• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

La localidad posee uno de los mejores cielos, declarado Reserva Starlight y el alojamiento cuenta con un guía de cielo nocturno

El Decano

El sector turístico empieza a recuperarse tras una época en la que se vio golpeado por la crisis sanitaria y pese a que igualar a las cifras y datos pre-covid sigue siendo todo un reto, el sector va logrando recuperarse y se refuerza, según los datos de la primera parte de la temporada.

Año tras año miles de turistas nacionales e internacionales eligen Castilla-La Macha para pasar sus vacaciones y alejarse de la rutina, y no es de extrañar.

Su gastronomía, historia y su red de alojamientos hosteleros componen una oferta turística muy competitiva a lo que hay que sumar su encanto, sus calles únicas y sus numerosos monumentos declarados Bien de Interés Cultural,

Los alojamientos de la Red de Hospederías de Castilla-La Mancha forman parte de este atractiva oferta ofreciendo experiencias inolvidables como contemplar las estrellas del cielo de Sigüenza. En la Sierra Norte de Guadalajara, en la provincia de Sigüenza, se encuentra uno de los mejores cielos nocturnos de España dada la escasa contaminación lumínica y atmosférica. Por ello desde el Relais & Châteaux Molino De Alcuneza un guía del cielo nocturno explica, en las noches en que la climatología lo permite, todo lo que se puede contemplar en el universo, en unos cielos catalogados como Reserva Starlight. Los huéspedes aprenden a orientarse, a reconocer las principales constelaciones y estrellas, localizar los planetas visibles o situar la Vía Láctea, en una entretenida charla de aproximadamente una hora, en la que recorren el cielo nocturno a ojo desnudo, con prismáticos y telescopio.

No se pueden ver estrellas en el cielo, sino también en su restaurante que tiene una Estrella Michelin.

Ciudad Real alberga otra de las atractivas propuestas de la Red de Hospederías de Castilla-La Mancha en torno al vino. Allí los visitantes pueden experimentar nuevas sensaciones en la sala de catas de la Hospedería Santa Elena. Situada en la Plaza Mayor de San Carlos del Valle, se trata de un edificio de finales del siglo XVII con todas las comodidades del siglo XXI.

Además, se puede disfrutar de la paz y el sosiego de la calma y serenidad de la plaza del pequeño vaticano manchego.

La afición familiar por el vino y la alta especialización del viñedo en La Mancha explican el señorío de las bodegas.

Otro de los alojamientos es el Palacio del Infante Don Juan Manuel Hotel-Spa. Situado en Belmonte, uno de los municipios más ricos en patrimonio de toda la zona, fue construido para ser una Venta Del Quijote que diera hospedaje a los viajeros de la ruta. Modernidad, calidad y comodidad se unen en el hotel formando un remanso de paz y tranquilidad donde poder disfrutar de una estancia inolvidable. La gran piscina exterior y el estupendo circuito de spa, sauna e hidromasaje complementan la oferta que hará de la estancia de muchos un auténtico placer.

Compartir en Redes sociales