El Decano

Pequeños gazapos, terneros que aún se alimentan a biberón, la cabrita Luci, unos cerdos muy dormilones, un pony, patos, ocas, gallinas o un caballo percherón fueron algunos de los animales que ayer visitaron Trillo, convirtiendo el frontón por unas horas en una improvisada granja móvil. Organizada por la AMPA del colegio Ciudad de Capadocia con la colaboración de éste y del Ayuntamiento trillano, la actividad sirvió para festejar el final de curso, que terminará para los escolares mañana, viernes, un curso complicado e intenso que los alumnos han sobrellevado, no obstante, con mucha alegría, haciendo gala de una gran capacidad de adaptación.

Distribuidos por grupos burbuja, los 34 alumnos del colegio, a los que se sumó un grupo más de la Escuela Infantil, recorrieron esta granja móvil, empezando por acariciar a los pequeños conejos. De uno en uno, los chicos pudieron cogerlos y conocerlos más de cerca, e incluso fotografiarse junto a ellos. A continuación, gallinas, ocas y patos, cerdos, terneros, cabras, ovejas, un burro, un caballo percherón y dos toros mansos completaban el recorrido que instaló La Granja de la Finca La Morera en el frontón trillano. Pero antes de terminar la visita, los escolares disfrutaron también de distintas actividades acordes a su edad. Así, los más pequeños y menos pesados pudieron pasear en el carro tirado por el pony. Los medianos y mayores, por su parte, lo pasaron en grande con divertidos juegos con globos de agua. Todos, pequeños y mayores, pudieron pintar una herradura y llevársela de recuerdo.

Ya por la tarde, el AMPA organizó la fiesta de graduación de los niños que este curso terminan ciclo: los alumnos del tercer año de Infantil y los de 6º de Primaria que, en su caso, dicen adiós al Ciudad de Capadocia pues el año que viene comenzarán el instituto en Cifuentes. Para celebrar tales hitos, la Asociación de Madres y Padres quiso reunir a las familias, que acudieron a la cita para homenajear a los niños y tener un bonito recuerdo de este día. Hubo fotos de familia, bailes, emotivos vídeos preparados por los profesores, merienda y, por supuesto, imposición de bandas y entrega de orlas y diplomas a los alumnos protagonistas. Además, el AMPA tuvo un detalle con ellos y les regaló también una chaqueta y una sudadera personalizada. La fiesta terminó con la actuación de un mago.

La concejala de Educación en el Ayuntamiento de Trillo, Mayte Blanco, espera, sobre todo, que los niños lo pasaran muy bien y disfrutaran de las actividades organizadas para ellos. “Ha sido un curso duro, ellos lo han llevado lo mejor que han podido, pero, aún así, ha sido intenso y diferente, y además no se han podido realizar algunas actividades que siempre celebramos y que son del gusto de los chicos, por eso creíamos que merecían una fiesta de fin de curso bonita y en la que disfrutaran al máximo, cumpliendo las medidas y normas establecidas”.

“Me gustaría dar las gracias al AMPA, por su enorme implicación y trabajo, a los profesores y profesoras, a la directora, Mari Luz, por el sobreesfuerzo de este año, y sobre todo a los niños, porque han dado un gran ejemplo respetando las normas y adaptándose a todo felices y contentos”, termina la concejala, quien espera que el próximo curso pueda desarrollarse en diferentes condiciones y, sobre todo, con menos restricciones.

Compartir en Redes sociales