Según el padrón, 163 municipios ganaron población, 99 perdieron y 26 se mantuvieron. La capital y Azuqueca bajaron habitantes

Brihuega vio incrementada su población en 89 habitantes en 2020.

M.P./El Decano

La provincia de Guadalajara sigue incrementando su población en contra de la tendencia nacional, sumando 466 nuevos habitantes y alcanzando una población total de 265.508 vecinos en la primera mitad de 2021, según los últimos datos provisionales publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), frente a los 265.052 que existían a fecha de 1 de enero. De ellos, 134.838 son hombres y 130.671 mujeres. Durante este periodo, Guadalajara ganó 272 hombres y 196 mujeres. Mientras, en el conjunto de España, durante el mismo periodo, se perdieron 72.007 pobladores.

Con respecto a los datos provisionales del INE, entre julio de 2021 y el mismo mes de 2020, Guadalajara ganó 2.526 habitantes y entre enero de 2021 y enero de 2020, datos ya definitivos, 2.633, teniendo en cuenta que la población del padrón correspondiente a 2020 en la provincia de Guadalajara arroja una población de 265.042 habitantes.

De los datos por municipios del padrón se desprende que la pandemia también ha tenido un impacto sobre los mismos. En 2020 fueron 163 los municipios que ganaron población, mientras 99 perdieron y 26 se mantuvieron igual. En esta ocasión y con motivo del regreso de antiguos vecinos al medio rural durante el confinamiento, no resulta tan evidente el crecimiento del Corredor del Henares en detrimento de las zonas rurales de la provincia. De hecho, las dos principales ciudades de la provincia perdieron población: Guadalajara descendió en 420 habitantes, quedándose en 87.064 y Azuqueca de Henares, 171 hasta los 35.236 habitantes.

Mientras, resulta paradigmático el crecimiento registrado por algunos de los pueblos más rurales de la provincia. Por ejemplo, Morenilla sumó 13 vecinos para alcanzar los 50 habitantes; Orea 29 con 210 habitantes; Hontoba 39, con 378 habitantes; Fuentenovilla creció en 53, alcanzado los 566; Albalate de Zorita suma 150 habitantes, con un total de 1.080 y Anquela del Ducado sube en 13, para colocarse en los 59 y Tordesilos sube nueve, para contabilizar un total de 94 vecinos empadronados.

Cabe señalar, no obstante, que otras localidades del Corredor han seguido creciendo, como es el caso de Alovera, que sumó 191 habitantes, con 13.051 vecinos inscritos en el Padrón; Cabanillas del Campo que en 2020 ganó 181 vecinos con 10.844 habitantes; El Casar alcanzó los 12.710 habitantes sumando 295 nuevos pobladores; Horche con 2.702 habitantes, creció en 80 nuevos vecinos; Marchamalo con 7.889 habitantes sumó 205; Chiloeches se coloca en los 3.797 con 174 nuevos habitantes; Quer con 91 nuevos vecinos, alcanzó los 921 habitantes; Torrejón del Rey cuenta 5.892 habitantes, con 269 nuevos; y Yunquera de Henares tiene 159 habitantes más con un padrón de 4.364.

En lo que se refiere a las cabeceras de Comarca, Molina de Aragón y Sigüenza, en el Señorío y la Sierra Norte, pierden población, mientras las principales localidades de la Alcarria presentan una tendencia alcista. De esta manera, Molina de Aragón pierde 16 habitantes con un padrón de 3.217 vecinos y Sigüenza desciende en 21 habitantes con 4.298 vecinos, mientras Brihuega con 2.467 vecinos inscritos, ha ganado 89; Torija suma 50 habitantes con 1.577 vecinos, incluso Jadraque crece con 13 nuevos vecinos y 1.383 habitantes.

Otras localidades, como Cogolludo, en la Sierra Norte, han visto engrosado el padrón con 33 vecinos nuevos, sumando 552 habitantes y Cifuentes, en la Alcarria, perdió 23, quedándose en 1.611.

Los principales pueblos ribereños de Entrepeñas y Buendía subieron ligeramente: Sacedón suma siete, con 1.530 vecinos y Pareja 62 con 455 habitantes.

Guadalajara, la segunda provincia de CLM que más creció

El conjunto de Castilla-La Mancha, por otra parte, ha visto reducida su población un 0,05 por ciento durante la primera mitad de 2021, con un total de 3.722 vecinos menos y 2.047.722 habitantes totales. De esta manera, Guadalajara ha sido la provincia que más ha crecido en población después de Toledo que ha sumado 793 nuevos vecinos durante este periodo. Le sigue Cuenca que ganó 76 nuevos vecinos, alcanzando los 199.080 habitantes, mientras Ciudad Real perdía 1.415, quedándose con 490.576 y Albacete que también ha descendido con 855 vecinos menos, contabilizando 388.023 habitantes.

Durante el primer semestre de 2021 la población se redujo en 13 comunidades autónomas, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, y creció en las cuatro restantes.

Los mayores descensos en términos relativos se dieron en Aragón (–1,33%), Principado de Asturias (–0,39%) y País Vasco (–0,38%).

En el otro extremo, los mayores incrementos de población se dieron en Región de Murcia (0,20%), Canarias (0,09%) y Comunitat Valenciana (0,08%).

España perdió más de 72.000 habitantes

En términos generales, la población residente en España disminuyó en 72.007 personas en la primera mitad de 2021 y se situó en 47.326.687 habitantes a 1 de julio de 2021. Es la primera vez que se reduce desde 2016.

El descenso poblacional del semestre fue fruto de un saldo vegetativo negativo de 70.736 personas (157.184 nacimientos, frente a 227.920 defunciones), unido a un saldo migratorio casi nulo de –366 personas (hubo 201.638 inmigraciones procedentes del extranjero y 202.004 emigraciones con destino al extranjero).

En la primera mitad de 2021 se produjo una reducción tanto de la población de nacionalidad española como de la extranjera, siendo mayor el descenso de ésta última. El número de extranjeros bajó en 42.364 personas durante el primer semestre, hasta un total de 5.325.907 a 1 de julio de 2021. Este descenso respondió, en su totalidad, a las adquisiciones de nacionalidad española (que afectaron a 68.282 personas, según datos provisionales), pues tanto el saldo vegetativo (de 17.739 personas) como el saldo migratorio exterior (de 8.376 personas) fueron positivos.

Por su parte, la población de nacionalidad española se redujo en 29.643 personas. Esta evolución fue resultado de un saldo vegetativo negativo (de 88.475 personas), unido a un saldo migratorio también negativo (de 8.742), que no fueron compensados con las adquisiciones de nacionalidad española. Si nos restringimos a los españoles nacidos en España, esta población se redujo en 81.367 personas a lo largo de la primera mitad de 2021.

Entre las principales nacionalidades, los mayores descensos se dieron entre la población rumana (18.579 personas menos), marroquí (8.113 menos) y ecuatoriana (4.248 menos).Y los mayores incrementos en la de Italia (6.742 personas más), Reino Unido (6.302 más) y Francia (2.499 más).

Compartir en Redes sociales