• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Provincia

La Reserva Starlight de Guadalajara es “la mayor concentración de municipios que hemos certificado nunca”, con 161 pueblos

Castillo de Zafra, situado en la Sierra de Caldereros, en Campillo de Dueñas, en el Señorío de Molina.// Foto: Miguel Ángel Langa (https://fotolanga.es/)

M.P.

Guadalajara no sólo tiene un cielo con la máxima calidad para la obervación de estrellas, sino que también cuenta con la mayor extensión certificada para realizar esta actividad. La Reserva Starlight más grande de España se encuentra en la provincia, tiene una superficie de 7.600 kilómetros cuadrados y engloba a 161 pueblos de las comarcas de la Sierra Norte y el Señorío de Molina, “la mayor concentración de municipios que hemos certificado nunca”, afirma la astrofísica, Antonia Varela, directora de la Fundación Starlight.

La Feria Internacional de Turismo, que se celebraba la semana pasada en el pabellón de Ifema de Madrid, fue testigo del acto de entrega de la máxima certificación de la Fundación Starlight al proyecto turístico “Cielos de Guadalajara”, que abarca tres parques naturales: El del Alto Tajo, el de la Sierra Norte y el del Barranco del Río Dulce.

Un proyecto que, tal y como destaca Varela, ha obtenido una adhesión social sin precedentes: Los 161 ayuntamientos involucrados han aportado sus actas de apoyo a la documentación de la candidatura, que cuenta además con el respaldo del Gobierno regional y de la Asociación Astroguada.

Por otra parte, dentro de esta iniciativa, se llevará a cabo muy pronto una nueva conovocatoria del curso para formar a monitores Starlight, esta vez en Molina de Aragón. “La Reserva Starlight está apostando por la formación y capacitación de personal acreditado para poner en práctica experiencias de turismo de estrellas”, comenta Varela. Se trata de una formación de 60 horas de la que ya se beneficiaban este verano 29 alumnos en Sigüenza este verano de la mano de ADEL Sierra Norte y la Universidad de Alcalá de Henares (UAH):

Pero ¿qué valores tiene esta provincia para obtener el máximo reconocimiento?

Según la astrofísica, en Guadalajara “nos encontramos con uno de los espacios en la Península Ibérica y Europa más oscuros que existen. Esto no significa que la población esté a oscuras, sino que no estamos emitiendo luz hacia arriba, es decir, que hay escasa contaminación lumínica y el alumbrado se va mejorando”.

Con la certificación de Reserva, la Fundación Starlight, relata Varela, reconoce la calidad de ese cielo y el cumplimiento de unos valores “semejantes a los que tendría un observatorio de alto nivel, es decir, los que tendría una isla como Tenerife o La Palma”.

En cuanto a la calidad de los cielos, según la directora de la Fundación, queda definida por una serie de parámetros establecidos en colaboración con el Instituto Astrofísco de Canarias (IAC) que tienen en cuenta “la escasa o nula contaminación lumímica; la nubosidad, con entre un 50 y un 70% de noches despejadas al año, para poder disfrutar de estas actividades; la transparencia atmosférica, muy relacionada con la contaminación atmosférica y, por último, la nitidez, “que es un término acuñado por la comunidad científica que tiene que ver con la calidad de las imágenes astronómicas”, siendo los lugares óptimos los que tienen menor turbulencia.

La declaración como Reserva Starlight es una carrera de fondo. Para ello, señala la astrofísica, debe elaborarse un estudio de cielo “tomando medidas de forma intensiva de todos estos parámetros durante mucho tiempo. Posteriormente, se realiza un análisis de los mismos y una auditoría por una persona externa a la Fundación”. La obtención de este sello de calidad, recuerda, no supone el final, sino el principio de otro camino. “Dentro de dos años se va a revisar mediante una auditoría intermedia, aunque la certificación se renueva cada cuatro años”, añade. Junto con el reconocimiento, también se hace entrega de un informe de la Fundación con una serie de recomendaciones, “que son las que se van a revisar en ese segundo año, para ver cómo hemos ido progresando”.

De esta manera, los territorios tienen que cumplir con una serie de compromisos genéricos, que son los que vienen recogidos en la Declaración de la Palma de 2007 y otros de carácter particular, que se desprenden del proceso de auditoría.

