G.A.

La Ley Celaá entraba en vigor este martes, aunque entre la Covid y Filomena ha pasado pasado prácticamente inadvertido el hecho. Pero los ríos de tinta que hizo correr su tramitación bien merecen un poco de atención.

Y si bien la mayor parte de su articulado no podrá aplicarse hasta el próximo curso escolar, no está de más analizar lo que representa la octava ley educativa de la democracia.

Por ello, abordamos los principales asuntos con el senador por Guadalajara Rafael Esteban, que participó en el debate parlamentario en la Cámara Alta.

Acaba de entrar en vigor la “Ley Celaá”, qué valoración puede hacer de este hecho

La LOMLOE es una Ley que se ha trabajado muchísimo. A pesar de las voces, unas más altas que otras, que algunos partidos quieren expresar para siempre estar en contra de lo que hace este Gobierno, es una buena ley. Ha intentado, sobre todo, paliar aquellas cuestiones que estaban más en discusión con la LOMCE, que además se aprobó de manera unilateral por parte del Partido Popular.

Porque la LOMLOE es una ley que ha sido negociada, fruto del acuerdo entre siete partidos. Nos hubiera gustado aprobar una ley educativa que hubiera sido negociada, fruto del consenso de todos los partidos. Pero cuando hay formaciones que no se dedican más que a torpedear todo lo que se legisla por parte de este Gobierno, evidentemente no permite alcanzar acuerdos.

Y quien sale realmente perjudicada es la comunidad educativa. O parte de esa comunidad educativa, a la que llevan esos partidos para pensar que se está legislando en contra de ellos, y así nos hemos encontrado muchas cosas en todo este tiempo.

La LOMLOE es una ley inclusiva, que intenta reformar todos aquellos aspectos de desigualdad que existían en la LOMCE. Cuando queremos que nuestros hijos vayan a un centro educativo, cursen sus estudios en un centro público o concertado, lo que queremos es que si son vulnerables, si tienen dificultades, porque no son como los que algunos piensan que tienen que ser, queremos que salgan con las mayores garantías educativas posibles. Y esto es lo que al final se ha intentado legislar.

Que exista transparencia en los concertados, que no haya segregación por sexos, que podamos llegar a consensuar un formato de educación en valores que no tenga que ser elegido por nadie, sino porque tenga que ser obligatorio estudiar qué es lo que nos tiene que deparar este mundo, esta sociedad, con una educación a nuestros hijos que les vaya dando ese refuerzo social que la anterior ley no daba.

Y ahora nos encontramos en este inicio de la nueva ley que, esperemos, que a lo largo de todo este inicio de tramitación ya físico de este nuevo formato legislativo se les vayan despejando muchas dudas a los padres, inducidas por partidos que pretendían que esta nueva ley no saliera.

Nadie está quitando el Castellano. ¿Dónde dice que se quite el Castellano de la educación obligatoria que se contempla dentro de la ley?

Aunque la mayor parte de la nueva legislación no entrará en funcionamiento hasta el próximo curso, hay temas que han resultado polémicos, como el del Castellano. ¿Hay peligro de que desaparezca como lengua vehicular?

El concepto de lengua vehicular fue incluida en la ley anterior, la LOMCE, la Ley Wert. Tenemos muy claro donde estamos. En la Constitución están muy definidas cuáles son las lenguas que nos representan como españoles. Y lo que queremos es tener muy clara esa definición de libertades. Hay que saber que en cada lugar en el que se habla una lengua, que está además recogida como lengua en la Carta Magna, tenemos que ser capaces de compartir esas particularidades que cada uno de los territorios tiene. También en el idioma.

Nadie está quitando el Castellano. ¿Dónde dice que se quite el Castellano de la educación obligatoria que se contempla dentro de la ley?

