Julio D. Cuevas, presidente del Colegio de Médicos de Guadalajara.

El Decano

Hoy se cumple un año del histórico discurso del presidente del Gobierno, anunciando el Estado de Alarma y del confinamiento estricto de la población. Aunque ya todos intuíamos que se nos venía encima «una gorda», ni los más pesimistas esperaban que justo 365 días después estemos como estamos.

Toda la población afrontó una situación para la que no estaba preparada, ni mentalizada, pero sin duda fue el personal sanitario el que «soportó» la peor parte. Sin los medios necesarios, sin saber exactamente qué había que hacer, sin personal suficiente para hacer frente al Coronavirus. Desde entonces se convirtieron en los héroes de España, aunque un año después ya nadie se acuerda de aquellos aplausos a las ocho de la tarde con las que se les agradecían sus esfuerzos y anhelos.

Por ello El Decano decidió recordar con Julio D. Cuevas, presidente del Colegio de Médicos de Guadalajara, cómo han vividos ellos estos doce meses.

Hoy domingo se cumple un año desde que se decretó el Estado de Alarma ¿Cómo han vivido los sanitarios este año?

Intensamente y desbordados. Era una situación nueva para todo el mundo, y para nosotros igual. Teníamos una gran incertidumbre y ha sido muy intenso.

Un año después uno de los mensajes que han calado es que toda esta situación, tras tener que atender a tanto enfermo y situaciones tan complejas, les ha afectado mucho… Que los hay que les ha dejado muy tocados…

Sí, especialmente psicológicamente. Al principio de la primera ola, cuando empezamos en marzo hasta el verano, que logramos tener un poquito de descanso… pero desde el verano hasta ahora es un desgate continúo físico y psicológico. Pero yo creo que lo psicológico es lo que más nos está afectando, porque vemos que no terminamos de concienciarnos todos y no terminamos de asumir ciertas responsabilidades hacia el coronavirus que tenemos que cumplir todos.

Después de un año, de todos los muertos y enfermos ¿No hemos aprendido nada?

No. Y se ve todos los días en los medios de comunicación. Todavía están las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado interviniendo en fiestas y cosas de este estilo. Y todo ello lo que hace es desmoralizar más a los sanitarios que otra cosa.

«Si se viese lo macabro y enferma que está la gente cuando el coronavirus se apodera de una persona, lo mismo se hubiesen concienciado más»

Hay quien opina que si hubiésemos visto mas UCIS, más enfermos y más dolor habríamos aprendido algo. Y esto de que no se vean imágenes nos ha perjudicado ¿Qué le parece?

No sabría decir. Desde luego las imágenes son desgarradoras y sobre todo la cantidad de muertos que hemos tenido, que han tenido que morir solos sin compañía de las familias, el duelo patológico que han pasado muchas familias por no poder despedirse… parece como los anuncios de la Dirección General de Tráfico cuando enseñan esos accidentes para concienciarnos. Son anuncios teatralizados sí, pero no sabría decir si seguramente hubiese sido bueno o malo enseñar imágenes. Lo mismo sí, viendo lo macabro, y lo enferma que está la gente cuando el coronavirus se apodera de una persona. Lo mismo se hubiesen concienciado un poco más.

¿Qué piensa un médico, el personal sanitario en general, cuando oye mensajes negacionistas, sobre que esto no ocurre, que es todo un invento? ¿Qué se les pasa por la cabeza?

A mí me enfada muchísimo, no puedo remediarlo. Hoy he leído que otro cantante famoso está en contra de que vayan a cerrar la cuenta de twitter a Miguel Bosé. Ayer mismo tuve una conversación con un paciente en mi centro de trabajo, que le tuve que decir con buenas formas que me dejara en paz y no me lo contara, porque estaba negándolo y diciendo que el virus lo había fabricado no sé quién.

Todo esto a mi me enfada muchísimo, sobre todo lo de la gente famosa. Porque cuando hablas con un paciente anónimo todo se queda en petit comité, pero la gente conocida que tiene acceso a muchísimos seguidores… Esos cada vez que hablan hacen que toda la información que demos nosotros, intentando educar a la población, retroceda. Nos hace dar muchos pasos para atrás, y remontar esos retrocesos cuesta. Nos cuesta vencer estas tendencias.

«Aunque estemos bajando la incidencia acumulada ya hemos visto que sube con cualquier fallo que cometamos. No podemos permitirnos eso otra vez»

Hemos pasado de los aplausos a las 20:00 a que ahora casi no son los héroes ¿Se sienten un poco abandonados?

Hemos pasado de héroes a villanos, por decirlo de alguna manera, muy rápida. Porque la manera de atender al personal, al paciente, es más telefónico, es una situación rara, no estábamos acostumbrados y los pacientes tampoco.