Otras modalidades Starlight

La Reserva Starlight supone el mayor reconocimiento de la Fundación, pero existen otras modalidades como “Destino Turístico Starlight” del que tenemos algunos ejemplos en la región, concretamente, en la Serranía de Cuenca, la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel, Valle de Alcudia y Sierra Madrona, y Sierra del Segura, junto con la que obtendrá, en las próximas semanas, La Manchuela. “Son lugares con un buen cielo: No se exige matrícula de honor, como sería el caso de la Reserva, pero sí sobresaliente”, explica Varela. Además, es un lugar en el que se desarrollan “actividades de turismo de estrellas”.

Varela explica que al tratarse de una certificación como Reserva, “no se han evaluado los parámetros astroturísticos”, como sí sería el caso de los Destinos Turísticos Starlight, sino la calidad del cielo, aunque sí se están abordando acciones en este sentido. El proyecto “Cielos de Guadalajara”, no obstante, podría optar a la doble cerficación si superase ese examen de los parámetros astroturísticos.

La Reserva y el Destino Turístico son las dos modalidades principales de la Fundación Starlight pero también existen otros reconocimeintos como Pueblos y Ciudades Starligt; Casas y Hoteles Rurales; Parques Estelares; Estelarios o Miradores Estelares Starlight; Parajes Starlight; Campamentos Starlight, senderos, etc.

Preservar nuestros cielos con las políticas que promueve la Fundación Starlight, recuerda Varela, redunda en beneficios muy importantes para la sociendad con mejoras en la seguridad vial y en la protección de la biodiversidad y salud humana. También ponen en valor toda la cultura asociada al cielo, así como otras disciplinas como la Paleontología, la Geología, etc., y además, “es puramente experiencial, que es lo que se está apoyando en los Planes de Sostenibilidad y en los Planes de Desarrollo Turístico en Destino en España y a nivel mundial”.

El cielo nocturno es un derecho de la Humanidad

La Fundación Starlight es una inicativa del Instituto de Astrofísica de Canarias que, según su directora, Antonia Varela, nace con intención de concienciar a la sociedad “de la importancia de preservar el cielo” ante “el incremento de la contaminación lumínica”, que se podría definir como “el resplandor que se produce en el cielo nocturno como consecuencia del uso anómalo e inadecuado de lámparas y luminarias”, es decir, de bombillas y farolas.

En 2007 se celebra la I Conferencia Internacional Starlight “en la cual instituciones como Unesco, la Organización Mundial de Turismo (OMT), la Unión Astronómica Internacional (UAI); numerosos programas de las Naciones Unidas (ONU), organismos no gubernamentales, universidades y academias de 23 países se reunieron en la Isla de La Palma para redactar y firmar la llamada Declaración Starlight o Declaración de la Palma en defensa del cielo nocturno y del derecho a la luz de las estrellas”, que constituye el primer manifiesto a nivel mundial en defensa del cielo .

Esta declaración, explica Varela, recoge un decálogo de medias que establecen, fundamentalmente, que el cielo nocturno es un derecho de la humanidad, “por su repercusión en los ecosistemas, en el progreso de los pueblos y en la salud humana”; “recuperar el paisaje del cielo nocturno”; la consideración de los cielos nocturnos como “un recurso a proteger y salvaguardar” y como motor de desarrollo socioeconómico y sostenible sobre todo en comunidades rurales “que son justo las que tienen mejor cielo y están en peligro de extinción debido a los procesos de despoblación”.

Además, valora que el cielo puede convertirse en un recurso para divulgar la Astronomía a través del turismo con lo que nace el concepto de Turismo Astronómico .

Ese mismo año, también surge en la sede de la Unesco en París el concepto de Reserva Starlight, fundamentado en la idea de que “todos los espacios naturales protegidos como son las Reservas de la Biosfera, Parques Naturales, Parques Nacionales, etc. deberían certificarse y acreditarse como Starlight”. Se trata de espacios con la mayor calidad de cielo del planeta donde se encuentra “casi inalterado, prácticamente intacto”.

Los criterios se fueron definiendo en dos seminarios en Londres y Quèbec para tenerminar por consolidarse en 2009 en un workshop celebrado en la Isla de Fuerteventura.

Compartir en Redes sociales