La comercialización de madera aprovechada ilegalmente constituye un problema de competencia desleal a la industria de la madera y la gestión forestal sostenible

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible, ha continuado con las actuaciones enmarcadas en el ‘Plan de control de la legalidad de la madera comercializada’, impulsando el aprovechamiento sostenible de los bosques frente a la tala ilegal.

Así lo anunció, el director general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero Cañizares, quien destacó que “este es un asunto inaceptable para quienes apostamos por la puesta en valor de los recursos forestales, pues la tala ilegal destruye valor a la madera y contribuye la degradación de los bosques en todo el mundo, su deforestación, y sin duda es una amenaza a la biodiversidad”.

En concreto, la práctica de la comercialización de madera aprovechada ilegalmente constituye un problema medioambiental reconocido internacionalmente, de primera magnitud en muchos países en desarrollo exportadores de madera en Europa del Este y en países tropicales, en detrimento de la madera procedente de la gestión forestal sostenible.

Por ello, se están realizando controles e inspecciones con el objetivo de reforzar el papel de la madera legal y sostenible en la economía verde, y con ello otorgar mayor conocimiento a las actividades forestales en Castilla-La Mancha, en el marco de la sostenibilidad y de la promoción de los productos que aportan los ecosistemas forestales dentro de una bioeconomía social y ambientalmente responsable en la región.

“Los productos forestales y el aprovechamiento de los recursos de nuestros bosques son fundamentales para la conservación del medio natural y supone un importante valor económico que contribuye a la economía verde y circular y a la dinamización del entorno rural de muchos pueblos en Castilla-La Mancha”, ha destacado Romero.

Compartir en Redes sociales