Los hay que piensan que somos unos vagos. Lo veo porque me lo dicen, y en las redes sociales… la gente que viene por cita ve más vacías que nunca las salas de espera, pero porque hacemos un control de quién viene, tenemos que ver el horario para que no se junten unos con otros Aquí somos muchos médicos en el mismo sitio, y para que no haya mucha afluencia en las salas de espera, y sobre todo porque un centro de salud es donde viene gente enferma, y si tú atiendes a una persona sana, asintomática aunque sea positiva, puedes provocar muchos contagios.

Por eso estamos haciendo esto, y casi todo se hace por teléfono, y se cita a la gente a la que tú crees necesario de forma presencial cuando por teléfono ves que no se va a poder resolver. Creo que las autoridades todavía no lo han explicado bien, y la población en general está un poco enfadada con nosotros pensando que no hacemos nada. Pero la verdad es que estamos sobrepasados, y nos marchamos más tarde de nuestra hora porque no has terminado y no quieres dejar a nadie sin llamar.

Nosotros como sanitarios lo tenemos claro: anteponemos la salud a la economía. No es muy popular esto que digo, pero es mi misión, yo tengo que defender la salud de la población

Cuando ven este debate de salud o economía, porque también es verdad que los empresarios de hostelería y comercio tienen razón porque lo están pasado fatal ¿Qué opinan los sanitarios?

No me gustaría estar en la piel de quien tiene que decidir. Pero nosotros como sanitarios lo tenemos claro: anteponemos la salud a la economía. No es muy popular esto que digo, pero es mi misión, y yo tengo que defender la salud de la población. No es mi obligación defender a los hosteleros, que comprendo perfectamente el varapalo que se están llevando, pero como sanitario yo tengo que velar por la salud. Para la economía ya están los que nos gobiernan, que son los que tienen que decidir.

No me gustaría estar en su piel, porque lograr un equilibrio bueno entre salud y economía ahora mismo, lo veo difícil. Pero para mí lo primero es la salud.

«Que las autoridades vean que si la atención primaria es débil, se paraliza el sistema»

Estamos empezando a salir de la tercera ola, o por lo menos estamos viendo la luz al final del túnel. Nos volvemos a plantear si abrir o no en Semana Santa. Tiene que ser doloroso para ustedes este debate

Efectivamente. Nosotros anteponemos la salud. Ya hice un pequeño comunicado desde el Colegio de Médicos de Guadalajara de que hay que salvar vidas antes que la Semana Santa, porque ya tenemos la experiencia de la Navidad, del Black Friday, del puente de la Constitución… que lo hemos pagado muy caro con los fallecidos.

Creo que esta vez se lo van a tomar más en serio, no puede ser que vayamos a cometer el error. Y aunque nos fastidie, que yo soy el primero que le gustaría irse en Semana Santa y darme una vuelta con mi familia para cambiar de aires, prefiero que esté todo cerrado y respetemos al coronavirus al máximo.

Aunque estemos bajando la incidencia acumulada ya hemos visto que sube con cualquier fallo que cometamos. No podemos permitirnos eso otra vez.

Quizá la única lectura positiva que se pueda hacer de este año tan malo y desagradable sea que la gente haya empezado a valorar la Sanidad Pública de forma especial?

Claro. Pero es una pena que hayamos tenido que esperar a que aparezca una pandemia ,y que nos haya sacudido tan fuerte, para que nos demos cuenta de que la sanidad y los sanitarios son fundamentales para la vida de la comunidad en general.

Es una pena porque esto tenía que saberse. Invertir en sanidad no es gastar dinero, es ahorrar en futuro. Porque ganas vidas y ahorras un montón de cosas y calidad de vida. De esto al menos hay que sacar un aprendizaje, como que las autoridades vean que reforzar la atención primaria, que ha estado precarizada desde hace 20 años con palos y recortes, y se den cuenta de que si es débil se paraliza el sistema. Habrá que ver si hemos aprendido o no.

Prevenir es curar ¿Nos lo vamos a creer?

Ahora mismo se ha demostrado que sí. Porque ‘prevenir es curar’, es tener una buena asistencia sanitaria, sobre todo de atención primaria que es la puerta de entrada al sistema. Si no hay buena asistencia sanitaria de atención primaria tenemos que derivar al segundo escalón, que sería la atención hospitalaria, y ya perdemos muchos recursos y empezamos a ser ineficaces.

Para prevenir hay que tener una buena atención primaria, es fundamental. Porque aquí se pueden arreglar entre el 80% y el 90% de los procesos que acuden a la sanidad.

Compartir en Redes sociales