Una brillante actuación de Bambikina y Deborah Ayo estrenó la segunda temporada del ciclo de conciertos de música indie

El Decano

Las Noches Acústicas de Cabanillas, el ciclo de conciertos de música «indie» que organiza el Ayuntamiento de Cabanillas del Campo, no pudieron arrancar con mejor pie en su segunda edición. Con una muy buena entrada en la Casa de la Cultura, en la tarde-noche de este viernes, 28 de enero, se pudieron disfrutar dos magníficas propuestas de directo.

Como cabeza de cartel estaba la cantautora extremeña Esther Méndez, «Bambikina», quien fue teloneada por la espectacular vocalista hispano-nigeriana Deborah Ayo. Y la exposición paralela de la cafetería de la Casa de la Cultura acogió las ilustraciones de la artista plástica alcarreña Brianda Campoamor, «Bripolar».

Bambikina se presentó en Cabanillas con un formato acústico muy desnudo. Acompañada únicamente de un (magnífico) guitarrista; su voz, su guitarra y su armónica dejaban en las letras y en el estupendo sonido que todo ello sumaba el peso de la actuación. La cantautora cacereña, de Jaraíz de la Vera, ofreció una actuación de algo más de una hora con dos partes muy claramente diferenciadas: un comienzo con algunas de sus últimas composiciones, muy personales, intimistas y con un punto de psicodelia, en las que la introspección y la creatividad surgida en un «túnel negro» de ansiedad personal han dado paso a letras profundamente sensibles, y que se recogen en su último Ep, «Túnel», de 2020. Y una segunda parte con la «Bambikina» más conocida, una artista que bebe esencialmente del country-rock americano para la inspiración de sus temas, de una sonoridad impactante. Fue el momento de sus temas más conocidos, salidos de sus primeros tres trabajos discográficos (dos LP y un EP) publicados entre 2014 y 2018: «Caravana», «Referencias», «El pájaro que trajo el fuego», con claras reminiscencias folk muy interesantes.

Por su parte, Deborah Ayo ofreció un ramillete de canciones de jazz, funk, soul y blues, algunas composiciones suyas y otras versiones de grandes clásicos, en las que literalmente enamoró al auditorio con una voz única, de las que muy pocas veces se han podido disfrutar en Cabanillas. Deborah, en formato trío «Debbie and The Bee», se acompañaba de otro magnífico guitarrista y un brillante percusionista para acompañar a su voz negra y aterciopelada, que elevó el nivel de la noche desde sus primeros acordes.

La cita se completó como es habitual en este ciclo, con una exposición artística de una creadora local. Las ilustraciones de Brianda Campoamor «Bripolar», donde la presencia de insectos, reptiles o coleópteros se mezclan con los trazos de rotulador o bolígrafo, sorprendieron también al público asistente.

Además, y como novedad, este concierto contó con una muestra de fotografías de la primera edición de las «Noches Acústicas», expuestas a la entrada del salón de actos, y que podrán verse en el resto de actuaciones de este ciclo.

Compartir en Redes sociales