La inversión superará los 300.000 euros, de los cuales 240.000 proceden de los Planes contra la Despoblación de Diputación

Imagen de archivo de la piscina municipal de Pastrana.

M.P.

La piscina municipal de Pastrana abrirá sus puertas este verano con el inicio de la temporada. Las obras previstas para su rehabilitación no impedirán que los vecinos de la localidad puedan disfrutar de esta infraestructura, tan importante para el ocio estival en los municipios de la provincia. Para ello, según el alcalde de la localidad, Luis Fernando Abril, se han acometido “las obras mínimas”, con el fin de que pueda estar operativa un año más.

Los trabajos, según el primer edil comenzarán una vez concluida la temporada, hacia los meses de septiembre y octubre. Abril prefiere no aventurarse a dar una fecha concreta, pero lo que es seguro es que el verano que viene la piscina de este municipio alcarreño ya no será la misma y los vecinos podrán disfrutar de unas instalaciones renovadas, una vez resueltos los problemas de estabilidad que acarrea casi desde su inauguración, hace tres décadas.

Se trata de una de las inversiones más importantes que se van a acometer en el municipio, que supera los 300.000 euros, de los cuales, 240.000 serán aportados por la Diputación Provincial con cargo a los Planes de Despoblación.

Concretamente, la Institución Provincial llevará a cabo una reforma integral del vaso de la piscina, mejorando su cimentación y renovando el alicatado.  También se va a cambiar el vallado, las escaleras y otros elementos.

Con la aportación del Ayuntamiento se pretende renovar el sistema de depuración y dar un lavado de cara al resto de instalaciones.

El vaso de la piscina de Pastrana sufre desde hace décadas ciertas patologías que amenazan su estabilidad. Para detectar el problema, explica el alcalde, se han tenido que realizar unos “sondeos geotécnicos” que han determinado que la calidad del suelo no es la apropiada para este tipo de instalaciones: “El terreno es de cieno, muy malo, por lo que la piscina se está hundiendo”. La solución técnica consiste en “construir unos pilotes y cimentar el vaso”, con lo que el alcalde espera que se ponga fin de una vez por todas a este problema de cara al futuro.

Compartir en Redes sociales