Las restricciones a la movilidad, el toque de queda o los confinamientos, tienen los días contados

Imagen de archivo previo al cierre de los establecimientos hosteleros.
Las comunidades tienen competencias para seguir regulando las limitaciones en la Hostelería y los servicios no esenciales.

El Decano/M.P.

Los cierres perimetrales, el toque de queda y los confinamientos tienen los días contados. Concretamente, si se cumplen las intenciones del Gobierno Central, quedan exactamente un mes y dos días para entrar dentro de una nueva etapa, con unas medidas más laxas, similares a las que tuvieron lugar entre julio y noviembre del año pasado. El presidente del Gobierno lo confirmaba ayer: El objetivo es que “una vez vencido el plazo del 9 de mayo, no sea necesario prorrogar más el Estado de Alarma” lo que supondría “el punto y final” de las medidas excepcionales con motivo de la pandemia. De esta manera, a partir de entonces, las políticas que manen del Estado en la lucha contra el Covid-19 estarán fundamentadas en la máxima de la vacunación.

La decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez supone un rayo de luz al final del túnel, que contrasta, sin embargo, con la situación epidemiológica que vive la provincia de Guadalajara en la actualidad, que sobrepasa el nivel de riesgo extremo fijado en más de 250 positivos por 100.000 habitantes. En las dos últimas semanas Guadalajara ha registrado una incidencia acumulada de 320 casos por 100.000 habitantes, más del doble que la media nacional (165 casos por 100.000 habitantes) y prácticamente el tripe de la media regional situada en 108 casos y ya son cinco las localidades con medidas de nivel 3 reforzado: Azuqueca de Henares, Horche, Pioz, Yunquera de Henares y Fontanar, todas ellas en el Corredor del Henares, lo que invita a valorar la situación en relación a la cercanía de la provincia con Madrid.

Una vez se ponga fin al Estado de Alarma dejarán de tener efecto ciertas medidas como las restricciones a la movilidad, los toques de queda nocturnos o los cierres perimetrales, recogidos en el Real Decreto 926/2020 de 25 de octubre, por el que se declaraba el Estado de Alarma actual en el mes de noviembre después del paréntesis del verano. Asimismo, se pondrá fin a las limitaciones en reuniones sociales y familiares, tanto en espacios públicos como privados, que actualmente están establecidas en seis personas.

Las medidas y limitaciones para hacer frente a la situación de pandemia recaerán en ese momento, en el tejado de las comunidades autónomas en coordinación con el Consejo Interterritorial de Salud. No obstante, estas limitaciones no podrán ser similares a las establecidas por el Real Decreto, ya que al suponer una limitación de los derechos fundamentales, tendrían que recurrir a los tribunales para su aprobación.

No obstante, sí que se podrán regular la actividad de los servicios no esenciales sin necesidad de obtener el beneplácito de los jueces, limitando horarios en la Hostelería, comercios instalaciones deportivas, etc., cerrando el interior de bares o restaurantes o incluso suspendiendo su actividad.

El uso de la mascarilla seguirá siendo obligatorio, pero la propuesta que el Gobierno central llevará al Consejo Interterritorial esta tarde es que se pueda prescindir de su uso en playas, piscinas o en el campo, siempre que no se esté paseando por estos entornos, en cuyo caso tendrá que llevarse mascarilla.

C-LM, pendiente de las recomendaciones de la EMA sobre la vacuna AstraZeneca

En otro orden de cosas, el Gobierno de Castilla-La Mancha estará «muy atento» al pronunciamiento de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) sobre la relación entre la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 y los trombos en algunos vacunados.

Así ha reaccionado la portavoz del Ejecutivo regional, Blanca Fernández, al ser preguntada por la decisión de Castilla y León de suspender la vacunación de AstraZeneca a la espera de la EMA.

Ha explicado que Castilla-La Mancha va a esperar al pronunciamiento de la Agencia Europea del Medicamento y las decisiones que se tomen –ha dicho– se tomarán «en consonancia» con la decisión que adopte la EMA y el Ministerio de Sanidad. «Estaremos muy atentos a lo que pase esta tarde», ha manifestado.

Sobre la polémica por las gestiones de Madrid para la vacuna rusa, ha apuntado que el contacto por parte de las consejerías de sanidad con los laboratorios farmacéuticos es habitual, «otra cosa es con la intencionalidad que se pueda utilizar una determinada foto».

«Respeto absolutamente la estrategia que tenga la Comunidad de Madrid en ese sentido, pero todos sabemos que la compra de vacunas en la Unión Europea se realiza por las autoridades europeas», ha afirmado.

Eso es «lo que nos hace fuertes y lo que nos hace competitivos», ha continuado, y «si se nos ocurriera romper ese criterio por países sería una barbaridad porque nos debilitaría, y si lo hiciéramos por comunidades autónomas sería imposible porque la propia Unión Europea le ha dicho a la Comunidad de Madrid que no puede comprar vacunas».

Fernández cree que esta noticia se circunscribe en una estrategia de campaña, «no muy acertada», a su juicio. Además, cree que se trata de «una polémica innecesaria» porque ahora «necesitamos estar muy unidos, trabajar en la misma dirección y hay determinadas cuestiones con las que no convendría hacer política», ha sentenciado.

Compartir en Redes sociales