Lo que pasa es que hay algunos que partidos, como el PP y VOX, que no han entendido nunca que ser inclusivos significa darles esa oportunidad a las diferentes maneras de interpretar nuestras culturas, nuestras lenguas, nuestra manera de entender que vivimos en un país plural. Y ese país plural necesita que le demos la oportunidad también de que se expresen en las lenguas en las cuales han estado naciendo, viviendo, conviviendo, además del Castellano.

Por eso engañar, como engaña el PP, VOX e incluso hasta Ciudadanos, en este concepto no es bueno. Porque no desaparece el Castellano. Porque no desaparece la educación especial. Porque no estamos hablando de cuestiones tan agresivas en el concepto que quieren aplicar a las familias como las que dicen estos partidos.

«La educación concertada recibe subvenciones del Estado, para que tenga un modelo de educación basado en la pública. Para que no haya diferencias»

En la concertada se está alertando de que se obligará a elegir la pública y si quedan plazas se podrá ir a la concertada…

No. Lo que pasa es que ahora se va a aplicar un concepto importantísimo de la transparencia.

Ahora, en la educación concertada, si en algunos casos, que no quiero decir que sean extensivos a toda la educación concertada, había lobbies empresariales, incluso hasta familiares, para poder admitir o no a unos niños en esa educación concertada, ahora se va a imponer que dentro de los consejos escolares también haya representación de concejales de los ayuntamientos.

¿Por qué? Para que esa transparencia en las cuentas, para que esa transparencia en el modelo que tienen que seguir, esté clara. Porque no podemos olvidar que la educación concertada recibe subvenciones del Estado, para que tenga un modelo de educación basado en la pública. Para que no haya diferencias. Y no como lo que quiso hacer el PP, de quitar recursos a la pública para favorecer a la concertada. Y nosotros no queremos destacar ni a una, ni a la otra.

Sabemos que dependemos también de esa estructura de educación concertada, que ya se consolidó desde los gobiernos de Felipe González, pero queremos que tenga la misma transparencia. Queremos que los niños que puedan acceder a la educación concertada, independientemente de su condición económica, también lo puedan hacer. Y no se conviertan en guetos, ni en lobbies que están haciendo esas segregaciones. Incluso segregaciones por sexo, que tienen algunos centros concertados, desaparezcan. Esa igualdad, ese concepto de digitalización, ese concepto de inclusión que tiene esta LOMLOE queremos hacerlo extensivo a todos y cada uno de los parámetros donde interviene el dinero público. Y la educación concertada es uno de ellos también.

Hay regiones que hablan de adelantar plazos para no aplicar la Ley Celaá, o de aprobar leyes preventivas, como Madrid…

Madrid es Madrid. Yo quiero mucho a Madrid, y a los madrileños, pero tienen ahora mismo unos gobernantes que más vale que tuviesen un concepto algo más basado en esa estructura de libertades que se pretende hacer cuando gobernamos.

Decidir ahora si retrasaban o no las solicitudes de ingreso para el próximo curso… pero si a la LOMLOE no le afecta. Para la entrada en vigor de la nueva legislación educativa eso no le afecta, si no al siguiente curso.

Que van a hacer, estructurar o modular… habrá que peleárselo a nivel legal.

Los gobernantes que tiene ahora Madrid están haciendo que a Madrid se le aísle, se le ponga una cúpula, se le considere de una manera totalmente diferente en todos los conceptos. Ahora mismo, con respecto a la ley de educación, y también con respecto al coronavirus, con respecto a las subvenciones que puedan venir de los temporales… Ellos mismos son los que se aíslan, ellos mismos son los que están perjudicando a cada uno de los madrileños por ese concepto de exclusión, y no de inclusión que defendemos los socialistas. Ellos verán. Pero van a tener enfrente a un gobierno, van a tener enfrente a una sociedad, van a tener enfrente a un partido político que representamos nosotros, el PSOE, en lucha contra esas exclusiones que no se merecen los madrileños, ni a nivel educativo ni en otros niveles.

Compartir en Redes sociales