire de SOL-FIX inactiva bacterias, hongos, virus y compuestos orgánicos volátiles realizando una producción continua de flujo de aire limpio gracias a un ventilador de muy bajo impacto sonoro, sin generan residuos químicos ni subproductos que puedan resultar tóxicos para el ser humano, ni emplear para ello filtros, como los HEPA, que además de ser menos eficientes, puedan colmatar y lastrar la eficacia del equipo.

Estos meses de experiencia en colegios, centros sanitarios y asistenciales, comercios, restaurantes, oficinas o viviendas, entre las más de 1.500 instalaciones hechas en España, ha llevado a la compañía guadalajareña a desarrollar nuevos equipos pensados para combatir el coronavirus y otras amenazas para la salud humana que permanecen en el ambiente de espacios compartidos, poco ventilados y más pequeños, como los vehículos de servicio público o los ascensores de las comunidades de vecinos.

Compartir en Redes sociales